Cárcel de Huelva.

Cárcel de Huelva.

España

30 presos muertos en cárceles españolas en lo que va de año: suicidios, sobredosis e infartos

En los centros penitenciarios hay más de 50.000 presos, según un informe de la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP).

30 presos, hombres y mujeres, han muerto en cárceles españolas desde el 1 de enero de este año. Suicidios y sobredosis son las causas principales. También hay causas médicas, como los infartos. Los funcionarios de prisiones piden un refuerzo de personal para afrontar este tipo de situaciones.

Son datos difundidos por la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP). Según sostienen, en las cárceles españolas hay alrededor de 50.600 internos; 46.000 de ellos, hombres, y el resto, mujeres. "Los centros penitenciarios albergan a un gran número de internos que por su trayectoria de drogodependencia, por el abuso de medicación, o por la mezcla de ambas unido a la edad y al estado físico deteriorado, son factores de un riesgo elevado de muerte, en los casos de sobredosis o infartos", señala la asociación.

APFP recupera un informe emitido por el defensor del pueblo en 2018, en el que se insta a "adoptar políticas de tratamiento de la enfermedad mental adecuadas, diseñar y fomentar la implantación de programas apropiados de atención a la toxicomanía, apoyando aquellos proyectos significativos que ya existen en algunos centros penitenciarios". También a establecer "programas adecuados de apoyo psicológico y potenciar la adecuada disponibilidad de suficiente personal sanitario".

La edad media de los internos fallecidos por suicidio es de 37,2 años, siempre de acuerdo a los datos de APFP: "Llevamos años denunciando el sistema de reparto de medicación en los centros penitenciarios. Las sobredosis se están produciendo, en la gran mayoría de los casos, por el reparto de medicación que se efectúa para el fin de semana; se está dando medicación para tres días en una sola entrega, lo que genera que se pongan en circulación muchos medicamentos entre personas potencialmente conflictivas".

La asociación cifra en 3.479 las vacantes que afectan a todas las áreas laborales penitenciarias que habría que reforzar: "La falta de personal es un factor importante que inciden a la hora de poder detectar situaciones de riesgo de la vida de los internos".

APFP también recuerda los casos de ingesta de pilas, cristales, hierros y otros materiales: "En muchos casos son utilizadas por los internos como medida de presión hacia la dirección del centro para obtener alguna concesión que ha sido rechazada o denegada". Muchos de estos casos terminan en la muerte del preso.

En lo que va de año, se han registrado ocho muertes por sobredosis, seis por infarto, seis suicidios, cuatro en hospitales, tres por muerte natural, uno por derrame cerebral, uno por ingesta de objetos y uno por causas que aún se investigan, según APFP.