Ignacio  Cosidó, en el Senado.

Ignacio Cosidó, en el Senado. Efe

España

El PP dice ahora que da por roto el pacto sobre el Poder Judicial "hasta que se cese a Delgado"

El PP dice ahora que da por roto el pacto con el PSOE para la renovación del Consejo General del Poder Judicial hasta que la ministra de Justicia, Dolores Delgado, sea cesada justificando que, hasta ese momento, "el PP no tiene interlocutor para este tema". El anuncio lo ha hecho Javier Maroto, vicesecretario de organización del PP, en declaraciones a Radio Nacional, que ha dicho que el PP no "mantendrá conversaciones con el PSOE hasta que la ministra salga del Gobierno".

La decisión surge después de que EL ESPAÑOL publicara, en exclusiva, el Whatsapp de Ignacio Cosidó, en el que éste presumía del control político de los jueces y celebraba el "esperanzador" reparto para el PP del CGPJ. La polémica ha provocado que el juez Manuel Marchena anunciara esta mañana su decisión de descartarse para la presidencia del Poder Judicial, una decisión con el que marca distancias del pacto alcanzado entre el Gobierno y el PP al tiempo que reafirma su independencia.

En el mensaje de Cosidó, el portavoz explicaba a los senadores que "el pacto previo" con el PSOE daba al PP 10 vocales, mientras que el PSOE obtenía 11: 10 más la presidencia. "Ponemos un Presidente excepcional, (...) un gran jurista con una capacidad de liderazgo y auctoritas para que las votaciones no sean 11-10 sino próximas al 21-0. Y además controlando la sala segunda desde detrás", escribió el portavoz del PP.

Esta mañana, Javier Maroto ha culpado al Gobierno de la ruptura del pacto por haber divulgado el nombre del futuro presidente del Poder Judicial. "La culpa es del Gobierno por filtrar de forma torticera el nombre del que iba a presidir el CGPJ. Es un error que va a pagar no sólo el Gobierno sino la propia carrera judicial. Si yo fuese Marchena hubiese tomado la misma decisión", ha sentenciado.

Maroto ha defendido que la negociación con el PSOE fue un acto de "responsabilidad" del PP. "Para no paralizar, el PP, en una decisión de responsabilidad, entró en una negociación con un Gobierno que nos asquea y con una ministra a la que hemos pedido su dimisión".

Sobre los Whatsapp de Ignacio Cosidó, Maroto ha señalado que "yo no hubiese mandado ese mensaje en ningún caso; la dirección del partido no comparte ese mensaje" pero ha recalcado que la posición de Cosidó en el partido no está en entredicho porque "son cosas distintas" y el portavoz de los populares en el Senado "está cumpliendo muy bien con su función de control al Gobierno". 

Ayer mismo, tras la publicación de los mensajes de Cosidó, varios miembros de la dirección del partido, próximos a Casado, abogaron por retrasar la renovación del CGPJ hasta que el incendio provocado por los comentarios de su portavoz en el Senado se enfriara. 

Rivera: "Cosidó tiene que dimitir"

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha pedido la dimisión de Ignacio Cosidó y espera que PP y PSOE rectifiquen y abandonen el pacto para el CGPJ. "Cosidó ha dicho que el PP controla la sala segunda, Cosidó tiene que dimitir. Por supuesto que la ministra Delgado debe dimitir, desde hace tiempo, pero ¿esto? No doy crédito", ha dicho.

Rivera ha celebrado la decisión de Marchena, considerando que "oponerse al control de la justicia es un deber democrático". "Que PSOE y PP que apañen quién controla el poder judicial es una vergüenza. La dignidad la ha puesto Marchena y la vergüenza la han puesto Casado y Sánchez, destapando que el problema es la politización de la justicia y la instrumentación política", ha señalado.

Rivera critica también que el PP se aparte ahora del acuerdo cuando hace unos días decía que "era un magnífico acuerdo" y consideraba a la ministra Dolores Delgado "como una interlocutora válida". El líder de Cs ha instado al los dos partidos a romper el pacto y "a votar la ley que presentará Cs con la que serán los jueces los que elegirán a los jueces por sufragio".

Podemos cree que Marchena renunció por "presiones políticas"

La portavoz adjunta de Podemos en el Congreso, Ione Belarra, ha atribuido a presiones políticas la decisión del presidente de la sala de Lo Penal del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, de renunciar a la presidencia del CGPJ.

"Me temo que las presiones vienen por otro lado, va a quedarse como parte de la sala II; la que dijo Cosidó que iba a controlar por la puerta de atrás", ha asegurado la portavoz 'morada', vinculando la decisión de Marchena a los mensajes del portavoz del PP en el Senado en los que aseguraba que el partido controlaba dicha sala del Supremo.

Según ha señalado Belarra, en una entrevista en RNE, si el magistrado tenía dudas sobre el cargo debería haberse descartado con anterioridad, ya que su nombre llevaba varias semanas "encima de la mesa". "Esto se debe a una mala gestión del CGPJ por parte del PP y del PSOE", ha subrayado.

Igualmente, Belarra ha asegurado que la forma en la que se ha renovado el CGPJ "no gusta nada" en Podemos y que tiene que ver con que España "necesita" una reforma en "profundidad" que asegure que la justicia es independiente.

Los jueces, con Marchena

El portavoz de Juezas y Jueces para la Democracia (JJpD), Ignacio González Vega, ha estimado este martes que la decisión de Manuel Marchena de renunciar a presidir el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) "le honra, dignifica a la carrera judicial y su independencia" y muestra "el malestar" existente.

En declaraciones a Efe, González Vega ha subrayado ese "malestar" entre los jueces al desvelarse el pacto entre el PP y el PSOE para que Marchena fuera el presidente del CGPJ antes de que fueran designados los vocales de ese órgano, que deben elegirlo, y al filtrarse el mensaje de Whatsapp del portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó.

"Ese mensaje ha sido la gota que ha colmado el vaso", ha subrayado el portavoz de JJpD en referencia a las palabras de Cosidó, que en un chat interno de los senadores del PP defendió el pacto con el PSOE y la elección de Marchena como presidente del CGPJ y del Supremo, "controlando la sala segunda desde detrás" y cuando están en juego "centenares de nombramientos en el Poder Judicial".

La asociación judicial Francisco de Vitoria (AJFV) considera que el presidente de la Sala de lo Penal del Supremo, Manuel Marchena, es un hombre "muy inteligente" que sabía que su mandato al frente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) "iba a estar cuestionado desde el principio". 

"La renuncia le honra", ha dicho a Efe Raimundo Prado, portavoz de esta asociación que entiende que Marchena no podía "ensuciar" su trayectoria jurídica con las "maniobras y tejemanejes que hemos estado viendo estos días". "Ha sido inteligente, se metía un callejón porque iba a estar cuestionado desde el principio", ha concluido Prado.