Agentes del Greim en Navarra, en una foto de archivo.

Agentes del Greim en Navarra, en una foto de archivo. Pablo Lasaosa Navarra.com

España GREIM Y SEPRONA

Sánchez sigue retirando a la Guardia Civil de Navarra: planea ceder sus funciones en montaña

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y Uxue Barkos, presidenta de Navarra, anunciaron recientemente el traspaso de las competencia de Tráfico en la región, actualmente ejercida por la Guardia Civil, a la Policía Foral. Pero esta no es la única función en manos de Instituto Armado que podría terminar en el organigrama del Gobierno navarro: Sánchez también baraja la opción de transferirle las competencias que hoy dependen de los Grupos de Rescate e Intervención de Montaña (Greim) y del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona).

Fuentes asociativas de la Guardia Civil revelan los detalles del guiño con el que Pedro Sánchez pretende satisfacer al Gobierno foral, ahora presidido por el Geroa Bai (la marca navarra del PNV) de Uxue Barkos, y sostenido con los apoyos de EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra (IU). Cabe recordar que Sánchez alcanzó la Moncloa tras prosperar su moción de censura contra Mariano Rajoy con los votos de los nacionalistas.

Es por eso que Sánchez se ha hecho eco de los planes de renovación policial que ha esbozado el Gobierno regional navarro. Tras la firma de la cesión de las competencias de Tráfico -que obligará a 200 agentes a hacer las maletas y marcharse a un nuevo destino-, planea entregar las competencias de protección de la naturaleza y de los rescates de montaña

Ahora, estas funciones están compartidas entre Guardia Civil y los organismos regionales. La primera de ellas, los servicios relacionados con la naturaleza, están en manos del Seprona (alrededor de una treintena de efectivos en Navarra) y de la Policía Foral. Los rescates e intervenciones de montaña, por otra parte, los ejercen el Greim (entre 16 y 18 agentes) y los Bomberos.

Los protocolos

Estas mismas fuentes señalan a EL ESPAÑOL que las relaciones con las instituciones han cambiado desde que se produjo el cambio de Gobierno en Navarra. Especialmente llamativo es el caso del Greim, unidad de élite admirada por otros cuerpos europeos y que lleva a cabo las intervenciones más complejas en zonas de montaña.

Los efectivos del Greim de Navarra, históricamente, venían realizando una serie de cursos anuales de reciclaje organizados en torno a cuatro jornadas intensivas. Se trata de unos cursos que se coordinaban desde el Gobierno foral y ajenos a la Guardia Civil, debido a la alta especialización en tratamiento de lesiones medulares o de fracturas. Buena parte de los ejercicios se desarrollaban en torno al helicóptero de rescate, elemento clave en su formación. Esos cursos, indican estas fuentes, han dejado de impartirse en los últimos años.

También señalan los problemas de coordinación que se dan en cuanto a sus intervenciones de urgencia. El helicóptero de la Guardia Civil adaptado a estas capacidades más cercano se encuentra en Logroño. Por eso, los miembros del Greim emplean un helicóptero de la Comunidad. Los agentes utilizan un sistema de comunicación por radio (conocido con el nombre de Tetrapol y compartido por otros cuerpos nacionales e internacionales) diferente al de las autoridades locales. Solicitaron que les integraran en el mismo, pero señalan que desde el Gobierno se les otorgaron dos emisoras de radio inoperativas.

Del mismo modo, lamentan las órdenes contradictorias en actuaciones de urgencia, como la de un helicóptero desplegado por la Guardia Civil ante una intervención que tiene que darse la vuelta por dar prioridad a los Bomberos que viajan a bordo de vehículos. Son hechos que ha ocurrido en al menos dos ocasiones y que han sido comunicados a los juzgados ubicados en la localidad navarra de Estella.

Fuentes conocedoras del caso indican a EL ESPAÑOL que estos cambios forman parte de los planes del Gobierno foral de recuperar en exclusiva las competencias en ambas materias. Asimismo, fuentes de seguridad señalan que Pedro Sánchez sopesa, lo mismo que ha hecho con Tráfico, ceder estas funciones al Ejecutivo navarro.

La pasarela

Desde sectores políticos se está potenciando el discurso de instalar una pasarela entre diferentes cuerpos policiales. O lo que es lo mismo, facilitar el pase de la Guardia Civil a la Policía Foral a aquellos agentes destinados en Tráfico para que sigan ejerciendo estas funciones en Navarra, pero con otro uniforme.

Lo cierto es que la Policía Foral no cuenta con los medios suficientes para afrontar esta nueva carga de trabajo. En el cuerpo hay un millar de agentes y se estima que necesitan un mayor refuerzo de personal para asumir estas funciones.

La idea de la pasarela, no obstante, despierta el rechazo entre la mayoría de los miembros de la Guardia Civil, que no estarían dispuestos a cambiar de uniforme por el hecho de que Sánchez haya llegado a un acuerdo político con el Gobierno navarro.