Francisco Granados, David Marjaliza y varios empresarios en una cacería. Arriba, la factura de varios electrodomésticos para la policía local.

Francisco Granados, David Marjaliza y varios empresarios en una cacería. Arriba, la factura de varios electrodomésticos para la policía local.

España LOS PAPELES DEL EMPRESARIO ARREPENTIDO

Marjaliza pagaba hasta las campanas de la iglesia, la cabalgata de reyes y la nevera de la comisaría de Valdemoro

Una carroza de Walt Disney para la cabalgata de reyes, la restauración de las campanas de la iglesia, una marea de regalos a distintos cargos municipales y autonómicos, cacerías, gastos electorales pagados bajo mano, viajes en avión privado y hasta el frigorífico y el microonas de la comisaría de la policía local de Valdemoro.

Todo eso forma parte de la documentación entregada por el empresario David Marjaliza ante la Audiencia Nacional para acreditar las presuntas mordidas que según su versión entregó al exconsejero de la Comunidad de Madrid Francisco Granados a cambio de la concesión de contratos públicos y la recalificación de terrenos a la carta en el municipio. 

Marjaliza, que decidió colaborar con la Fiscalía tras su salida de prisión, ha declarado en varias ocasiones que mantuvo una contabilidad secreta en la que anotaba las mordidas adeudadas presuntamente tanto a Francisco Granados (al que apodaba Futuro 1) como a su sucesor en el cargo, José Miguel Moreno (Futuro 2). Algo que los responsables políticos niegan. 

Ahora, el empresario pone papeles sobre la mesa. Facturas, correos electrónicos y documentos varios que en algunas ocasiones se entienden como delictivos solo con la explicación aportada por Marjaliza en el juzgado, pero que en otros casos, hablan por sí solos. Más de mil folios de información que suponen el mayor aporte documental de un arrepentido en un juicio contra la corrupción en España:

1) Las carrozas de Walt Disney para la cabalgata de reyes

No bastaba con alquilar una carroza. Tenía que ser el último modelo, con el personaje de moda para agradar a los niños. Por eso, la empresa de Marjaliza contrataba cada año los servicios de una empresa de decoración artística ubicada en Castro Urdiales (Cantabria) En 2003, el gasto del "Castillo de Walt Disney" fue de 2.043 euros. En 2004 pasó algo parecido. Y en 2005, la carroza se contrató a una empresa de Toledo, que cobró más de 3.000 euros por el servicio, además de alquilar un generador. 

Factura de la carroza alquilada en 2003 a una empresa de Cantabria.

Factura de la carroza alquilada en 2003 a una empresa de Cantabria.

Sobre el papel, este tipo de gastos respondían a una voluntad de filantropía del empresario. Una forma de colaborar con su pueblo. Ahora, la versión de Marjaliza estriba en que estos gastos escondían una realidad distinta: la de Granados y otros responsables municipales que le pedían presuntamente estos pagos para favorecer sus posibilidades de reelección. Algo que tanto Granados como Moreno han negado ya en varias ocasiones. 

2) Campanas nuevas y diez alfombras para la iglesia 

La factura fue girada en julio de 2006, y tenía como remitente a una empresa regalos empresariales y de protocolo de Toledo. Sin embargo, el motivo de los 12.082 euros nada tenía que ver con la actividad comercial de las empresas de Marjaliza. Al menos sobre el papel: "Alfombras para la iglesia", reza el documento, "Ocho unidades, varios modelos".

Factura sobre la compra de alfombras para la iglesia.

Factura sobre la compra de alfombras para la iglesia.

No es la única factura que tiene que ver con los gastos clericales. El 2 de octubre de ese mismo año y tres meses después de renovar las alfombras, la secretaria del empresario recibe un correo desde la Fundación Valdemoro, una entidad sin ánimo de lucro controlada por el ayuntamiento. "Soy Rodrigo Valdecantos de la Fundación Valdemoro Siglo XXI, mantuvimos una conversación e! día 21 de septiembre y le mandé un fax donde le detallaba el importe y el numero de cuenta donde realizarla". El asunto del correo daba idea del objeto real de la petición: "Restauración de campanas". 

Correo electrónico sobre la restauración de las campanas.

Correo electrónico sobre la restauración de las campanas.

3) Un frigorífico, una cadena y un microondas para la policía 

El microondas donde se calentaron durante años la comida los agentes de la policía local de Valdemoro también lo pagó  Marjaliza. Y un frigorífico. Y una cadena de música junto a una televisión de 20 pulgadas. Según la documentación aportada, la televisión se compró en pesetas en una tienda local llamada electrodomésticos Valdemoro. Era enero de 2.000. Al año siguiente, su regalo de navidad para los agentes fue de dos cadenas de música y un microondas LG. El documento está girado a nombre de la sociedad TPC Gestión y Consultig. Pero la factura lleva a mano escrita la palabra "Policía". En enero de ese mismo año, el empresario compra un frigorífico en una tienda de Alcorcón. También terminó en la comisaría de Valdemoro.

Factura del televisor comprado por Marjaliza para la policía local.

Factura del televisor comprado por Marjaliza para la policía local.

Por pagar, Marjaliza pagó desde los equipamientos deportivos del equipo de baloncesto local hasta un desfibrilador por 4.729 euros para que fuera utilizado en el municipio.

4) Gastos electorales del PP pagados por empresarios

Las empresas de David Marjaliza sirvieron además para ocultar gastos electorales incurridos por el Partido Popular en las elecciones locales de 2003 y 2007. En su aporte documental, el empresario presenta por ejemplo varios miles de euros en habitaciones de un hotel de su propiedad, ubicado junto a su oficina en Valdemoro. Allí montaba el PP local su cuartel general para las elecciones. Pero la factura iba a parar al bolsillo de Marjaliza. 

No fue la única. El empresario ha presentando ante la Audiencia Nacional la copia de varios coches alquilados en fechas electorales y que eran utilizados presuntamente por personal de campaña del PP para repartir publicidad en el municipio. Pero el apoyo financiero no paraba ahí. Desde sus empresas y según su versión, abonó estudios electorales que se ocultaron presuntamente con facturas falsas. Como ejemplo, el empresario presenta más de 70.000 euros de gasto en un stand para una feria inmobiliaria ocurrida en 2007. En realidad, las facturas responderían a trabajos elaborados para el PP de Valdemoro.

Factura del informe sobre Valdemoro contratado con Sofres en precampaña.

Factura del informe sobre Valdemoro contratado con Sofres en precampaña.

En otros casos, Marjaliza contrató con sus sociedades estudios sobre la "Situación socio económica de un municipio de la Comunidad de Madrid". El informe se elaboró entre 2006 y 2007 por la firma Sofres, el gigante de los informes estadísticos mundial que se encarga por ejemplo de medir las audiencias televisivas en España y cobró por el encargo más de 50.000 euros. La última factura es de abril de 2007. Un mes antes de las elecciones municipales. 

5) Joyas, relojes, plumas de lujo y otros regalos

Bolsos de lujo de más de 2.000 euros, corbatas de 600, obras de arte por valor de 6.000 euros en facturas camufladas para que parezcan regalos de empresa, y unos listados donde cada navidad, responsables municipales y de la Comunidad de Madrid recibían regalos que oscilaban entre los 600 y los 6.500 euros por cabeza.

Listado con distintas personalidades de la política y la empresa privada y los regalos que iban a recibir.

Listado con distintas personalidades de la política y la empresa privada y los regalos que iban a recibir.

Las facturas de Marjaliza reflejan la profusión de "gastos de representación" en los que su empresa incurría cada navidad, además de realizar gastos importantes en otras épocas del año. ¿Sus preferidas? las tiendas de la calle Serrano de Madrid. 

Factura de una joyería presentada por Marjaliza.

Factura de una joyería presentada por Marjaliza.

6) Cacerías a 30 euros la perdíz y viajes a Marruecos en avión privado

Si algo reflejan los documentos aportados por el empresario de Valdemoro a la Audiencia Nacional es el furor cinegético de varios de los investigados. Marjaliza pagó cacerías. Tantas que llegó a pasar un calendario a Francisco Granados para que tuviera claras las fechas en las que acudirían a matar cerca de 700 perdices por tacada. Cada evento le costaba a Marjaliza más o menos 30.000 euros. Para acreditar la presencia de Granados, el empresario ha aportado además una fotografía donde se les puede ver posando juntos. El exresponsable del PP de Madrid ha mantenido siempre que conoce de verle en contadas ocasiones.

David Marjaliza, Francisco Granados y varios empresarios de Valdemoro tras una cacería

David Marjaliza, Francisco Granados y varios empresarios de Valdemoro tras una cacería

La documentación aportada por Marjaliza se completa con la compra de dos escopetas por 15.000 euros que acabaron según su versión en manos de los responsables públicos. Sin embargo, el viaje más importante no contó con la presencia de Granados. Fue un traslado hasta el Atlas marroquí en avión privado en marzo de 2004, que sí contó con la presencia de su sucesor en el cargo como alcalde. 

Moreno, Marjaliza, otros dos empresarios y sus parejas viajaron hasta Marruecos en un jet privado para abatir 300 perdices (5.400 euros de gasto) y 16 jabalíes a 300 euros la pieza. El viaje, con los abates, los secretarios, los ojeadores, la preparación de los trofeos, la munición y el avión privado costó en total 22.920 euros

Presupuesto para la cacería en Marruecos celebrada en marzo de 2004.

Presupuesto para la cacería en Marruecos celebrada en marzo de 2004.