César Hinostroza, juez supremo de Perú acusado de corrupción.

César Hinostroza, juez supremo de Perú acusado de corrupción. EFE

España CUELLOS BLANCOS DEL PUERTO

Hinostroza, el juez perseguido por Perú que ha pedido asilo en una comisaría madrileña

Gonzalo Araluce Carmen Lucas-Torres

César Hinostroza abandonó Perú por la puerta de atrás y ahora ha llegado a España. Tras su nombre se erige una figura que ha sacudido el panorama político y social peruano: se trata de un juez supremo vinculado con los Fujimori al que se le acusa de pertenecer a la organización criminal Cuellos Blancos del Puerto. Su huida ha provocado un terremoto en el Gobierno presidido por Martín Vizcarra, que ha aceptado la dimisión de su ministro de Interior. Este miércoles, Hinostroza aterrizó en Madrid y pidió asilo político en una comisaría de la ciudad para evitar su detención

La situación de César Hinostroza depende de su solicitud de asilo. El magistrado alega que sufre una persecución basada en motivos políticos. Mientras, las autoridades peruanas han solicitado a Interpol su captura inmediata. Esta orden, según ha sabido EL ESPAÑOL por fuentes del Ministerio de Interior, ha llegado a las oficinas que la organización tiene en Lyon (Francia) y ya ha sido activada.

"La notificación roja fue emitida hoy bajo el número de control A-11061/10-2018 tras la disposición del Juzgado Supremo de Investigación Preparatoria que ordenó su detención preliminar por el plazo de 10 días", detalló el Ministerio.

No hay un plazo estipulado en la resolución de esa petición de asilo. Las autoridades diplomáticas estudian de forma individual la situación de cada uno de los solicitantes. España, por su posición geográfica, es uno de los países de la Unión Europea que recibe un mayor número de solicitudes.

Jueces y empresarios

César Hinostroza es un juez supremo de Perú destituido tras ser acusado de formar parte de una de las principales organizaciones criminales del país. Se trata de una trama que implica a jueces y empresarios. De acuerdo a la investigación de la policía peruana, la red operaba desde 2010 y se le imputan delitos relacionados con la corrupción de funcionarios, tráfico de influencias, cohecho y malversación

Hinostroza, de acuerdo a la acusación de la Fiscalía peruana, ocupaba un puesto clave en el organigrama criminal. El partido político Fuerza Popular, que orbita en torno a los Fujimori, ha tratado de evitar que Hinostroza fuese investigado por estos delitos.

Pero el informe final de la Fiscalía era tan contundente que el magistrado huyó del país antes de que se abriese un proceso judicial. Su fuga provocó una grave crisis en el Gobierno peruano que culminó con la dimisión de Mauro Medina, ministro de Interior.

Según publicaron este lunes los medios peruanos, César Hinostroza salió del país aprovechando la falta de medios de seguridad en la denominada frontera de Madrid de Dios, que separa Perú, Bolivia y Brasil. Sin embargo, el abogado de Hinostroza, Manuel Humberto Asmet, defendió que el juez continuaba en el país: "No está contestando a los medios por su estado anímico y porque a veces las cosas se tergiversan", dijo a los periodistas el letrado. 

El Congreso peruano aprobó la acusación contra él por su presunta participación en la organización criminal de los Cuellos Blancos del Puerto, pero ésta no fue remitida a la Fiscalia hasta esta misma semana. Hinostroza tenía prohibido salir de Perú por la orden nacional de detención que pesaba contra él. Las autoridades peruanas han ofrecido una recompensa de 40.000 soles (unos 10.400 euros) para quien capture al magistrado.

La ruta hasta Madrid

El 7 de octubre, el juez Supremo cruzó la frontera norte de Perú hasta Ecuador a través de la ciudad de Huaquillas. Desde Guayaquil tomó un avión hasta Ámsterdam utilizando su pasaporte de ciudadano peruano y no la documentación diplomática -que ya se le había retirado-. Este miércoles, Hinostroza aterrizó en Madrid en un vuelo procedente de los Países Bajos. El magistrado peruano dirigió sus primeros pasos en suelo madrileño hasta una comisaría en la que presentó su solicitud de asilo

Fuentes diplomáticas consultadas por este diario confirman que un equipo policial peruano ha viajado hasta Europa para unirse a los esfuerzos de Interpol. Mientras, Hinostroza se aferra a su recurso de asilo para evitar hacer frente a la Justicia en uno de los escándalos de corrupción más importantes de Perú de los últimos años.