La directora gerente del FMI, Christine Lagarde

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde Afolabi Sotunde/Reuters

España POLÍTICA ECONÓMICA

El FMI pide a Sánchez que “profundice” en la reforma laboral que hizo el PP

La organización alerta al Gobierno de que varias medidas económicas que prepara son contraproducentes para España. 

Bruselas

El informe que ha publicado este miércoles el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el estado de salud de la economía española pide a Pedro Sánchez que, entre otras medidas, “profundice” en la reforma laboral que hizo el PP, y que el presidente del Gobierno y sus socios de Podemos querrían derogar. El diagnóstico del organismo que dirige Christine Lagarde no es precisamente optimista: el crecimiento se ralentiza más rápidamente de lo previsto, los riesgos que amenazan la recuperación han aumentado y muchos de los anuncios del Gobierno socialista podrían resultar contraproducentes y acelerar una recaída.

El documento del FMI está repleto de avisos y luces rojas para España. Estas son sus 10 advertencias a Sánchez: 

1.- La economía se ralentiza y los riesgos aumentan

El FMI rebaja su previsión de crecimiento para España hasta el 2,7% este año (en lugar del 2,8% calculado en julio) y el 2,2% en 2019. Aunque estas cifras todavía están por encima de la media de la eurozona, reflejan un deterioro del entorno internacional y un debilitamiento de la demanda doméstica. A partir de 2020, el crecimiento seguirá bajando hasta el 1,7%. La elevada deuda pública, la alta tasa de paro y la baja productividad siguen pesando sobre el potencial de crecimiento de la economía española. Además, se acumulan los riesgos a la baja. No sólo los externos, como el proteccionismo de Donald Trump o la crisis de Argentina y Turquía, sino también los internos: las presiones para revertir las reformas y continuar con una política fiscal expansiva.

2.- Debe acelerarse la reducción del déficit

Las reservas presupuestarias, que se agotaron durante la crisis, deben reconstruirse. "Eso significa que la política fiscal debería aprovecharse de las todavía sólidas condiciones económicas para reducir más rápido el alto nivel de deuda pública". De lo contrario, cuando golpee la próxima crisis y el paro vuelva a subir, España no tendrá margen para aumentar el gasto público, sino que deberá hacer recortes, avisa el FMI. El organismo dirigido por Christine Lagarde critica que el anterior Gobierno de Mariano Rajoy no tomó medidas para reducir el déficit en los tres últimos años, sino que lo fió todo al crecimiento. El desfase estructural siguió aumentando y la deuda apenas ha bajado pese al fuerte crecimiento. Ahora esa estrategia ya no es posible y se necesitan ajustes permanentes. El informe avala el nuevo objetivo de déficit del 1,8% anunciado por la ministra de Economía, Nadia Calviño, para 2019 aunque incumple lo prometido a la UE. Eso sí, pide que esté apuntalado por "un conjunto de medidas creíbles". Esta meta supondría un esfuerzo estructural de 6.000 millones de euros, que debe mantenerse durante los próximos años hasta que España alcance el equilibrio presupuestario.

3.- Cuidado con las subidas de impuestos

Dado que el Gobierno de Sánchez todavía no ha completado la elaboración de los Presupuestos para 2019, los inspectores del FMI no han podido evaluar si las medidas previstas serán suficientes siquiera para cumplir la nueva meta de déficit. Las subidas de impuestos -"la herramienta de ajuste preferida por el Gobierno", según señala el informe- pueden contribuir a un ajuste sostenible a medio plazo y al mismo tiempo ayudar a gastar más en jóvenes, parados y otros grupos vulnerables de la población. No obstante, el Fondo avisa de que también podrían provocar distorsiones y tener un impacto negativo en el crecimiento. Para evitarlo "es clave un diseño cuidadoso de las medidas fiscales". Además, el Gobierno no debe pecar de optimismo en sus previsiones de ingresos por los nuevos impuestos, sino que tiene que "planificar medidas de contingencia que puedan compensar rápidamente" cualquier desvío que ponga en riesgo el cumplimiento del déficit. 

4.- Las pensiones no pueden ligarse únicamente al IPC

El FMI pide expresamente al Gobierno de Sánchez que rechace el acuerdo del Pacto de Toledo para subir las pensiones en línea con el IPC. Esta medida "pondría en riesgo la sostenibilidad financiera del sistema" ya que aumentaría el gasto en pensiones entre 3 y 4 puntos del PIB de aquí a 2050, avisan los inspectores. Es la misma posición que expresó en el Ecofin la ministra Calviño, que pide tener en cuenta otros parámetros como la evolución demográfica, del empleo o de los salarios o el número de años de cotización. Sin embargo, su compañera de gabinete, Magdalena Valerio, le ha desautorizado al volver a respaldar este miércoles subir las pensiones en línea con el IPC. Una posición similar a la que mantiene el propio Sánchez. El FMI reclama preservar las reformas de 2011 y 2013. Y completarlas con otras medidas como aumentar la contribución mínima de los autónomos o ligar directamente la edad de jubilación a la esperanza de vida. Además, debe informarse con total transparencia a la población de las pensiones que les corresponderían para que planifiquen mejor su vida laboral y sus ahorros.

5.- Hay que preservar y profundizar la reforma laboral

Para el FMI, la mayor flexibilidad en los salarios introducida por la reforma laboral es el factor clave que ha facilitado la recuperación del empleo tras la crisis. "Es crucial preservar el eje de las reformas, en particular la prevalencia de los acuerdos a nivel de empresa sobre los sectoriales", destaca el informe. La prioridad ahora debe ser acabar con la dualidad en el mercado laboral y combatir el paro de larga duración. Los esfuerzos en marcha para abordar el abuso de contratos temporales "no serán suficientes". La clave consiste en "hacer que los contratos indefinidos sean más atractivos". Aunque el FMI no concreta cómo, ya lo ha hecho otras veces: defiende acercar la indemnización por despido de los fijos a la de los temporales.

6.- Subir el salario mínimo perjudica a los jóvenes

Las subidas salariales futuras deben vincularse al crecimiento de la productividad y el FMI celebra el acuerdo alcanzado en julio en este sentido entre los interlocutores sociales. "No obstante, subidas fuertes en el salario mínimo legal -como las que ha anunciado el presidente del Gobierno- podrían poner en riesgo las oportunidades de empleo de los jóvenes y los trabajadores poco cualificados", alerta el informe. Las recetas del Fondo para reducir la elevada tasa de paro juvenil pasan por reducir el abandono escolar, mejorar los programas de formación y reforzar el vínculo entre la enseñanza universitaria y el mercado laboral. Pero también propone una solución novedosa: incentivos para que los jóvenes cambien de comunidad autónoma en búsqueda de trabajo, como subsidios para los gastos de traslado o de alojamiento.

7.- Es imprescindible reactivar las reformas

El FMI reclama dar un nuevo impulso a las reformas estructurales pendientes en España, que a su juicio mejorarían el potencial de crecimiento. Se trata en su mayoría de medidas que se atascaron en los años finales del anterior Gobierno de Rajoy. Las más urgentes consisten en reducir la fragmentación reglamentaria en los tres niveles de Gobierno (central, autonómico y local), mejorar la competencia en particular en el sector de los servicios profesionales y reducir las barreras para que las empresas puedan crecer. El informe también aboga por una mayor coordinación en las medidas para impulsar el I+D.

8.- La banca española tiene que reforzar su capital

Los esfuerzos sostenidos realizados por la banca en los últimos meses han reducido notablemente la tasa de morosidad y los desahucios, pero algunas entidades todavía tienen tarea pendiente, dice el informe. "Los bancos españoles se beneficiarían de acelerar la acumulación de capital de alta calidad para proteger su negocio frente a shocks, como el contagio de las condiciones económicas inciertas en algunos mercados emergentes, ya que todavía están retrasados respecto a sus homólogos europeos en términos de ratios de capital", recomienda el FMI. Una tarea que todavía es más urgente ahora que el Banco Central Europeo (BCE) se prepara para normalizar su política monetaria y empezar a subir tipos.

9.- ¿Una nueva burbuja en el sector inmobiliario?

El FMI cree que todavía no hay "pruebas claras" de una burbuja generalizada en los precios de la vivienda en España. Pero avisa de que "se necesita vigilancia ya que las nuevas hipotecas y especialmente el crédito al consumo siguen aumentando". Por eso recomienda al Banco de España que tome medidas para impedir que se acumulen de nuevo riesgos excesivos en el sector. Por ejemplo fijar límites en la cantidad de dinero que pueden prestar los bancos en proporción al valor de la vivienda o en relación a los ingresos de los clientes.

10.- Crear una autoridad de vigilancia económica

El Gobierno de Pedro Sánchez debe acelerar los planes para crear una nueva autoridad de vigilancia que alerte de posibles riesgos económicos, de la que formarían parte el Banco de España, el Tesoro y otras agencias de supervisión. El FMI también apoya crear un supervisor independiente para el sector de seguros y pensiones y una autoridad de protección de los consumidores, así como reforzar la transparencia en el proceso de nombramiento de los altos cargos de estas agencias de supervisión.