El ministro del Interior, Grande-Marlaska, durante una comparecencia en el Congreso.

El ministro del Interior, Grande-Marlaska, durante una comparecencia en el Congreso. Efe

España

Marlaska condecora al comisario de Policía del 1-O y al fiscal que persigue los lazos amarillos

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha firmado la propuesta para conceder la medalla al mérito policial con distintivo rojo, que están pensionadas con un incremento del 10% del sueldo base, al que fue el jefe de la Policía en Catalunya durante el dispositivo del 1-O, el comisario ya jubilado Sebastián Trapote.

En la lista de las medallas con distintivo blanco para personas ajenas a la Policía -y sin recompensa económica- figuran como otros años diferentes autoridades del mundo judicial, entre ellos el teniente fiscal de la Fiscalía Superior de Catalunya, Pedro Javier Ariche Axpe, que fue promocionado desde la Fiscalía de Barcelona el pasado mes de mayo.

Se premia igualmente con una 'blanca' a diferentes jueces, entre ellos Rosa María Freire Pérez, la instructora del caso de los ordenadores del extesorero del PP Luis Bárcenas.

Figuran en la lista otros magistrados como José Julián García de Eulate López, titular del Juzgado de instrucción 30 de Barcelona, así como los fiscales José Miguel Alonso Carbajo (Especial de Corrupción y Crimen Organizado), Ignacio Miguel Lucas Martín (Antidroga de la Audiencia Nacional) y Ana Belén Gil Muñoz (de la Provincial de Barcelona).

La Policía ha reservado una medalla roja para una persona ajena a la Corporación, que también pertenece al mundo de la judicatura: se trata Jesús Alonso, fiscal jefe en la Audiencia Nacional.

Mandos policiales con Zoido

La orden general de la Policía publica este viernes la resolución por la que Marlaska concede estas condecoraciones que en el pasado han sido objeto de polémica al cuestionar algunos sectores policiales la arbitrariedad de las mismas, tanto en las 'pensionadas' con el distintivo rojo para funcionarios del cuerpo, como en las de distintivo blanco, que incluye a personas ajenas a la institución.

Una de las cuestiones que se denuncia es que estas cruces al mérito policial se entreguen de acuerdo a la Ley de Condecoraciones Policiales, en vigor desde 1964, antes de la aprobación de la Constitución.

En la lista figura Alfonso Cid Alguacil, comisario principal en Alicante que es cuestionado por parte de su plantilla y algunos sindicatos policiales.

La norma establece que para ser merecedor de la 'roja', que conlleva una pensión vitalicia equivalente al 10% del sueldo base, el beneficiario debe haber resultado herido en acto de servicio o realice un hecho que ponga de manifiesto un alto valor en el funcionario.

Es costumbre que se premie a mandos jubilados, algo que se repite en la orden que firma el ministro Marlaska, que reconoce a Mariano Germán Simancas, asesor del director general con el último Gobierno del PP.

José Antonio de la Rosa, comisario principal elegido por el exministro Juan Ignacio Zoido -con el que coincidió en su etapa de Alcalde de Sevilla- para asumir la Jefatura Central de Seguridad Ciudadana y Coordinación, es uno de los mandos condecorados con la 'roja'.

Figuran otros nombres de la anterior cúpula policial, como Juan Carlos Ortiz Argüelles y Manuel Javier Peña Echeverría.

Antonio Jesús Chica recibe la medalla roja a título póstumo: este policía fue homenajeado por sus compañeros el pasado mes de febrero, cuando falleció a consecuencias de las heridas cerebrales causadas por una paliza en 2008 cuando se encontraba de vacaciones e intervino al ver a un grupo de encapuchados destrozar una furgoneta.