Alfonso Osorio, en una foto de archivo.

Alfonso Osorio, en una foto de archivo. Museo Adolfo Suárez y de la Transición.

España

Muere Alfonso Osorio, hombre de confianza de Adolfo Suárez y Juan Carlos I en la Transición

  • Fue ministro de la Presidencia con el primer Gobierno de Arias Navarro y vicepresidente del primer Ejecutivo de Suárez.
  • Ha fallecido este lunes en Santander a los 94 años de edad.

Alfonso Osorio, vicepresidente del primer gobierno de Adolfo Suárez, ha fallecido este lunes a los 94 años en Madrid, según han informado a Efe fuentes del Gobierno de Cantabria, que concedió en 2011 a este santanderino la Medalla de Oro de la comunidad autónoma.

Osorio nació el 13 de noviembre de 1923 en Santander, estudió Derecho en Oviedo y fue un personaje clave en la historia contemporánea de España, especialmente durante la Transición, político, miembro del Cuerpo Jurídico Militar del Ejército del Aire y abogado del Estado, además de procurador a Cortes entre 1965 y 1971.

Su sólida formación le llevó a ocupar diversos cargos, primero en el sector empresarial y, después, en la administración del Estado. Así, entre 1965 y 1968, fue subsecretario de Comercio; de 1968 a 1970 fue presidente del Consejo de Administración de Renfe y en 1974, fue designado vicepresidente de Petróleos del Mediterráneo (Petromed) y vicepresidente de Productos Químicos del Mediterráneo.

En esos años fue además vocal del Consejo Nacional de Industria, miembro fundador del grupo político "Tácito" y Consejero del Reino (1969-1971), entre otros cargos.

Fallecido el dictador Francisco Franco, Alfonso Osorio fue nombrado en diciembre de 1975 ministro de la Presidencia en el primer Gobierno de la Monarquía, presidido por Arias Navarro. Meses después, el 4 de julio de 1976 fue designado también vicepresidente segundo del Gobierno y, ya en el Gobierno de Adolfo Suárez, ministro de la Presidencia.

Tras el triunfo electoral de la UCD en 1977 cesó en sus funciones ministeriales y fue nombrado asesor del Presidente del Gobierno, aunque por no estar de acuerdo con la línea política de Suárez, abandonó el Gobierno y la UCD para, posteriormente, pasar a Alianza Popular (AP).

Senador por designación real de 1977 a 1979 y diputado en las Cortes por Madrid y, posteriormente, por Cantabria en febrero de 1985 fue nombrado vicepresidente de Alianza Popular y responsable de la estrategia del partido que presidía Manuel Fraga.

Sus críticas al expresidente de la Xunta y a Antonio Hernández Mancha en 1978 sobre las posibilidades electorales de AP, disgustaron a numerosos dirigentes del partido y provocaron una "airada reacción" que motivó que Osorio dimitiera de sus cargos en el partido.

Libros y medallas

Entre 1965 y 1990 fue presidente de BPMED, sociedad mixta creada por Petróleos del Mediterráneo, S.A. PETROMED, de la que fue vicepresidente entre 1965 y 1990 -a excepción de su etapa política- y British Petroleum España.

En 2000 publicó De orilla a orilla, libro que tuvo gran acogida, y que era una segunda edición revisada de "Trayectoria política de un ministro de la Corona" (1980). Con motivo de la presentación de este libro, Osorio reivindicó para el rey Juan Carlos el "protagonismo máximo" de la Transición, de quien dijo que si hubiera mostrado una postura "reticente al cambio" ésta no se hubiera producido.

Escrito desde la derecha y Cantabria un nombre propio y más recientemente, en 2003 y junto a Gabriel Cardona, publicó sendos ensayos sobre la cara y la cruz de la actuación política de Alfonso XIII.

En abril de 2011 el Gobierno de Cantabria le otorgó de manos de su entonces presidente Miguel Ángel Revilla, la Medalla de Oro de la comunidad, distinción que solo habían logrado hasta entonces cuatro personajes de la comunidad: Gerardo Diego, Juan de Borbón, Manuel Díez de Velasco y José Simón Azcona.

También era poseedor de la Medalla de Oro al Mérito Europeo, la Medalla de Oro al Mérito Constitucional, Caballero de Honor de la S.O.M de Malta y las Grandes Cruces de Carlos III, Isabel la Católica, San Raimundo de Peñafort y al Mérito Civil.

En octubre de 2014, fue uno de los ocho exministros franquistas que ordenó detener la jueza argentina María Servini, en el marco de la causa que sigue desde 2010 por crímenes de la Guerra Civil española y la dictadura.