Uno de los manteros observa inquieto la furgoneta de la policía.

Uno de los manteros observa inquieto la furgoneta de la policía. Clara Rodríguez

España MADRID

La instrucción de Carmena que impide a la Policía Municipal luchar contra los manteros

Claudia Marqués Clara Rodríguez

La guerra entre los diferentes partidos políticos y la Policía Municipal de Madrid por la polémica de los manteros sigue abierta. Después de la campaña de Ciudadanos en contra de la venta ilegal llamada #CallesOkupadas apoyada por el PP madrileño y después de que Manuela Carmena cediese a los manteros el pregón de Lavapiés, la alcaldesa de Madrid ha entregado a la Policía Local unas medidas de evaluación de riesgos y autoprotección ante la venta ambulante no autorizada. La instrucción define el 'top manta' como "un fenómeno global que van mucho más allá de la estricta intervención policial". Y, según los propios agentes, esto imposibilita su lucha contra los manteros. 

El protocolo exige, en concreto, realizar "una valoración previa a la actuación sobre la utilización de medios más agresivos que el bien que se intenta proteger". Además, esta instrucción reclama a los policías "evitar la circulación de vehículos oficiales por las aceras y los espacios peatonales y pedir permiso al Jefe de Turno de la Unidad del distrito para actuar". Carmena pide a sus agentes "no intervenir hasta que no se pueda garantizar la seguridad de los actuantes y de los ciudadanos".

El portavoz del sindicato policial CPPM, Alberto Cid, en conversación con EL ESPAÑOL considera que "cada día hay más permisividad y más apoyo del Ayuntamiento a los manteros". "Nosotros nos vemos cada día más coaccionados para no hacer nada, ya que cada vez que hay un problema, el Consistorio se pone del lado de los manteros", explica.

Un mantero recoge bajo la presencia de la Policía Municipal de Madrid

El sindicato considera que "la instrucción obliga a no intervenir". "Te mandan avisar al jefe de turno antes de actuar, lo que hace que si tu ves a un mantero en el tiempo que sigues el procedimiento, ya le ha dado tiempo a irse". En caso contrario, "si decides actuar y por cualquier razón alguien acaba herido estás incumpliendo una instrucción y puedes tener sanción", cuenta. "Cuando tú vas a captarlos ellos salen corriendo y si se tienen que llevar a alguien por delante, se lo llevan y si se enfrentan a nosotros no podemos hacer nada". El portavoz considera que es una manera del Ayuntamiento de "amedrentar" a la Policía.

"Nos llama la atención que además la instrucción diga que debemos solucionar los conflictos entre la gente y los vendedores ambulantes, parece que tengamos que ir con la hoja de reclamaciones", denuncia.

El colectivo ha mostrado su indignación por el trato que el Ayuntamiento da a los manteros. "Son un colectivo tratado como vulnerable. Lo que no puede ser es que cometan delitos todos los días, ocupen el centro de Madrid, fastidien al pequeño comercio que vende productos similares y que además cuando se enfrenten a la Policía no les pase nada". "Son la niña bonita de Carmena" y para conseguir atraparlos "necesitamos llamar antes a casi diez personas y autorización, cuando en realidad, es nuestra obligación", critican. 

"No es un problema"

Sin embargo, desde Ahora Madrid consideran que "han preparado una instrucción absolutamente técnica para mejorar la actividad en relación con el comercio ambulatorio y garantizar la seguridad y el orden en la ciudad" y consideran que a pesar de que "no es deseable" que haya venta ilegal "no es un problema. "Hay otras cuestiones más graves en la ciudad".

El equipo de Carmena dice estar "tomando medidas" contra esta práctica como la "tarjeta de vecindad que permite obtener una serie de ingresos legítimos por parte de las personas para las que se ha previsto la tarjeta". El partido asegura estar "investigando" de dónde viene esa mercancía que se vende en las calles de la capital. "Hay que ir a la causa y no al efecto, que es lo que hace daño al mercado madrileño", explican.

"Racismo institucional"

Desde el Sindicato de manteros y lateros consideran que las actuaciones de los políticos y de la policía son señal de "racismo y violencia institucional". "Somos manteros, trabajadores migrantes y luchadores y vamos a luchar por los derechos", explican en un comunicado. El grupo considera que la Policía Municipal "sale a cazar a los manteros acompañados de sus cámaras" y que "sorprendentemente sólo graban cuando los negros nos defendemos", explican en un comunicado. 

"Vemos el aumento del racismo cada día en las calles de las ciudades, violencias varias de grupos neonazis y de ultraderecha, que siembran odio hacia minorías. Escuchamos con dolor e impotencia los discursos incriminatorios y de antiinmigración de dirigentes políticos", denuncian.

El grupo de manteros pide a los políticos que dejen de usar sus "imágenes para ganar votos y que se busquen otras herramientas y soluciones positivas que se alejen de las políticas coloniales y racistas", unas declaraciones con las que se referían directamente a Ciudadanos y en concreto a Begoña Villacís. El sindicato defiende que "sobrevivir no es un delito".