Así fabricaron los yihadistas del 17-A sus falsos chalecos explosivos

Así fabricaron los yihadistas del 17-A sus falsos chalecos explosivos E. E.

España Un año de los atentados en Cataluña

¿Quién es el hombre canoso que acompañó a dos terroristas la mañana del 17A?

Varios testigos situaron en la mañana del 17 de agosto junto a dos de los terroristas en una furgoneta blanca, similar a la de los atentados, a un hombre "canoso", de unos 40 años y que podría tener vínculos con el imán de Ripoll (Girona) Abdelbaki Es Satty, presunto cerebro del ataque y muerto en Alcanar (Tarragona).

Una figura "de gran importancia" para la investigación, según destacan los Mossos d'Esquadra en un informe remitido al juez del caso, Fernando Andreu, y al que ha tenido acceso Efe, dado que los testigos le sitúan de manera directa con varios de los terroristas apenas unas horas antes de que Younes Abouyaaqoub embistiera contra centenares de personas en Las Ramblas de Barcelona.

Dudas sobre su identidad

Algunos apuntaron desde el principio a un hombre que trabajó como frutero hace años en el mercado semanal de Ripoll e incluso una persona que vio a los dos terroristas en la furgoneta con este hombre le identificó "sin ningún género de dudas" como R.M.M.

Se hace público parte del sumario de los atentados en Barcelona y Cambrils

Sin embargo, y aunque todo parecía indicar que podía ser esa persona, hubo otro testigo que vio a este hombre varias veces con Es Satty y que "reconoció fotográficamente a otra persona diferente", a T.E.A., si bien lo hizo "con dudas del 50 %".

Los Mossos se pusieron tras la pista de ambos para confirmar su vinculación con los atentados y las indagaciones realizadas seguían conduciéndoles a R.M.M, quien, según comprobaron, "había trabajado hacía años" en una empresa de servicio de venta ambulante en el mercado del municipio, como señalaron los testigos.

A juicio de los investigadores, que una testigo reconociese a "un vecino del pueblo de hace muchos años" y se confirmase que era frutero, como ella manifestó, llevaba a pensar que podía haberse "llegado a la identificación de la persona" que acompañaba a dos de los terroristas la mañana del 17 de agosto.

En cualquier caso y para no dejar ningún cabo suelto, el pasado marzo, los Mossos remitieron el mencionado informe al juez de la Audiencia Nacional en el que solicitaban la fotografía del documento de identificación de extranjero de R.M.M.

El objetivo era que el testigo que en un principio no le reconoció viese una foto más actual del sospechoso. Los testigos le identifican como un hombre marroquí, quizá rifeño, de entre 1,70 y 1,80 metros de alto aproximadamente, de unos 40 y 42 años, con el pelo corto y canoso, delgado y afeitado.

Cercano a la célula terrorista

El "hombre canoso" fue visto en varias ocasiones junto con los miembros de la célula. Primero, un testigo le vio entrar en varias ocasiones al piso de Sant Pere de Ripoll donde Es Satty, muerto en la explosión de Alcanar (Tarragona), se reunía con algunos de los terroristas.

Después, ya en la misma mañana del 17A, una mujer que se encontraba desayunando en Ripoll junto a un amigo, le vio llegar en una furgoneta blanca similar a la de los atentados junto a Younes Abouyaaqoub, terrorista de Las Ramblas y abatido días después por los Mossos.

Ambos recogieron a Mohamed Hychami -abatido en Cambrils (Tarragona)- y, tras hacer "una broma" a Younes que la testigo no supo explicar, la furgoneta arrancó, si bien no pudo confirmar con seguridad si el hombre canoso se marchó con ambos terroristas.

Según otra de las versiones recogidas por los Mossos, este hombre solía frecuentar la plaza del ayuntamiento de Ripoll y el bar llamado La Trobada y que tras el atentado "nadie más ha vuelto a ver a este señor" en el municipio.

Otros revelaron que solía ir a la mezquita antigua -Es Satty fue imán de la mezquita nueva de Ripoll-.

Por el momento, se desconoce si los Mossos han cercado la pista al sospechoso o si han averiguado si intervino o no en la preparación de los atentados, en los que murieron 16 personas y un centenar resultaron heridas.