Agentes de la Policía Muncipal.

Agentes de la Policía Muncipal. POLICÍA MUNICIPAL

España AYUNTAMIENTO DE MADRID

Carmena denunciará a 228 policías municipales por las bajas durante el Orgullo y el Mad Cool

  • El Ayuntamiento de Madrid denunciará por vía penal a los agentes por "poner en riesgo la seguridad de los eventos".
  • Los sindicatos policiales consideran la denuncia una "medida de coacción" respecto a la firma del convenio y como "estrategia electoral".

Noticias relacionadas

El Ayuntamiento de Madrid "está preparando" la demanda judicial anunciada contra 228 policías municipales por "ponerse de baja de manera injustificada" durante la celebración del Orgullo Gay y el festival MadCool, indicó este jueves en rueda de prensa la portavoz del Gobierno municipal, Rita Maestre. La edil ha destacado que el Ayuntamiento está inmerso en la renegociación del convenio colectivo con este Cuerpo y que de ahí se deriva un "contexto de conflicto laboral y sindical".

Maestre dijo que esperaban "llegar a un acuerdo cuanto antes". Pero fuentes del Colectivo Profesional de Política Municipal (CPPM) y el Central Sindical Independiente Y De Funcionarios (CSIF) han señalado en conversación con EL ESPAÑOL que la reunión entre el Ayuntamiento y los sindicatos que tuvo lugar este jueves concluyó "sin llegar a un acuerdo". Según los sindicatos, el convenio que ofreció el consistorio contaba con "unas condiciones que los agentes no están dispuestos a aceptar" y creen que el Ayuntamiento "no parece interesado en llegar a un acuerdo" ya que "cada vez presentan preacuerdos peores". 

La relación entre los policías municipales y el consistorio madrileño respecto al conflicto laboral que se lleva gestando varios meses tras el anuncio del concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero: comunicó que, además de expedientar a los 228 agentes que se dieron de baja en las fiestas del Orgullo y durante el festival de MadCool, también les denunciará por vía penal en el juzgado. El concejal consideró que los agentes "tomaron esta decisión por motivos políticos y sindicales y que con ello pusieron en riesgo la seguridad del evento". 

Barbero culpó a los sindicatos de haber incitado "a los policías a darse de baja y crear una situación de riesgo al no acudir a trabajar intencionadamente, por lo que la respuesta será contundente". El equipo de Barbero ha anunciado esta semana que "sigue a la espera de un informe bien formulado y justificado para tomar la doble acción". Por un lado, hay una "investigación administrativa" llevada a cabo por Asuntos Internos y por otro está la "demanda judicial". "¿Qué imagen dan esos agentes que presumiblemente se han quedado en casa?, ¿qué ejemplaridad se aporta a la ciudadanía?", se preguntó el concejal. Respecto a las acusaciones del sindicato de haber "interrumpido el tiempo el descanso de los agentes", ha señalado que sólo se suspendieron un 15% de los descansos semanales.

"Coacción"

El portavoz del sindicato CSIF en la Policía Municipal, Víctor Martínez, considera que "la denuncia no tiene ningún fin más allá de coaccionar tanto a los sindicatos como a los trabajadores". Cree que la actuación del Ayuntamiento es "una medida de presión", ya que "los agentes que estuvieron de baja era justificada" por lo que cree que la denuncia "no tiene ninguna viabilidad". El sindicato CSIF de Madrid está estudiando responder al Ayuntamiento también con una denuncia "por coacciones y denegación de permisos" durante estas dos celebraciones.

Martínez considera que "se privó a los trabajadores de descanso sin una justificación". Y reprocha al Ayuntamiento que hace más de un año "ya se sabían las fechas del Orgullo y del Mad Cool, por lo que no ve la necesidad de avisar a los trabajadores con 24 horas de antelación". El sindicato considera que ese aviso tan precipitado "perjudicó" a los agentes: perdiendo dinero dinero de vacaciones, contratando gente para cuidar a sus hijos, y lo más grave que "algunos han trabajado nueve días seguidos con jornadas de 16 horas", poniendo en riesgo su salud.

"Campaña electoral" 

El sindicato considera que al grupo político al frente del Ayuntamiento, Ahora Madrid, "no le gusta la Policía" y esa es la razón por la que "en tres años de legislatura no han querido sentarse a hablar" con ellos, por lo que creen que "todo lo que hacen es para ir en contra de los agentes" y reconoce que "la situación está tensa dentro del colectivo policial". Consideran que esta denuncia es "propaganda electoral" para las próximas elecciones. 

El secretario general de CPPM de Policía Municipal de Madrid, Mariano Perales, considera que esta denuncia pone en cuestión la "honorabilidad y profesionalidad" del cuerpo. Cree que esta actitud es una "táctica" para ver si las organizaciones sindicales "rebajan" sus expectativas de cara a la "negociación del convenio colectivo". Los representantes de los trabajadores van a seguir "firmes" pese a esta "amenaza de expedientes". Perales alega que "la única responsabilidad de las bajas durante estos eventos es del Ayuntamiento de Madrid porque obligaron a los agentes a trabajar jornadas maratonianas sin descanso".

Quedada ciclista y donación de sangre

CPPM y CSIT Unión Profesional convocaron este jueves una marcha ciclista y una donación de sangre "por un convenio justo". La marcha en bicicleta, que congregó a decenas de personas, partió a las 11 de la mañana desde la plaza de Cibeles. Los participantes recorrieron "la ciudad por varias rutas". A las 12.30 alcanzaron la sede del Área de Salud, Seguridad y Emergencias en la calle Príncipe de Vergara para manifestarse, lugar donde tuvo lugar la reunión en la que el Ayuntamiento presentó el "preacuerdo inaceptable" al que se refieren los sindicatos: "La denuncia a los agentes continuará en pie". 

Este viernes los sindicatos participan en una donación de sangre "reivindicativa" para exigir un "acuerdo digno". "Los policías de Madrid donamos nuestra sangre antes de que el Ayuntamiento nos deje sin una sola gota", dice la convocatoria, fijada el viernes a las 12 en la Puerta del Sol