Torrelameu dedica sus calles a los políticos presos y huidos.

Torrelameu dedica sus calles a los políticos presos y huidos.

España

Torrelameu dedica sus calles a los políticos presos y huidos

  • El pueblo de Lleida ha colocado placas en algunas de sus vías con el nombre de los nueve políticos presos relacionados con el proceso independentista.
  • Ha dedicado la plaza de la Esglèsia a los políticos huidos que se encuentran en Alemania, Bélgica, Escocia y Suiza.

El municipio catalán de Torrelameu (Lleida) ha colocado este sábado "de forma simbólica" varias placas de calles en distintos emplazamientos con el nombre de los políticos presos y los huidos a Bélgica, Alemania, Escocia y Suiza.

La nomenclatura oficial de las calles, según han explicado fuentes municipales, no cambia, sino que ambas denominaciones convivirán "mientras haya presos políticos y exiliados".

El alcalde de Torrelameu, Carles Comes (ERC), ha explicado que el cambio de nombre se haría oficial si la situación de los políticos catalanes presos y huidos "se prolonga mucho en el tiempo" o si "los encarcelados afrontasen condenas muy largas".

Al acto de colocación de las placas han asistido la esposa y los hijos del líder republicano, Oriol Junqueras, y la pareja de la antigua consellera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación Meritxell Serret, Ferran Civit.

De esta forma, cada uno de los independentistas catalanes presos, Oriol Junqueras, Carme Forcadell, Jordi Cuixart, Dolors Bassa, Josep Rull, Raül Romeva, Jordi Sànchez, Jordi Turrull y Quim Forn contará con una calle con su nombre en este municipio, de apenas 715 habitantes.

Asimismo, la plaza de la Església ha pasado a denominarse como la plaza "de los Exiliados" y también lleva el nombre de los siete políticos huidos y ubicados en Bélgica, Meritxell Serret, Antoni Comín y Lluís Puig, en Alemania, Carles Puigdemont, en Escocia, Clara Ponsatí y en Suiza, Anna Gabriel y Marta Rovira.

Según el gobierno municipal de Torrelameu, gobernado por Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), la iniciativa pretende "dar apoyo tanto a los presos y a los exiliados, como a sus familias".