Pedro Sánchez y Manuela Carmena en la inauguración de la plaza Pedro Zerolo.

Pedro Sánchez y Manuela Carmena en la inauguración de la plaza Pedro Zerolo. Gtres

España PSOE

Las calabazas de Carmena al PSOE muestran la debilidad de Sánchez en Madrid

Los socialistas asumen que recuperar la alcaldía está fuera de su alcance y siguen buscando candidato. 

A poco más de un año de las elecciones municipales, el PSOE sigue sin candidato para la Alcaldía de Madrid. Desde este miércoles, la persona que ocupe esa responsabilidad tendrá que cargar con el lastre de saber que el líder de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, tanteó a la actual alcaldesa, Manuela Carmena, a la que admira, para que dejase Ahora Madrid y se pasase al PSOE. 

Los socialistas madrileños creen que Carmena, que aún no ha anunciado que se presentará, es imbatible y que a lo único que pueden aspirar, en caso de que PP y Ciudadanos no sumen, es a seguir apoyándola desde fuera o entrar en el Gobierno municipal para un Ejecutivo de coalición. 

El PSM desmiente que haya ofrecido a Carmena ser su candidata

El PSOE tiene un gran problema electoral en las grandes ciudades. Sólo gobierna en dos de los 10 municipios más poblados de España, Sevilla y Las Palmas de Gran Canaria, y las perspectivas no permiten pensar en conquistar la alcaldía de ninguna de las restantes ocho. El problema es especialmente preocupante en Madrid y Barcelona, donde el PSOE ha pasado de ser clave a casi testimonial.

Un problema de grandes ciudades

En el Madrid de Enrique Tierno Galván, los socialistas lograron 9 de 57 concejales en 2015 con Antonio Miguel Carmona como candidato. En la Barcelona de Pasqual Maragall, donde los socialistas gobernaron 32 años, ahora tienen cuatro concejales de 41. Se trata del peor resultado en décadas, pero el portavoz municipal, Jaume Collboni, aspira a capitalizar repitiendo como candidato el descontento de izquierdas no independentista con la alcaldesa Ada Colau. 

Mientras que en Barcelona los socialistas ya tienen candidato, en Madrid el proceso no se ha ni iniciado. No hay ni favoritos con tirón, ya que quien más suena es la exministra Beatriz Corredor tras los múltiples autodescartes de Cristina Narbona, ni parece que vaya a aparecer el gran candidato con posibilidades de batir a Carmena. 

"Carmena tendría que estar en el PSOE"

"Carmena tendría que estar en el PSOE", se lamentan a menudo dirigentes socialistas madrileños. No sólo porque les gustaría compartir proyecto con la exmagistrada, con la que creen tener una mayor sintonía ideológica que la que pueda tener Podemos, sino porque la división interna de Ahora Madrid y la gestión que no es responsabilidad de la alcaldesa no ha brillado como un ejemplo durante esta legislatura. 

La noticia, publicada por El País, de que Franco tentó a Carmena cayó como un jarro de agua fría en el socialismo madrileño. "¡Menudo regalo les hemos hecho! Es un disparate", explicaba un diputado madrileño. De haber salido bien, en el PSOE habría euforia por rescatar a una alcaldesa querida por buena parte de su electorado. Pero precisamente ese es el problema: la incapacidad de los socialistas madrileños de producir un liderazgo fuerte, carismático y que vaya a por todas, no sólo a sobrevivir.  

La opción de un liderazgo joven

Distintas voces madrileñas creen que ante la falta de perfiles de peso, sería el momento de probar un liderazgo contrapuesto al de Carmena: un candidato joven, lleno de energía y futuro, con experiencia profesional y rodeado de un grupo de pesos pesados con una gran presencia de independientes. Eso podría recuperar voto de Ahora Madrid y frenar el esperado ascenso de Ciudadanos. 

Madrid es un territorio gafe para Madrid, que en los últimas citas electorales ha presentado a candidatos de todo tipo: paracaidistas como Trinidad Jiménez o Miguel Sebastián, otros como Antonio Miguel Carmona o Jaime Lissavetzky, que siempre se toparon con el PP, especialmente de Alberto Ruiz Gallardón, hasta que irrumpió Carmena. 

Hace unos meses, Pedro Sánchez valoró la posibilidad de trasladar a Ángel Gabilondo, el portavoz en la Asamblea de Madrid, a la alcaldía. En Ferraz son conscientes de la importancia simbólica de recuperar la alcaldía y pensaban que el perfil de Gabilondo, especialmente si no repetía Carmena, podría ser idóneo para ese fin. Sin embargo, el escándalo sobre el supuesto máster de Cristina Cifuentes ha afianzado al exministro en la Asamblea de Madrid y un cambio podría ser contraproducente. 

Por ese motivo, en Ferraz y en la sede del PSOE madrileño, a tan solo unos metros de la federal, siguen buscando candidato, teniendo claro por el momento que será imposible batir a Carmena.