Formación de mossos d'Esquadra.

Formación de mossos d'Esquadra. Efe

España EL DESCALABRO CATALÁN

Las conversaciones de la vergüenza de los 'mossos' en el 1-O: "Sigan a los policías"

La Guardia Civil reúne en 800 páginas las comunicaciones de la Policía autonómica que demuestran cómo permitieron el referéndum ilegal.

Los Mossos d'Esquadra estaban más preocupados en descubrir la estrategia de la Policía y la Guardia Civil durante el referéndum ilegal del 1-O que en cumplir el mandato judicial que les obligaba a impedirlo. Esa es la conclusión de un extenso informe de más de 800 páginas elaborado por la Guardia Civil que ya está en manos del juez Pablo Llarena.

El documento, que analiza las conversaciones de todos los operativos de la Policía autonómica que salieron a la calle durante el referéndum, dibuja una irregularidad tras otra. Hubo seguimiento de coches encubiertos de Policía y Guardia Civil, transmisión de información falsa, pacto con varios alcaldes para permitir el voto con normalidad e  incautación de urnas cuando ya estaba hecho el recuento. Para mayor burla, se anunció el decomiso de una urna que era, en realidad, la rifa de gigantes y cabezudos del pueblo.

La Policía concluye que los Mossos colaboraron con el referéndum

Tras analizar estas conversaciones, los agentes encargados de investigar el caso consideran que hubo una instrucción previa para que todos los mossos dijeran lo mismo por la radio: que los colegios estaban plagados de gente en actitud pacífica, de niños y personas mayores con sillas de ruedas, y que por eso no pudieron acceder a ellos.

La conclusión final de los investigadores es que los mossos se coordinaron con políticos locales, funcionarios del cuerpo de bomberos y otros trabajadores dependientes de la Generalitat para asegurar la celebración del referéndum, aunque eso pusiera en riesgo tanto a los ciudadanos que allí se encontraban como a sus compañeros de otros cuerpos, que se vieron obligados a intervenir para tratar de cumplir las resoluciones judiciales que ellos obviaron.

En las múltiples conversaciones recogidas por la Guardia Civil hay cantidad de ejemplos que, en boca de funcionarios cuya primera misión es la de defender la legalidad, causan bochorno. EL ESPAÑOL ha reunido algunas de esas conversaciones.

1.- Sobre el control a Policía y Guardia Civil

"A todos los indicativos, nos comunican que os digamos que si en el trayecto de esta noche encontráis un gran número de dotaciones de la Policía y la Guardia Civil, por favor comunicadlo a sala".

El llamamiento se hizo por el canal 701 a todas las unidades durante la madrugada del 1 de Octubre. A partir de ese momento, las conversaciones de los operativos se suceden y se centran en su gran mayoría en desvelar la posición de Policía Nacional y Guardia Civil sobre el terreno, a los que los mossos se refieren, respectivamente, con el nombre en clave "banderins" (banderines) o "escuds" (escudos).

La siguiente conversación se produjo a las 4:47 entre la sala de coordinación y uno de los coches patrulla:

Ágora 100: Nos había parecido que si veíamos movimientos, compañeros de la Guardia Civil ¿lo dijésemos?

Sala de coordinación: Sí, sí. 

Ágora 100: Vale, pues en nuestra posición la rotonda grande de Vielha, seis vehículos hacia Boca Norte, o se,a sería en dirección Pont de Suert.

Sala: ¿Banderins ha dicho?

Ágora 100: Once, once. Afirmativo. 

El informe contiene centenares de conversaciones de este tipo. En otra ocasión, el indicativo Canto 140 informa de que "ha venido el alcalde de Sort" para informarles de que hay "indicativos de la Guardia Civil en la zona del Cantó, por lo que la gente se está aglomerando en la puerta del casal".

A las 11 de la mañana es la patrulla Charlie 8 la que pide instrucciones y refuerzos porque "la gente dice que vendrán compañeros de la Guardia Civil". Poco después era la pareja Charlie 4 la que informaba a Ebre 0 (la sala de coordinación de esa zona) de que "hasta allí han ido dos vehículos turismo y cuatro furgonetas de la Guardia Civil". Luego amplía los datos y dice que son "doce furgonas". 

A las 10:49 de la jornada del referéndum, es la patrulla Gaia 62 la que informa de que una hilera de vehículos de la Guardia Civil "ha cogido la salida de la autopista" de la localidad de Pla de Santa María, y que desconocen "si se dirigen hacia Montblanc o hacia Valls o El Vendrell".

A las 11 de la mañana, la sala de coordinación de Tarragona recibe otro aviso sobre la llegada de Guardia Civil a la localidad de Vilavella y pregunta a los agentes "cuántos han llegado". "Como mínimo tres vehículos logotipados, un 4x4 y una furgoneta". La sala pregunta si los agentes han salido de los coches y pide que se les informe en todo momento de sus movimientos

"Nos hemos cruzado con 20 dotaciones de banderín (Guardia Civil). Entiendo que van en sentido Igualada. No sé si pararán por aquí, pero bueno. Son del GRS. Son patrols que funcionan como orden público. 120 dotaciones. En dirección Igualada o Lleida. No sabemos", alertaban a las 11:49 otros operativos de mossos al centro de coordinación. "Si alguno detecta estos vehículos en algún punto o en alguna entrada de la ciudad de Igualada que lo comunique", fue la respuesta. 

Poco después, es otra patrulla la que alerta de que se han cruzado con el convoy en la carretera:

Anoia 1: "Si quiere le [no se entiende] hasta salir de la comarca. Ahora van aproximadamente a la altura de Jorba".

Sala: "Excelente, vayan y miren". 

Anoia 1: "Vale, recibido. Iremos a comprobar si tenemos espacio detrás". 

2.- Sobre los movimientos en un cuartel

En la madrugada del día de la votación, los mossos colocaron una patrulla en los aledaños del puesto de la Guardia Civil de Manresa. A las cinco de la mañana, la dotación informaba sobre la salida de "dos vehículos de banderín con unos 10 agentes, cinco uniformados y cinco sin uniformar. Salen a esta hora de aquí, de la comisaría, ¿recibido?". 

La comunicación se repite en el cambio de turno: "Sí, para informarle de que salen dos vehículos más de paisano de banderín (Guardia Civil) con ocho agentes". Poco después, el agente de la Policía autonómica pasa por radio la matrícula y los datos del Golf negro y el Ford Focus plateado en el que se mueven sus compañeros a la hora de impedir la celebración del referéndum.

3.- Sobre los agentes de paisano

A las 13:03 vuelve a ser el operativo Charlie 4 el que informa "de que han venido 10 vehículos más de paisano" en uno de los centros de votación de San Carlos de la Rápita, donde los agentes de la Guardia Civil fueron después apedreados.

En Casas de Alcanar, el indicativo USC Amposta explica que "hay dos personas caminando, de pie. Creen que son CNP (Cuerpo Nacional de Policía) y GC (Guardia Civil)". A la misma hora, varios indicativos alertan a las salas de la salida de furgonetas del CNP de distintas comisarías catalanas. "Acaban de ver una fugoneta de Policía de paisano haciendo pasadas por la residencia de ancianos de La Mercé", informaba Ágora 146 a Medol 0. Poco después avisa de que en la zona hay "unas 500 personas que entran pacíficamente a una escuela donde hay unas urnas localizadas en un aula en las que introducen las papeletas". 

Más tarde es la sala de control de Tarragona la que pregunta a los operativos si tienen conocimiento de que en la Imperial Tarraco "Policía Nacional está agrediendo a la gente en la plaza". El operativo en la zona descarta los datos y dice que donde se encuentran no hay cargas. El centro de coordinación les vuelve a avisar de que cuando el Cuerpo Nacional de Policía finalice sus actuaciones, "les vayan pasando la información por prevención. Lo que dicen los de dentro es que acumulen gente en las puertas hasta que lleguen a donde vayan, que no se sabe".

El intento de control de Policía y Guardia Civil fue tal que en numerosas ocasiones intentaron comprobar las matrículas de coches de paisano para ver si pertenecían a las dotaciones del Ministerio del Interior. Sin embargo, desde el día anterior tuvieron cortado el acceso a las redes de la DGT, por lo que les fue imposible contrastarlo. 

La mañana del referéndum, el dispositivo Gaia 531 informa a la sala de coordinación de Tarragona de que han visto "un vehículo de Seguridad Nacional del Estado" y le pasa la matrícula de un Seat León de color gris. Es el centro de coordinación quien le explica que "DGT está caída". 

4.- Sobre los centros de votación

A las 13:54, el operativo Gaia 370 informa a la sala de que en el Colegio Celia Artigas "están llegando jóvenes antisistema, que se ve que ha habido noticias de que llega Guardia Civil de orden público", así que los mossos "van a hacer la entrada para que conste".  

Las conversaciones reflejadas en el informe judicial explican incluso que los mossos eran conscientes y se preocupaban por los problemas de la plataforma de votación cibernética, cuyos servidores fueron retirados por la Guardia Civil antes de la votación:

Ágora 145: Informar que aquí en el Colegio Antina (Torredembarra) se ha iniciado la votación después de los problemas de la web.

Medol 0: Copiado.

Ágora 145: De momento todo correcto y pacífico.

Medol 0: Recibido.

Poco después, la misma sala pregunta a los operativos colocados en otro colegio.

Medol 0: Ágora 129. Ágora 129 ¿está usted en la escuela Tarragona detrás de Juan XXIII?

Ágora 129: Afirmativo

Medol 0: ¿Cómo está el tema aquí, la gente entra y sale con normalidad?

Ágora: Afirmativo. Entran y salen a votar. Todo el día llevan así. 

5.- Sobre las urnas

En otra de las conversaciones, los agentes reconocen que han visto lo que suponen que son urnas, pero que no han intervenido porque lo que han visto eran bolsas de basura, sin confirmar su contenido.

Ágora 104: Les han hecho un corro y un cordón. Hay mucha gente. Han metido cosas en el maletero y no sé si lo han puesto dentro o en otro coche. Nosotros no hemos tenido en principio, no tenemos conocimiento de otro coche. 

Sala: Recibido. ¿Tampoco han visto alguna urna o nada más bolsas de basura?

Ágora 104: Bolsas de basura negras y sí que han manifestado que eran urnas la señora esta, pero no lo sabemos [ininteligible] dentro o las han metido en otro coche. 

En otras ocasiones, las conversaciones reflejan cómo los mossos son plenamente conscientes de la llegada de las urnas a los puntos de votación, sin evitarlo. En la localidad de Vilaseca, envían por radio la matrícula de un coche. Un Toyota Yaris en el que se transportan dos urnas "que son introducidas en antiguo Hospital de Vila-Seca. La propietaria, según los informes de la Guarcia Civil, era la número cuatro en las listas del partido Decidim Vila-Seca Acord Municipal en las elecciones municipales de 2015.

6.- Sobre las votaciones

Eran las cinco de la tarde del día 1 de octubre cuando el indicativo Garona informaba de que en el instituto de la localidad de Betren, en el Valle de Arán, no iban a "cerrar el local hasta que no acaben las votaciones, habiendo unas 50 o 60 personas dentro".

Poco después es Ágora 120 el que informa a sala de que el alcalde de Rialp "les ha dejado entrar y precintar el local cuando no había ya nadie dentro del mismo". A las 18:30 es el indicativo Ágora 1 el que explica que han retirado cinco urnas del colegio Flor de Tremps y que han levantado acta, "aunque el colegio sigue abierto". 

En Almoster (Tarragona), es el Gaia 335 el que informa de que "les han dejado entrar en la escuela, que es la fiesta mayor, y han encontrado una caja de plástico con un agujero dentro. Hay unas cuantas urnas, las cajas están precintadas y un listado de números que en principio es una rifa que hace la colla de gigantes por la fiesta mayor" Medol pregunta "si es del referéndum", a lo que el indicativo responde que "no". 

Las conversaciones muestran una y otra vez que las instrucciones dadas por la Justicia para evitar el referéndum ilegal fueron burladas. Así, la patrulla 355 explica que "observan la salida de un elevado grupo de personas portando una caja, pero al ver su presencia se han dado la vuelta y han vuelto a entrar" en el colegio. Sin embargo, "invitados a entrar por la alcaldesa", los agentes dicen no haber encontrado absolutamente nada en su registro. 

Esa misma tarde, con las actuaciones de Policía y Guardia Civil ya concluidas tras la pasividad de la Policía autonómica, se produce la comunicación de un indicativo al resto de personal en servicio en la que dice que "espera que hayan estado a la altura y que está orgulloso de los mossos, acabando la misma con un visca Catalunya, contestando alguno con un visca", según explica el informe de la Guardia Civil.

Las conclusiones del informe

Tras analizar las conversaciones, los agentes del Instituto armado concluyen que existen "claros indicios de una unidad de acción preconcebida de numerosos funcionarios, entre diferentes departamentos de la Generalitat y demás Administraciones de esta comunidad, como serían funcionarios del cuerpo de bomberos, alcaldes, concejales y diputados del Parlamento catalán cuya única finalidad es la celebración del referéndum, que previamente había sido declarado ilegal por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña".

A juicio de los investigadores, esta estructura trataba de evitar "la identificación de responsabilidades", por lo que "a simple vista, los responsables de este cuerpo policial [en referencia a los mossos] estaban más preocupados de los dispositivos a establecer por parte de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que de cumplimentar lo ordenador por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña". "Como es evidente -prosigue el informe-, este dispositivo debía estar dirigido a evitar las votaciones ilegales, no para negociar la entrega de las urnas una vez finalicen las votaciones".