El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en una imagen de archivo.

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en una imagen de archivo. Stephanie Lecocq Efe

España EL ROMPECABEZAS DEL 21-D

El separatismo redobla su pulso proponiendo como presidente al huido Puigdemont

Junts per Catalunya y ERC sellan un acuerdo para que el expresidente de la Generalitat sea su candidato para "recuperar las instituciones". 

El acuerdo entre Junts per Catalunya y ERC para proponer como candidato a presidente de la Generalitat a Carles Puigdemont revela la intención del independentismo de seguir tensando la cuerda con el Estado. Se trata, sin embargo, de una maniobra condenada al fracaso. El Gobierno ya anunció que abortaría esa operación, ya que en tales circunstancias no dejaría de aplicar el artículo 155. Pero además, el recurso que con toda seguridad se haría llegar al Constitucional, anularía igualmente la iniciativa separatista.

El pacto de las fuerzas independentistas, anunciado en la tarde del martes como parte de un acuerdo más amplio que incluye el nombramiento del presidente del Parlament, significa que ERC incumple su palabra de respaldar el dictamen de los letrados de la Cámara. Estos dictaminaron el lunes que no es posible una investidura telemática, en  ausencia del candidato y que ni siquiera los huidos o encarcelados podrían delegar su voto.

Por todo ello, el paso de proponer a Puigdemont como presidente tendría más un valor simbólico y propagandístico que real, que podría dar pie incluso a un primer intento de investidura fallido. Pero a la hora de la verdad, en un segundo intento, la mayoría separatista de la Cámara propondría un candidato factible.

"Restituir las instituciones"

La operación, por otra parte, daría la coartada a ERC para dar por saldado su compromiso de apoyar a Puigdemont, a sabiendas de que eso no ocurrirá. Los republicanos, que han sido partidarios desde el principio de hacer valer la mayoría separatista para no dar lugar a otras elecciones, también han sido reacios a investir a Puigdemont, pues ven como un agravio que mientras él disfruta de la libertad en Bruselas, su líder, Oriol Junqueras, está en la cárcel.

El argumento esgrimido por JxC y ERC para sellar el acuerdo de apoyo a la investidura telemática de Puigdemont ha sido el de la necesidad de "restituir las instituciones", dando a entender que deberían volver a sus puestos aquellos dirigentes que descabalgó el Gobierno al aplicar el 155. Sin embargo, la primera en abortar esa posibilidad fue Carme Forcadell, que no ha consentido en volver a presidir el Parlament.  

¿Paso atrás de Puigdemont a última hora?

A pesar del acuerdo de este martes, el bloque formado por el PDeCAT y ERC quiere ir paso a paso, pero con la convicción de que acabará ocurriendo. Ambas formaciones cuentan con el paso atrás de Carles Puigdemont en el último instante, cuando la mayoría parlamentaria independentista compruebe que o la utiliza para gobernar, con la elección de un presidente de la Generalitat, o entra en un bucle de muy difícil salida, que podría comportar unas nuevas elecciones.

Los dos partidos se miran de reojo. La competencia y la rivalidad son enormes. Pero han acercado posiciones. A los dos les interesa pasar página, defender a los suyos, pero iniciar una nueva etapa que les dé respiro. En las conversaciones privadas, en los comentarios más íntimos, admiten que el movimiento puede desfondarse, que necesita acumular fuerzas y poner en valor todo lo que se ha logrado en los últimos años. Y para ello es “imprescindible” poder gobernar.