El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad.

El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad. EL ESPAÑOL

España MIGUEL BERNAD

El abogado que llevó a la infanta a juicio "recogió colillas y limpió letrinas" en prisión

El secretario general del sindicato Manos Limpias achaca la acusación contra él en el caso Nelson a una "persecución política" por investigar a Cristina de Borbón

El secretario general del sindicato Manos Limpias y abogado de profesión Miguel Bernad, para el que la Fiscalía pide 25 años de prisión por el caso Ausbanc, ha denunciado este viernes una "persecución política" contra su persona y trato vejatorio mientras estuvo ingresado en la cárcel de Navalcarnero (Madrid) de manera preventiva.

Bernad asegura que es inocente de los delitos de los que se le acusa: integración en organización criminal, extorsión y extorsión en grado de tentativa por coordinarse con el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, y presuntamente exigir dinero a los representantes de distintas empresas y a Cristina de Borbón a cambio de no difundir mala publicidad sobre ellos.

[Más información: "Caso Ausbanc: piden más de 100 años para quienes chantajearon a la infanta Cristina"]

"Desnudo, esposado y sin visión en un ojo"

Según el secretario general del sindicato Manos Limpias, que se presentó como acusación en el caso Nóos contra la infanta Cristina, "no existe prueba alguna para justificar su participación en los hechos". Considera que "la UDEF ha cocinado un hilo conductor para dar a la Justicia razones para imputarle por la relación puntual de Manos Limpias y Ausbanc" y tacha el escrito de acusación del Ministerio Público de "intimidatroio". En este sentido, dice que el juez Pedraz de la Audiencia Nacional ha admitido "acusaciones espúreas", como la del socio de Iñaki Urdangarín, Diego Torres, contra él.

Miguel Bernad también ha relatado su paso por la prisión de Navalcarnero (Madrid) tras ser detenido en abril de 2016 como un suplicio. Según ha explicado durante una rueda de prensa ofrecida este viernes en un céntrico hotel de Madrid, "con 74 años y unos meses cumplidos tuvo que recoger colillas y limpiar letrinas". También ha denunciado que tuvo un desprendimiento de retina y tardaron 48 horas en trasladarle al hospital. Según su relato, estuvo "desnudo, esposado y sin visión en un ojo" en la habitación del centro hospitalario de Moratalaz.

Dice que le ofrecieron dinero para retirar la acusación contra la infanta

Al contrario de lo que se recoge en el escrito de acusación de la Fiscalía, Miguel Bernad asegura que, en el caso de la presunta extorsión a la infanta Cristina, él no ofreció ninguna cantidad a su abogado a cambio de retirar la acusación, sino que fue al contrario. 

Este viernes ha hablado de una reunión celebrada en el restaurante La Flecha de la calle Juan Bravo de Madrid con el abogado Jaime Alonso, un enviado de Miquel Roca, el defensor de la infanta Cristina. 

Según Bernad, esa reunión se produjo dos meses antes de que se abriera juicio oral por el caso Nóos y en ella se le propuso entre 2,5 y 3 millones de euros a cambio de que retirara la acusación contra la infanta. Según Bernad, en un momento dado el sindicato se planteó retirarse del caso, pero finalmente no lo hizo.

Avisos desde el entorno del Gobierno y la Magistratura

El abogado, en su relato sobre la presunta persecución que ha sufrido por investigar  a la infanta Cristina, también ha denunciado que recibió hasta cinco avisos del "entorno del Gobierno y de la Magistratura" que le alertaron de "las consecuencias que habría si investigaba a la infanta".

Bernad ha dicho que pedirá que estas personas, de quienes no ha querido desvelar el nombre, declaren como testigos ante el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, en el caso Ausbanc.

En este sentido, el letrado se siente "víctima de una persecución política por poner en entredicho el Régimen" y presentar la acusación contra la infanta Cristina. Según Bernad, la Casa Real estuvo al tanto y "muy pendiente" de la evolución del caso Nóos, un hecho que "preocupaba y mucho al Rey", según le trasladó el director de la Fundación La Caixa, Jaume Giró, en una reunión celebrada el 7 de octubre de 2015.

En dicha reunión, según ha contado este viernes y en otras ocasiones Bernad, el directivo le transmitió la preocupación de Zarzuela sobre el caso y le pidió que retirara la acusación, aunque en este caso no se pidió contraprestación alguna.

Acusación de la Fiscalía

Los hechos relatados por Miguel Bernad no se corresponden con los recogidos en el escrito del Ministerio Fiscal, en el que se expone que habría sido el líder de Manos Limpias quien ofreció dos millones de euros a cambio de retirar la acusación contra la infanta Cristina.

Según dicho escrito, tanto Miguel Bernad como la abogada Virginia López Negrete, también acusada y para la que se solicitan 12 años de cárcel, estaban al tanto del ofrecimiento económico hecho por el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, a un colaborador de Miquel Roca a cambio de retirar la acusación contra Cristina de Borbón.