El abogado Paul Bekaert en una imagen de archivo.

El abogado Paul Bekaert en una imagen de archivo.

España Desafío independentista

Paul Bekaert, abogado de ETA en Bélgica: "Confirmo que represento al señor Puigdemont"

Es el mismo letrado que consiguió evitar la entrega a España a la terrorista Natividad Jauregui.

Alejandro Requeijo Jorge Sáinz

El abogado de ETA en Bruselas, Paul Bekaert, ha confirmado en conversación con EL ESPAÑOL que ejerce como letrado para el ya expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. El dirigente independentista se ha desplazado este lunes hasta Bélgica acompañado de cinco de sus consejeros en un viaje que comenzó en coche hasta Marsella y desde ahí tomó un vuelo directo hasta la capital Belga.

"Puedo confirmar que represento al señor Puigdemont", ha dicho este letrado conocido por haber desempeñado en el pasado la defensa de la etarra Natividad Jaureguí quien consiguió impedir la entrega a España de la terrorista, reclamada por la Justicia.

Bekaert no ha querido confirmar si Puigdemont va a pedir asilo político en Bruselas y tampoco desee cuando asesora jurídicamente el expresidente catalán. Este abogado tampoco ha querido valorar la querella anunciada este lunes por la Fiscalía que acusa a Puigdemont de un delito de rebelión, sedición y malversación de fondos entre otros.

Su abogado en España

Por su parte, el abogado del presidente de la Generalitat en España en la causa contra el Govern por el referéndum del 1 de octubre, Jaume Alonso-Cuevillas, ha dicho que "la prisión provisional está cantada" para Puigdemont si regresa a España.

En una entrevista de 8TV recogida por Europa Press, Alonso-Cuevillas ha criticado este lunes la acusación presentada por el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, contra Puigdemont y los consellers de su Govern cesado por ser "de una dureza exagerada e inusitada".

"No se debería admitir a trámite esta querella, pero vistos los antecedentes y la actitud vengativa, está bastante clara la cárcel", y ha añadido que, si cualquier abogado hubiera presentado el texto en vez del fiscal, ningún tribunal lo admitiría a trámite.