España DESAFÍO SEPARATISTA

Las 6 infraestructuras críticas que vigila Interior para frenar su asalto

El Gobierno mantiene un dispositivo con miles de agentes desplazados a la zona.

Alejandro Requeijo Daniel Montero

El Parlament de Cataluña ha declarado de forma unilateral la independencia y el fin de semana se prevé delicado en las calles. Pese a que hasta el momento el corte de las manifestaciones vinculadas al procés ha sido pacífico salvo en casos aislados, el Ministerio del Interior mantiene un dispositivo con miles de agentes desplazados a la zona para hacer frente a posibles disturbios o acciones que dificulten la convivencia.

Según ha podido confirmar EL ESPAÑOL de fuentes de la investigación, hace meses que los grupos más radicales intentan coordinar desde grupos de mensajería privados, acciones de desobediencia activa para frenar la acción de los efectivos policiales llegados a este momento. Acciones como el intento de colapsar con vehículos de grandes dimensiones las vías de acceso al Puerto de Barcelona, donde se aglutina parte del contingente de la Unidad de Intervención Policial desplazado a Barcelona.

En varias ocasiones, organizaciones como Òmnium o la Asamblea Nacional Catalana, con sus dos máximos responsables en prisión preventiva e investigados por un presunto delito de sedición, han llamado a sus militantes a tomar las calles. Siempre de forma pacífica según sus mensajes. Algunos incluso crearon un censo para garantizar la asistencia de manifestantes independentistas a distintos puntos estratégicos distribuidos por mensaje. Lugares como el acceso a aeropuertos, las sedes de los principales organismos de la administración central o las supuestas fronteras del pretendido estado catalán.

Es por ello que, pese a que la presencia en las calles estos últimos días corresponde de forma mayoritaria a los Mossos d’Esquadra, Interior mantiene activo un plan de acción con dos pilares: por un lado, los servicios de inteligencia de CNI, Guardia Civil y Policía Nacional trabajan sobre el terreno para detectar posibles amenazas y por otro, un importante contingente de efectivos especializados en control de masas se encuentra desplazado a Cataluña desde el pasado mes de septiembre. Su trabajo será proteger las sedes de los principales edificios estatales en Cataluña, además de dar cobertura a cualquier intervención necesaria o solicitada por la policía autonómica.

“Está claro que la república no nacerá si no es por la gente”, rezaba un mensaje trasmitido por las organizaciones independentistas hace una semana y que llamaba a a paralizar Cataluña durante una semana. Aspiraban a movilizar a un millón de personas en una serie de puntos estratégicos que incluyen carreteras, aeropuertos e incluso la sede de TV3. No surtió efecto. Tampoco tuvo especial repercusión el llamamiento a retirar los depósitos ingresados en las entidades bancarias que han anunciado su marcha de Cataluña. Sin embargo, estas comunicaciones dejan un rastro de intenciones. Un mapa de las principales zonas a custodiar por las Fuerzas de Seguridad del Estado y los más pretendidos por los más radicales para extender el conflicto a las calles. 

Aunque la mayor parte de estos puntos están bajo la competencia de los Mossos d’Esquadra (encargados de mantener el orden público en la calle), la aplicación del artículo 155 permitiría al Ministerio del Interior sustituir a los agentes autonómicos por los miles de policías y guardias civiles desplazados desde hace semanas a Cataluña. Estos son los objetivos fijados por los independentistas, según el mensaje al que ha tenido acceso este periódico.

1. Parlament, Palau de la Generalitat, Tribunal Superior de Justicia

Los radicales pretenden cercar las sedes más importantes de la Administración catalana. En concreto planeaban según sus mensajes reunir a 200.000 personas en torno al edificio de la Generalitat y a 300.000 ante el Parlament. Por el momento, la congregación de personas en estos lugares es sensiblemente menor a lo solicitado por Omnium y la ANC, pero se prevé una afluencia distinta este sábado, día no laborable para la mayoría de la población catalana.

Según la normativa de Seguridad en Cataluña, las competencias para la protección de estos edificios recae sobre los Mossos d’Esquadra, que han creado varios perímetros de seguridad sobre estas instituciones.

Un caso similar sucede con el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que durante la convocatoria del 1-O solicitó que su seguridad fuera reforzada por efectivos de la Policía Nacional.

2. Aeropuertos

El objetivo de los independentistas más radicales es bloquear también el acceso a los principales aeropuertos de la zona, empezando por el de El Prat en Barcelona. La pasada semana pedían la presencia de 30.000 personas para conseguir que el principal centro de distribución de turistas y viajeros de Cataluña se colapsara por completo. Las competencias sobre el control de las principales vías de acceso a las instalaciones dependen también de los Mossos d’Esquadra. Dentro de las instalaciones, es la Guardia Civil quien tiene las competencias, pero sobre todo en los controles de acceso y desplazamiento de personas.

Una situación similar sucede en los aeropuertos de Reus, Girona o l’Alguaire, donde los planes independentistas de la pasada semana planeaban concentrar a 5.000 personas y bloquear las principales carreretas de acceso. Algo que no sucedió.

3. Telecomunicaciones y el CTTI

El control de la televisión pública catalana es otro de los objetivos prioritarios que el Gobierno de Mariano Rajoy ha expresado en público. Eso ha hecho que los independentistas más radicales pidan también concentraciones ciudadanas frente a la sede de los medios de comunicación pública catalana para intentar proteger su línea editorial. Como ejemplo, estos medios son los únicos que se escuchan por la megafonía oficial de las concentraciones convocadas por Òmnium y la ANC. Y sus análisis sobre la situación política son aplaudidos a brazo partido,.

Otro punto nucleares la sede del CTTI, el Centro de Telecomunicaciones desde donde se controlan elementos tan sensibles como la red de correos electrónicos de la Generalitat o las principales bases de datos que gestiona la Administración catalana. El lugar ha sido registrado en sendas ocasiones durante las últimas semanas por la Guardia Civil, buscando las comunicaciones de varios mossos durante el referéndum ilegal del 1-O. Desde allí se controlaban por ejemplo las aplicaciones informáticas que el Govern contrató para intentar que el censo electoral fuera global y se pudiera consultar de forma informática desde todas las mesas del 1-O. Algo que tampoco funcionó. Aun así, la consulta ilegal se produjo.

4. Corte de carreteras

No se trata solo de ser independientes, sino de escenificarlo también de una forma perimetral. Por eso los mensajes independentistas llaman también a la concentración ciudadana en las principales carreteras que unen Cataluña con el resto de España. El primer lugar en el punto de mira es el acceso de la Autopista A7 que une Cataluña con la Comunidad Valenciana. Los mensajes de los últimos días hablan de bloqueos en el paso de La Junquera, en la A2 que une Cataluña con Aragón y en otras vías menores de la geografía catalana que supondrían bloquear el tráfico de personas o al menos entorpecerlo gravemente.

5. Acceso al puerto de Barcelona.

El puerto de Barcelona se ha convertido desde hace semanas en otro de los puntos más delicados por los independentistas. No por la importante afluencia de cruceros de recreo, que ya había sido cuestionada por las juventudes de las CUP contrarias al turismo en la Ciudad Condal, sino por la estancia en varios de ellos de efectivos de la Policía Nacional que forman parte de la Unidad de Intervención Policial.

Cortar la salida del puerto para frenar su presencia en las calles es otra de las maniobras que ha sido debatida en los foros más radicales, sin haberse llevado a cabo con éxito de momento. Algo similar sucede en el Puerto de Tarragona, donde los estibadores amenazaron incluso con bloquear el acceso o negarse a dejar pasar la comida de los agentes a los barcos,

6. Accesos a la Ciudad Condal

Pese a que las protestas de los independentistas más radicales están previstas por toda Cataluña, Barcelona es el centro de poder más importante para unos y otros. Por eso los grupos más radicales han planteado también cortes de carreteras que supongan el colapso de la circulación y el acceso a la Ciudad Condal. En este punto, serán también los mossos quienes tienen las competencias, pero Interior analiza con detalle los movimientos de los grupos más radicales para que estos cortes no se produzcan.