El presidente de la ANC, Jordi Sánchez, interviene durante la concentración convocada por entidades soberanistas.

El presidente de la ANC, Jordi Sánchez, interviene durante la concentración convocada por entidades soberanistas. EFE

España

La ANC desafía al Gobierno convocando una pegada masiva de carteles en Barcelona

Al evento, convocado para esta tarde a las 18.00 horas entre la Rambla Cataluña y la avenida Diagonal, está previsto que asistan un centenar de voluntarios, incluido el presidente de la asociación, Jordi Sánchez.

La Assemblea Nacional Catalana (ANC) ha convocado para este domingo una encartelada "masiva" en el centro de Barcelona para pegar carteles y repartir información sobre el 1-O.

En un comunicado, ha anunciado que este domingo a las 18.00 horas un centenar de voluntarios de la entidad y su presidente, Jordi Sànchez, acudirán al cruce entre Rambla Cataluña y la avenida Diagonal para pegar carteles sobre el referéndum.

En los últimos días han aparecido algunas iniciativas ciudadanas para pegar carteles del 1-O, después de que la Guardia Civil haya requisado material de la campaña del referéndum y que policías municipales hayan impedido encartelar y hacer actos del referéndum en varias poblaciones catalanas.

De acuerdo con las instrucciones de la Fiscalía todos los cuerpos de seguridad, incluidos los Mossos, deberían impedir la distribución de propaganda. Se trata de la primera ocasión que se plantea un desafío de esta naturaleza en un espacio urbano desde el inicio de la campaña.

Actuaciones del Gobierno

Pese a que el Tribunal Constitucional admitió a trámite la impugnación del referéndum, desde el Gobierno se ha decidido anteponer otras consideraciones, hasta el punto de que la Delegación del Gobierno en Cataluña ni siquiera intenta que los jueces de lo contencioso-administrativo de los partidos judiciales catalanes suspendan los mítines.


A propósito de actuaciones policiales en actos independentistas, fuentes del Ejecutivo afirman que "a 15 días aún" del día D "no es el momento de montar un follón descomunal en un acto con 10.000 personas. No queremos un problema de orden público".