Una diputada de Podemos retira las banderas de España del Parlament.

Una diputada de Podemos retira las banderas de España del Parlament. Reuters

España DEBATE SOBRE EL 1-O

Banderas "hurtadas" para el PP, "trapitos" en paradero desconocido para la CUP

La diputada Ángels Martínez, de Podem, rechaza pedir disculpas como le pide Pablo Iglesias y dice que la única bandera española es la republicana. Andrea Levy (PP) denuncia el "hurto": "¿Se imagina que hubiera pasado si alguien del PP retirara una bandera independentista de un escaño de Junts pel sí?"

Ángels Martínez tiene 69 años y se mueve con dificultad. No es raro verla siendo asistida por algunos compañeros para poder cumplir con su función como diputada de Podem en el Parlament de Cataluña. Por eso a más de uno le sorprendió comprobar cómo se movió sin mayor problema para subir las escaleras del hemiciclo para retirar las banderas de España que los diputados del PP habían dejado junto a las catalanas sobre sus escaños.

Eran alrededor de las 21:30 y Ciudadanos, PSC y PP abandonaban el hemiciclo para no participar en la votación de la ley de referéndum, considerada ilegal por el Tribunal Constitucional. 

La diputada de SíQueEsPot Àngels Martínez no se disculpa

Martínez apretó las banderas españolas en su puño y las dejó en un escaño de la CUP. Minutos después, posaba sonriente con la diputada Eulàlia Reguant, de este grupo, que le agradecía que hubiese quitado las enseña. "Para los que queréis los trapitos que me han dado, ya no los tengo".

A mediodía de este jueves, el paradero de las banderas era un gran misterio. Este periódico se ha puesto en contacto con la CUP sin obtener por el momento respuesta. En el PP tampoco saben dónde están, pero denuncian el "hurto" de los símbolos, que ha merecido incluso el reproche del líder de Podemos, Pablo Iglesias, el superior jerárquico de la diputada Martínez. 

"No nos las han devuelto ni sabemos donde están. Si alguien coge de mi escaño cualquiera de mis pertenencias, en este caso una bandera, es un hurto. Hoy es esto, mañana podrían ser mis papeles porque no le guste lo que vaya a decir en el Parlament", explica Andrea Levy, diputada del PP en el Parlament y vicesecretaria de Estudios y Programas del PP. 

¿Y si fuera al revés?

"No hemos recibido ninguna disculpa", explica. Tampoco de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, que pese a rechazar durante todo el día las principales demandas de la oposición, sí reprendió a Martínez cuando comenzó su particular sustracción de símbolos españoles. "Mi escaño representa a los ciudadanos que me han elegido y ella no los respetó. ¿Se imagina que hubiera pasado si alguien del PP retirara una bandera independentista de un escaño de Junts pel sí? Es un acto que creo merecedor de reprobación", reclama Levy. 

En una entrevista en la Cadena Ser, Pablo Iglesias fue tajante y aseguró sin matices que Martínez debería pedir perdón. "Absolutamente, debería hacerlo. Me pregunta: ¿Debería pedir perdón? Respondo, sí". En el mismo sentido se pronunció Joan Coscubiela, el portavoz de Catalunya sí que es pot, el grupo parlamentario al que pertenece Martínez, pero con el que no se lleva muy bien. La marca electoral agrupa a diputados de izquierda que discrepan sobre el proceso independentista. 

Una diputada de Podemos retiras las banderas de España del Parlament

Para la diputada, la bandera es la republicana

Martínez rechazó pedir disculpas porque para ella la bandera española carece de legitimidad. "La bandera española mía es la republicana, la que luchó mi padre, por la que murieron familiares míos, la que toda la vida he defendido y es mi bandera", dijo al ser entrevistada en Rac1. "Lo que quiero es que vuelva". La republicana, se entiende. 

Martínez sí pidió "perdón", pero por el "espectáculo" dado por los partidos de la oposición que cuestionaron las formas de Forcadell. A la diputada de Podem le pareció mal que los grupos, entre ellos el suyo, "buscasen 30.000 argucias para no discutir políticamente" e intentaran "lo imposible para que no pudieran votar los diputados, para que no pudiesen votar los ciudadanos de Cataluña". 

Entre risas, Martínez, doctora en Ciencias Económicas y vinculada a Attac, ha asegurado que reflexiona sobre su voto en el referéndum del 1 de octubre, ya convocado pero que previsiblemente será paralizado por el Estado. "Iré a votar, con mi marido, muy contenta y muy feliz. Pensaba votar que no, pero como me lo están poniendo tan difícil, igual reconsidero mi voto", ha dicho.