El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con el expresidente José María Aznar.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con el expresidente José María Aznar. Efe

España HUMANISMO Y DEMOCRACIA

Rajoy sigue sin presidente y sin patronos para su alternativa a Faes

Cuatro meses después de su constitución, aún tiene que nombrar a la persona que dirigirá la nueva fundación del PP que competirá con la de Aznar.

Noticias relacionadas

Hace cuatro meses el PP se apresuró a constituir oficialmente una nueva fundación para sustituir a Faes, que José María Aznar desvinculó del partido. Fue en el Comité Ejecutivo del 3 de abril cuando los populares decidieron sentar las bases del que será su próximo laboratorio de ideas.
Aunque en aquella reunión se acordó que la nueva estructura se levantaría sobre la Fundación Humanismo y Democracia -en realidad, una ONG-, todavía no se ha decidido qué patronos formarán parte de la cúpula de la entidad ni quién será su presidente. Según ha podido saber EL ESPAÑOL, se busca para la dirección a algún veterano sin cargo orgánico en el PP y se rechaza de antemano la entrada de miembros natos, como sucedía en Faes.
"El presidente de la fundación será una persona de confianza de Rajoy, y por tanto él será quien la elija", aseguran en el entorno del líder del PP. De momento, nadie se atreve a hacer quinielas sobre candidatos. Se desconoce todavía si Rajoy querrá guardarse la presidencia de honor de esta fundación para el día que salga de Moncloa.

Lluvia de dinero público

Tras el divorcio oficial de Faes, en el PP apostaron rápidamente por crear un think tank capaz de aportar material ideológico con el que rebatir al de sus adversarios políticos, pero también para defenderse de los ataques que le llegan de la fundación que dirige su expresidente de honor. Ahora bien, en la sede nacional del PP también recuerdan que hay otra razón de peso para levantar una fundación: las subvenciones que se destinan para su funcionamiento.
Aunque el presupuesto de dinero público para fundaciones se ha ido reduciendo ejercicio tras ejercicio a causa de la crisis, sigue habiendo ayudas que son muy bien recibidas por los partidos, necesitados de mantener grandes estructuras.
La fundación que preside Aznar, por ejemplo, recibía 1,2 millones del Ministerio de Cultura en 2012, pasó a 758.081 euros en 2013 y a 658.507 en 2015. Pero también tenía subvenciones del Ministerio de Exteriores, que inyectaba unos 500.000 euros anuales.

La sombra de Aznar, "muy alargada"

No obstante, en Génova esgrimen que es una "cuestión de prestigio" tener su propio laboratorio de ideas y poder ocupar el vacío que ha dejado Faes para ellos. Los populares son conscientes de que la sombra de Aznar al frente de su propia Fundación es "muy alargada".
La puesta a punto de la sucesora de Faes es una de las tareas que tendrá que resolver el PP a partir de septiembre, cuando la legislatura retome su curso. Cuatro meses después del anuncio de su inminente puesta en marcha, todavía hay más incógnitas que certezas.