El extesorero del PP Rosendo Naseiro momentos antes de comparecer hoy en la comisión del Congreso

El extesorero del PP Rosendo Naseiro momentos antes de comparecer hoy en la comisión del Congreso Emilio Naranjo Efe

España COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN

El primer tesorero del PP: "A veces en un mitin le daban un talón a Fraga"

Rosendo Naseiro recuerda la entrega de un "cheque con muy poquito dinero" que le dieron "a los escoltas". 

Tensa y surrealista. La segunda sesión de la comisión de investigación de la presunta financiación irregular del PP ha arrancado este jueves a las nueve de la mañana con la comparecencia del primer tesorero del Partido Popular: el octogenario Rosendo Naseiro, que presentaba serias dificultades para seguir la tónica de una reunión de estas características.

El primer tesorero del PP: "A veces en un mitin le daban un talón a Fraga"

La primera parte de la sesión se convirtió en un continuo rifirrafe entre el primer guardián del dinero de Génova y el diputado socialista Felipe Sicilia, que preguntó una y otra vez al del PP si era él quien consentía que se pidiera dinero a empresas para financiar al partido. Fue antes de preguntar el diputado ERC Joan Tardá cuando Naseiro reconoció que "a veces ibas a un mitin y le daban un talón a Fraga".

Minutos después, cuando el parlamentario de ERC repreguntó sobre el destino de aquellos talones que Fraga recibía en mítines, Naseiro se amparó en que no escuchaba bien para intentar evitar la pregunta. Más tarde respondió que ni él ni Fraga se llevaban "un duro porque no lo necesitábamos". El extesorero habló en particular de recibir un talón "que tenía muy poquito dinero" y no fue a parar a las arcas del partido. "Se lo dieron a los escoltas".

Durante toda su intervención, el octogenario culpaba a los diputados intervinientes de que la comisión de investigación "parece un tribunal donde estás siendo culpado" y se empeñó en dejar en acta que él nunca pidió "dinero a nadie. Ni a ninguna empresa ni a ninguna persona particular". Además, renegó de cualquier financiación ilegal del partido cuando él era el guardián de sus cuentas y se fue del Congreso de los Diputados sin decir ni una sola palabra a la prensa que le preguntaba cómo se había sentido.

Tras Naseiro, le tocó el turno a Ángel Sanchís, que reconoció abiertamente que él mismo había "pasado la gorra" a militantes en cenas celebradas en casas donde acudía el entonces presidente del partido Manuel Fraga. Este extesorero, que dijo en sede parlamentaria que Fraga "murió pobre, pobre, pobre", ha intentado dejar claro que ni él ni su presidente financiaron ilegalmente al partido durante el tiempo que él gestionaba las cuentas.