Cristina Cifuentes e Ignacio Aguado en una imagen de archivo.

Cristina Cifuentes e Ignacio Aguado en una imagen de archivo. Efe

España Política

El plantón de Cifuentes a Aguado agrava las desavenencias entre PP y Cs en Madrid

La presidenta se borró a última hora de la reunión del acuerdo de investidura y envió a su número 2.

Noticias relacionadas

Esta mañana, el líder de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, esperaba encontrar a Cristina Cifuentes al otro lado de la mesa. Estaba programada su reunión semestral para analizar el acuerdo de investidura que hace posible el Gobierno del PP en la región.

Para su sorpresa, se topó con la ausencia de la presidenta, que mandó como recambio a su número dos y consejero de Justicia, Ángel Garrido. Cuando los representantes de la formación que dirige Rivera supieron que Cifuentes no iba a comparecer esta mañana, se levantaron y se fueron. Mientras tanto, la líder de los populares acudía a la toma de posesión del nuevo rector de la Universidad Autónoma de Madrid.

Enfrentamiento en la bancada

Acaban de cumplirse dos años de Gobierno. De momento, y según ha explicado Aguado en varias ocasiones, el acuerdo de investidura va por buen camino. El apoyo de los naranjas es firme. A pesar de la corrupción que supura el PP, Cifuentes ha cumplido. Mientras no sea imputada, no tiene que irse. Lo mismo sus consejeros y diputados, algunos de los cuales ya han abandonado por alcanzar este extremo.

Aunque los papeles siguen firmados, el enfrentamiento entre Ciudadanos y Partido Popular es cada más agrio, sobre todo en el discurso. El plantón de Cifuentes a Aguado ha terminado por enfangar todavía más la relación entre los dos líderes políticos.

Poco después de ser erigido el Gobierno del PP en Madrid, Aguado dijo que haría una oposición constructiva, pero sin dejar de ser precisamente eso: oposición. En el debate sobre el Estado de la región de este año, el portavoz del grupo de centro tachó al Ejecutivo de Cifuentes como "el Gobierno de la propaganda". En lo personal, tildó a la presidenta como sólo capaz de funcionar "con titulares".

El informe de la Guardia Civil

Luego llegaron el informe de la Guardia Civil y las informaciones que vinculaban a Cifuentes con un presunto delito de malversación y cohecho. Aguado, que volvió a sostenerla con sus votos -"lo haré mientras no sea imputada"-, la atizó en cada uno de los debates en la Cámara.

En una entrevista con este periódico, se refirió a Cifuentes como la política que "nunca podrá ser bandera de la regeneración". "Ahora la sombra de la corrupción se cierne sobre ella. Lo dice la Guardia Civil, creo que es motivo más que suficiente para estar alerta. No puede aparecer en los medios como si fuera nueva. No nos fiemos del PP", relató Aguado.

Por su parte, Cifuentes considera que el líder naranja está tratando de rentabilizar la corrupción del PP metiéndola a ella de por medio. "No voy a permitir que se juegue con mi honestidad", ha recalcado en más de una ocasión.

Según explican fuentes de Ciudadanos, la presidenta, aparte de haberlos plantado, no ha ofrecido otra posible fecha de reunión.