Sánchez en su acto de este sábado en Madrid.

Sánchez en su acto de este sábado en Madrid. EFE

España PRIMARIAS DEL PSOE

El equipo de Susana Díaz teme que Pedro Sánchez no acepte el resultado si pierde por poco

El entorno del candidato recuerda que aceptó las normas de votación y que no contempla perder.

Noticias relacionadas

La campaña electoral en el PSOE termina como comenzó. Con los dos favoritos mirándose de reojo y con muchas dudas sobre el futuro. Tanto la candidatura de Pedro Sánchez como la de Susana Díaz creen que van a ganar las primarias por el liderazgo del PSOE. Por su parte, Patxi López, el tercer candidato, dijo este sábado haber ganado ya, pero moralmente. Como siempre, antes de la jornada de votación, todos ganan, de un modo u otro

Pero, ¿qué hará el que pierda? El equipo de Susana Díaz se teme lo peor. Varias fuentes consultadas en su equipo creen que su rival no aceptará el resultado. "Nos tememos que la monten. Han ido dando pistas durante todo el proceso: han hablado de tongo, de juego sucio y desacreditado a la Gestora desde el principio", explica un colaborador cercano a la presidenta andaluza. 

Este sábado, el augurio se multiplicó por mensajes y whatsapp entre partidarios de la candidata en los que se aludía a una reciente reunión del equipo de Sánchez en la que se habría reconocido la posibilidad de una derrota, así como barajado posibilidades sobre cómo encararla. Entre ellas cabe la petición de recuento o la denuncia de fraude electoral, pero también considerar que el resultado no refleja el sentir de la militancia como paso previo a dar la batalla en el congreso federal y los regionales, que se celebrarán en las próximas semanas.  

Consultados por este diario, responsables de la campaña de Sánchez desmintieron categóricamente ese temor. "Nadie ha hablado de eso", explica uno de los integrantes del núcleo duro de Sánchez. "Tenemos interventores y apoderados en todas las mesas, como es nuestro derecho. Las normas de votación son muy claras y estamos de acuerdo con ellas", explica esta fuente. Esas normas (aquí en pdf) incluyen el derecho al voto secreto en cabinas o lugares apartados, así como un sinfín de indicaciones sobre las urnas, los horarios y las posibles reclamaciones.

Sin embargo, la advertencia de Sánchez de que si gana Díaz hay riesgo de "involución democrática" y las constantes dudas sobre el proceso expresadas por su equipo (en cuanto a la neutralidad de la Gestora, la financiación o el censo) llevan al equipo de Díaz a esperar cualquier cosa. 

La derrota ajustada que espera Díaz

La previsión del equipo de la presidenta andaluza es una victoria ajustada, más si la participación se dispara. Pero no contemplan perder. Quien este sábado pudo hablar con Díaz asegura que estaba muy tranquila y confiada en el resultado y que además no mostraba signos de estar preocupada con cómo encarará Sánchez su derrota, si se produce.

Díaz y su equipo creen que Andalucía, donde militan un cuarto de los socialistas de España, responderá con más votos que avales y que allí Díaz tendrá un gran resultado que le permitirá afrontar derrotas seguras en Cataluña, la Comunidad Valenciana o Galicia. El equipo de Díaz confía en reducir la diferencia de votos en las derrotas que esperan en la Comunidad Valenciana y Cataluña, donde Díaz ya perdió en avales, y siguen expectantes la evolución en Madrid y en Murcia, dos comunidades donde ganaron en avales pero donde Patxi López tiene aparato.

¿Qué harán los votantes de Patxi López?

Lo que harán los votantes del exlehendakari es una incógnita, aunque el equipo de Díaz confía en que supere el número de avales que tuvo, algo que podría cimentar la victoria de la candidata andaluza. En ese sentido, el acto del diputado vasco de este viernes en Madrid (donde "estuvieron todos los que tenían que estar", según un susanista) podría apuntar a un resultado discreto, pero digno para el tercer candidato. 

Por su parte, Sánchez está convencido de que ganará en prácticamente todas las comunidades autónomas y que Andalucía será clave en su victoria. Sánchez sabe que allí va a perder, pero espera ampliar sus apoyos al contar con detractores de Díaz. También cree que la candidata forzó demasiado la máquina al pedir avales y que algunos de ellos, que habrían firmado obligados por ella, no le votarán. Sánchez confía en arrasar en Cataluña y en ganar en Madrid, con un buen resultado en la Comunidad Valenciana y dignos resultados en Castilla-La Mancha y Castilla y León para cimentar su victoria.