José María Aznar en una imagen reciente en Washington.

José María Aznar en una imagen reciente en Washington. Efe

España ACTO INAUGURAL

Aznar apuesta por un "Estado fuerte" que "garantice las normas y que las reglas se cumplan"

El expresidente alerta del auge de los populismos: "Deben perder en los programas de los partidos políticos".

En mitad del tsunami de corrupción que ha vuelto a instalarse en la sede del Partido Popular, su expresidente de honor inauguraba un acto sin querer hacer declaraciones sobre el difícil escenario que atraviesa su partido. Siguiendo su tónica habitual, José María Aznar se limitó a lanzar algún mensaje a navegantes y, en un momento de su intervención, pidió un Estado "fuerte" -"que no es sinónimo de grande"- que garantice "las normas" y "que las reglas se respeten y se cumplan".

Aznar quiere un Estado fuerte

En el evento, donde también participaron el columnista de EL ESPAÑOL, Daniel Lacalle y el autor del informe Índice 2017 de Libertad Económica James Roberts, Aznar aseguró que "la combinación de poder económico y poder político en las mismas manos es la fórmula segura para llegar a la tiranía y a consagrar la corrupción como método de asignación". Por ello, el expresidente del Gobierno apuesta por "no difuminar la relación que existe entre la economía de mercado, la democracia representativa y el estado de derecho".

Aznar, que llegó acompañado de su mujer Ana Botella, recordó que España en particular y Europa en general atraviesan "momentos cruciales" por el auge de los populismos. "El domingo pudimos dar un resoplido de tranquilidad", por la victoria de Macron en Francia, "pero no no olvidemos que todos los populismos, de izquierda y derecha, son enemigos de la libertad económica. Todos sitúan demagógicamente la libertad económica en el centro de todos los males que padecemos".

El presidente de Faes lanzó un aviso a su sucesor en el Partido Popular, Mariano Rajoy: "Los populismos no solo deben perder en las urnas, sino también en los programas de los partidos políticos y en la opinión pública". Por eso pidió "reafirmar los principios" de quienes "defendemos que la libertad económica es el motor del éxito de cualquier país".

Antes de dar paso a la conversación entre Lacalle y Roberts, Aznar lanzó otra advertencia a los miembros del actual Gobierno: "Seguir apostando por la libertad y mantener una agenda de reformas ambiciosas es la única vía para consolidar un crecimiento económico capaz de generar empleo de calidad". Porque España y Europa, aseguró, "vive momentos cruciales para mantener en el tiempo los niveles de bienestar y de prosperidad que hemos logrado y que la crisis económica ha puesto en entredicho". Por ello, "como sociedad cometeríamos un gran error si pensamos que los resultados cíclicos de la economía están garantizados por la inercia de la historia".