Una de las imágenes de la supuesta brutalidad policial difundida en las redes sociales.

Una de las imágenes de la supuesta brutalidad policial difundida en las redes sociales.

España Desalojo en Parla

Una víctima de supuesta brutalidad policial denuncia a los antidesahucios por agresión

Los activistas, que usaron fotos de la mujer ensangrentada para reivindicar su causa, fueron los que le pegaron, según la demandante.

Alejandro Requeijo Daniel Montero

María G.L., vecina del municipio madrileño de Parla, salió de su casa el pasado 16 de febrero con intención de hacer la compra. Cuando bajó al portal, se topó con una protesta de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), concentrada en el bloque para oponerse al desalojo de otros inquilinos. Minutos después comenzaron a difundirse en las redes sociales fotos en las que se veía a María, de 73 años, rodeada por varios policías y con la cabeza ensangrentada. La imagen sirvió al movimiento antidesahucios para denunciar en Twitter la “brutalidad policial”. Sin embargo, la versión que la señora ofreció después en comisaría fue muy distinta.

El atestado de la denuncia al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL relata que “estas personas que se encontraban reunidas en forma de protesta y en contra de las acciones policiales le impidieron salir de su portal reteniéndola junto a ellos, amedrentándola para que no intentara salir y así implicar a la diciente como una protestante más”. “Alguno de ellos se refirieron a ella con insultos tales como hija de puta, zorra y más improperios y le golpearon en la espalda y brazos cuando quería abrir la puerta del portal”, añade el documento policial.

Algunos tuits sobre la brutalidad policial difundidos por los antidesahucios.

Algunos tuits sobre la brutalidad policial difundidos por los antidesahucios.

Para cuando esta señora acudió a comisaría, su imagen ya había sido difundida por las redes. Se había convertido en una heroína involuntaria del movimiento antidesahucios. A su foto entre policías y con sangre en la cabeza le acompañaban comentarios como “ahora mismo le han abierto la cabeza a una señora por intentar evitar el desahucio. Basta ya!!!!” o “@policia utiliza extrema violencia intolerable que no se defienda a familias con niños”. Estas protestas fueron publicadas al menos por las cuentas de la PAH Valencia (8.900 seguidores en Twitter), la PAH Parla (2.500) u Obra Social Tetuán (250).

Según relató la señora ante la Policía, esta versión era “falsa”  y esas fotos con su correspondiente mensaje se estaban difundiendo sin su consentimiento. El atestado narra que “cuando los agentes comenzaron el desahucio, la denunciante arrinconada por las personas protestantes sintió un fuerte empujón, usándola como escudo contra los policías, ocasionándole que se cayera al suelo de espaldas cuando justo los policías se encontraban muy cerca de ella, si bien pudo ver que los agentes rápidamente se colocaron cerca de ella para que esta no se cayera al suelo e impedir daños mayores, si bien ante el tumulto de gente, la diciente cayó y se golpeó la cabeza contra el suelo”.

Tras ser  desalojada del lugar por los agentes, esta mujer fue trasladada al centro médico Hospital Infanta Cristina donde se le extendió un parte médico. En su denuncia, María G.L. solicitó “que se tomen las medidas oportunas y contra los autores de los hechos”. Los congregados eran “en su mayoría” de las plataformas PAH de Parla y de Madrid-Centro.

Extracto del atestado de la denuncia en el que la señora desmiente la agresión policial.

Extracto del atestado de la denuncia en el que la señora desmiente la agresión policial.

La PAH niega la agresión

Tras la publicación de esta noticia, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Parla ha emitido un comunicado en el que niega haber agredido a la mujer. Sin embargo, en sus explicaciones no aclaran por qué usaron su fotografía en las redes sociales en contra de su voluntad para denunciar una presunta brutalidad policial que la señora negó en comisaría. Según la PAH, los activistas concentrados decidieron formar un "muro humano" compuesto por alrededor de unas 50 personas, sentadas a la entrada del portal. Su objetivo era evitar el desalojo de una vecina y sus dos hijas de 7 y 5 años de edad.

Según su versión, María G.L. bajó al portal "cuando sólo quedaban alrededor de unos 6 activistas". "Una vecina de unos 60 (en realidad tiene 73) años de edad intenta salir del portal y es advertida por las compañeras que estaban sentadas aún de lo que estaba ocurriendo" y "al salir del portal la vecina es empujada por un miembro de la Unidad de Intervención Policial contra el suelo, versión dada por varias activistas que han sido testigos de los hechos".

Desde PAH Parla piden a la Policía y a la Delegación del Gobierno de Madrid la difusión pública de estas imágenes. "Sabemos que fueron grabadas por las unidades policiales allí desplazadas", añaden desde la plataforma al tiempo que denuncian que "durante el desalojo diversas activistas sufrieron contusiones y golpes de diversa consideración".