De las bombas que no estallaron el 11-M

De las bombas que no estallaron el 11-M Mariano Gasparet

España Elaborado por la brigada de Pino

La Policía dice que no encuentra el informe secreto del 11M

Interior acoge a los policías de la BARC en un gabinete de la Secretaría de Estado dirigido por un guardia civil

Alejandro Requeijo Daniel Montero

La Policía Nacional busca y por el momento no encuentra los informes policiales que, de forma secreta, elaboró la brigada creada por el ex número dos de la Policía, Eugenio Pino. El mando policial afirmó que esa estructura, bajo sus órdenes directas, había revisado casos como el 11M, la muerte de Marta del Castillo, o el chivatazo a ETA en el bar Faisán. No obstante, los nuevos responsables del Cuerpo “no han podido verificar aún la ubicación de los documentos”, según informan a EL ESPAÑOL fuentes policiales.

Han pasado 48 horas desde que Pino desvelase la existencia de esos trabajos. “Yo encargué a la Brigada de Resolución de Casos que hiciera un informe (sobre el 11M) y ahí está. Le encargué lo del Faisán, y ahí está. Encargué lo de Marta del Castillo, porque no se puede permitir que un Estado no entregue el cadáver a un padre de una hija muerta”, dijo en su entrevista con el El Mundo. Ofrecía incluso algunos detalles de alguno de ellos como es el caso del que afecta al 11M: “Algunas cosas que fueron determinantes para argumentar una serie de teorías que verdaderamente se diluyen”.

Pino dijo que no los leyó

No obstante, el ex número dos de la Policía, jubilado desde junio, afirmó hablar de oídas. Según dijo, no ha leído esos informes, pero pedía al Ministerio del Interior que los desclasificase al afectar a cosas ya juzgadas. Sin embargo, en la Policía aseguran que no los encuentran. En caso de estar en alguna parte, su custodia correspondería a los agentes que integraban la llamada Brigada de Análisis y Revisión de Casos (BARC) dependiente de la Dirección Adjunta de la Policía que dirigía el propio Pino.

Esta unidad, que actuaba de forma secreta sobre investigaciones tanto abiertas como ya cerradas, estaba compuesta por algo más de una decena de agentes, todos ellos dirigidos por una comisaria de la máxima confianza de Pino. Tal y como adelantó este periódico, el nuevo director adjunto de la Policía, Florentino Villabona, tomó la decisión de desmantelar esta estructura que ya llevaba meses en el punto de mira de los nuevos responsables de la Policía Nacional.

Una sección nueva

Otras fuentes consultadas por EL ESPAÑOL han precisado que todos los integrantes de la BARC seguirán juntos y no serán repartidos en diversos destinos dentro del Cuerpo. En su lugar, serán acogidos en el organigrama del Ministerio del Interior, concretamente en la Secretaría de Estado de Seguridad que dirige José Antonio Nieto. Las fuentes consultadas indican que su nueva ubicación es un Departamento de reciente creación sobre personas desaparecidas, una temática que ya existe en la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), integrada en la Comisaría General de la Policía Judicial.

En concreto, los policías ya exintegrantes de la BARC, pasarán a depender del Gabinete de Coordinación y Estudios dirigido por un coronel de la Guardia Civil con dilatada experiencia en materia de gestión en el Ministerio del Interior que ya desempeñaba esa función durante los años convulsos del ministro Fernández Díaz.