Bárbara Rey, en una imagen de archivo de agosto de 2014.

Bárbara Rey, en una imagen de archivo de agosto de 2014. Getty

España

El CNI pagó el silencio de Bárbara Rey con fondos reservados en una cuenta en Luxemburgo

Un espía del CESID se reunió con la actriz y le ofreció 26 millones al mes para que no desvelara su relación con Juan Carlos I.

Miembros del CNI pagaron a Bárbara Rey con fondos reservados para comprar su silencio entre 1996 y 1997. Según publica OK Diario, un espía se reunió con ella en una cafetería de Madrid y le ofreció tres millones de euros (500 millones de pesetas) en pagos de 26 millones de pesetas al mes a cambio de que no hablara de la relación que mantenía con el rey Juan Carlos I.

El CNI abrió una cuenta el 25 de septiembre de 1996 en Kredietbank Luxembourg a la que transfirieron un primer pago, según acredita el diario. La cuenta, a nombre de la sociedad off shore W. K. Dibiapur, era una 'compte kt plus', un servicio de mayor remuneración financiera, y tenía contratado el uso de “seudónimos” para cualquier operación de imposiciones o transferencias.

Según una fuente del antiguo CNI (CESID), el dinero que se ingresaba en ésta y en otras cuentas abiertas para pagar este silencio provenía de fondos reservados, una partida que no están obligados a justificar.

El diario se ha puesto en contacto con Barbara Rey quien ha negado que recibiera ningún dinero. "Si alguien la abrió y la usó sabrá qué hizo con el dinero. Nunca he estado en Luxemburgo en ese banco. Yo no sé nada ni quiero meterme en líos. Ya me han hecho demasiado daño”, aseguró.

Lo que sí reconoce la actriz es la reunión con el espía que propuso comprar su silencio con dinero a cambio de un maletín con cintas de vídeo en las que supuestamente había grabado al rey.

Un año después, en 1997, Barbara Rey presentó una denuncia en una comisaría por presiones, amenazas de amigos de Juan Carlos I y del servicio secreto y el robo de una caja con cintas de su casa. Nadie investigó. Y la cuenta en Luxemburgo se canceló.

Un antiguo espía del CESID insiste en que esa cuenta no fue la única: "No sólo en Luxemburgo, también en Suiza habíamos abierto cuentas secretas a nombre de identidades falsas y de sociedades interpuestas. Incluso, antes del verano de 1997 salieron de nuestra sede 40 millones de pesetas de los fondos reservados para comprar voluntades en el caso Bárbara Rey. El destino del dinero lo desconozco".

De hecho, el CNI se tomó los problemas económicos de Bárbara Rey como "un asunto de Estado de alto riesgo".

"Sabíamos que debía la hipoteca de su casa, que tenía deudas con amigos e, incluso, que había pignorado sus joyas, excepto una que le había regalado Su Majestad. Si aquellas grabaciones caían en manos no apropiadas podían desestabilizar a las más altas instancias del país", reconoce a OK Diario un ex alto cargo del antiguo CESID.

Bárbara Rey también niega que recibiera ese dinero: "Si esas cantidades fueran para comprarme, les habría salido muy barata". Sobre si fue un primer pago es contundente: "Tampoco. Él nunca movió un dedo por mí".