Vista general de la cabecera de la manifestación.

Vista general de la cabecera de la manifestación. Efe

España

Podemos y la gestora del PSOE compiten en las calles por su cercanía a los sindicatos

Pablo Iglesias, Alberto Garzón, Mario Jiménez o Ángel Gabilondo acuden a la protesta de CCOO y UGT. 

Varios miles de personas se manifestaron este domingo en Madrid contra la política laboral del Gobierno del PP. A la protesta, convocada por UGT y CCOO, acudían, entre otros, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el portavoz de la gestora del PSOE, Mario Jiménez. Con su presencia y su actitud, los representantes de ambas formaciones compitieron por su cercanía a las dos grandes centrales sindicales. 

La protesta no fue tan multitudinaria como se esperaba. Según los convocantes, hasta 30.000 personas asistieron a la protesta. Los líderes sindicales Pepe Álvarez, de UGT, e Ignacio Fernández Toxo, de Comisiones Obreras, portaban la pancarta cuyo lema decía "las personas y sus derechos lo primero". Durante el recorrido, entre la plaza de Neptuno y el Teatro Alcázar de Madrid, se han escuchado diferentes gritos a favor de "la lucha de la clase obrera". Banderas republicanas y de los sindicatos han puesto el colorido entre los manifestantes.

Iglesias: es un "honor" estar aquí

Antes de iniciar la marcha, Pablo Iglesias decía que "es un honor estar aquí junto a los trabajadores" para articular "una oposición social y popular al Gobierno del PP". Luego, durante la marcha, el líder de Podemos se movió junto a otros miembros de su formación, como Irene Montero, Rafa Mayoral o Alberto Rodríguez. Todos estos diputados del partido morado marcharon con los trabajadores de la planta de Coca-Cola en Fuenlabrada, a los que ya respaldaron recientemente frente a la sede del PP. Horas después, el partido incluso publicaba un vídeo sobre Iglesias en la calle. 

Por su parte, los asistentes del PSOE también quisieron remarcar su posición junto a los representantes de los trabajadores y contra el Gobierno de Mariano Rajoy. Así, Mario Jiménez se colocaba en la segunda fila después de la pancarta, muy cerca de los líderes sindicales. Y después, cuando la comitiva llegaba a su destino, el propio Jiménez y otros como Rafael Simancas o Ángel Gabilondo se ubicaban muy cerca del escenario.

Discursos finales

Al final de la manifestación se subieron a la tribuna diferentes representantes sindicales. El líder de UGT, Pepe Álvarez, insistía en que "hay motivos para estar hoy aquí", pedía el aumento de la cuantía de las pensiones, ha reclamado que crezcan los salarios y anunciaba más movilizaciones. 

Álvarez agradecía la presencia de los partidos (PSOE, Podemos, En Marea, Compromís, En Comú Podem) y les pedía que también les respalden con propuestas en el Congreso de los Diputados. Para terminar, lanzaba un "viva la clase obrera".

Álvarez y Toxo, durante su comparecencia ante los medios.

Álvarez y Toxo, durante su comparecencia ante los medios. Efe

Por su parte, Ignacio Fernández Toxo decía que la marcha forma parte de "un proceso que tiene que culminar con la erradicación de la pobreza" y con diversas mejoras en las leyes laborales. El secretario general de Comisiones Obreras también agradecía su presencia a los partidos "de izquierdas" que "forman una mayoría".

Toxo recordaba que "hubo una oportunidad para un gobierno que cambiase el signo de la política, pero no fue posible, no voy a entrar en por qué". "Pero ahora hay una mayoría en el Parlamento que tiene que ser sensible a la ciudadanía", agregaba. Después, pedía el aumento del poder adquisitivo de los trabajadores, reducir la pobreza energética o crear una banca pública. Medidas destinadas, según él, "a recuperar el estado social". Algo para lo que también reclamaba y anunciaba "más movilizaciones".