Mariano Rajoy, Carlos Lesmes (i) y  Francisco Pérez de los Cobos aplauden a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, en el acto celebrado hoy

Mariano Rajoy, Carlos Lesmes (i) y Francisco Pérez de los Cobos aplauden a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, en el acto celebrado hoy Chema Moya Efe

España REFORMA CONSTITUCIONAL

Rajoy se abre a reformar la Constitución si los partidos pactan "qué temas no se tocan"

El PP considera que se puede analizar la Carta Magna partiendo de la base de qué materias son innegociables, como la soberanía nacional. 

Noticias relacionadas

El presidente del Gobierno se ha mostrado abierto a modificar la Constitución, pero quiere consensuar con los demás partidos con representación parlamentaria qué temas se tratan "y qué temas no se tratan". A su llegada a los actos que el Congreso celebra por el día de la Carta Magna, Mariano Rajoy ha adelantado que "claro que se puede reformar, ya se ha hecho dos veces". Sin embargo, el líder del PP cree que lo primero que hay que preguntarse es "qué se quiere reformar".

Cambios, sí, pero pactados de antemano. "Hay que fijar con claridad qué se va a preservar". Para Rajoy, es fundamental blindar "la unidad de España; la soberanía nacional; la igualdad de los españoles; hay que defender sus derechos y libertades fundamentales; nuestra pertenencia en la Unión Europea y la sanidad, la educación y las pensiones". 

Hablan los representantes políticos sobre la Constitución

A partir de ahí, el presidente del Gobierno tiende la mano a los demás partidos que piden actualizar una Carta Magna redactada hace 38 años. "Son los pilares básicos de nuestra convivencia y hay que saber lo que queremos y lo que no queremos. Hay algunas operaciones en la vida en las que hay que saber el principio y el final".

Acompañado de su Ejecutivo al completo, Mariano Rajoy ha hecho un balance del primer mes de su mandado ya sin estar en funciones y lo ha calificado como "muy satisfactorio". En él se incluye el acuerdo de techo de gasto con PSOE y Ciudadanos y el paquete de medidas para subir impuestos en alcohol, tabaco y bebidas azucaradas que los conservadores cerraron con los socialistas.