Empresas REPORTAJE DE OMICROMO

Un sueño para muchos se hace realidad: cerveza ultrafría en 30 segundos

12 junio, 2021 11:07

Lo que comenzó como un trabajo más en una asignatura cualquiera de la universidad, se convirtió enel proyecto de sus vidas. Una nevera capaz de enfriar líquidos en segundos les ha hecho pasar por algunos canales de televisión de España y despertar el interés de los medios de comunicación de todo el mundo, un invento que esperan traer pronto al país.

No es para menos, porque cuando el calor aprieta -y en según qué zonalo hace de verdad- beber una cerveza o refresco a baja temperatura ayuda a soportar mejor la situación. El clásico anhelo deno tener que esperar a que se enfríe el contenido de la lata o botellapuede estar más cerca de desaparecer que nunca.

"El proyecto de clase consistía en presentar una innovación y en enseñar cómo se podría llevar a cabo. No había que hacerlo físicamente", explica a OMICRONO Santiago Schmidt, uno de los tres creadores del proyecto. Así que se fueron a la calle y se dieron cuenta de la gran cantidad de frigoríficos llenos de bebidas que había en todos los comercios. Muchas veces incluso no dan abasto y finalmente el comprador se da la vuelta.Nadie quiere beberse una cervezacaliente.

Tras sumergir una lata de refresco en nitrógeno líquido para presentar el proyecto delante de sus compañeros y demostrar empíricamente que realmente no lograba enfriar el líquido, se pusieron manos a la obra junto a profesionales. Al equipo original de los tres creadores de la idea se sumaron un par de ingenieros -uno mecánico y otro electrónico- que3 años más tarde dieron como resultado a Chill It, una máquina que logra enfriar una bebida en tiempo récord. En concreto, pasa de 25 a 3 grados en 30 segundos exactos.

Enfriar en 30 segundos

La inmersión fallida de la lata ocurrió en el año 2015 y no fue hasta el 2018 cuando Chill It cogió finalmente forma. "En el camino estuvimos trabajando con otros ingenieros [antes de los que forman el equipo actual], perosiempre llegábamos a calles sin salida". Bien porque fueran soluciones muy caras, con un coste energético inasumible o ambas.

"Hasta que dimos con esta solución y las personas correctas", comenta Schmidt. Cuando en 2018 finalmentedieron con el método de enfriamiento correctosalieron a buscar inversores que respaldaran todo el proyecto. Dieron con el adecuado y durante todo ese año estuvieron afinando la máquina. "Nuestro sistema se basa en elhardwarey cualquier cambio, por pequeño que sea, es muy complejo. Hay que soldar un componente en la placa y comprobar que todo va funcionando".

Para finales de ese año ya tenían un prototipo muy básico pero ya fiable y que funcionaba como se esperaba."Nuestro objetivo era enfriar bebidas en un minuto. Y esa máquina lo conseguía en 20 o 25 segundos". Todo un logro. "Fue increíble y presentamos nuestra patente de invención".

Como si de cualquier otra tecnología se tratara, los siguientes pasos fueron dedicados a ir puliendo detalles y a la construcción de una máquina más presentable. "Eso lo conseguimos a mediados del 2019", apuntaSchmidt. Algo queles ha permitido ir presentándosela a potenciales clientes.

Pero a esta máquina le rodea un halo de misterio. Los abogados que llevan todos los temas relacionados con las patentes, funcionamiento e inversores"nos tienen prohibido hablar sobre cómo funciona". Los detalles sobre su funcionamiento son realmente escasos y tan solo indican que "es algo muy simple, no te imagines un reactor nuclear ni nada parecido".

"La máquina lo único que usa es electricidad", respondiendo a la cuestión sobre si emplea algún tipo de químico que logre rebajar la temperatura de forma tan repentina. "A nivel energético, reduce el consumo de electricidad si lo comparamos con las máquinas frigoríficas tradicionales".Aproximadamente ahorra un 60% de energía.

Esta notable rebaja en la factura de la luz se consigue principalmente "porque enfría bajo demanda". El compresor en una máquina tradicional está funcionando todo el día, mientras que el sistema que emplea Chill It tan solo funciona bajo demanda."Da igual que sea una botella de plástico, una de vidrio o una lata de aluminio". Basta con introducir el envase en la máquina, esperar 30 segundos (o menos) y sacarlo.

Hasta bajo cero

En cuanto a las especificaciones de la máquina enfriadora,Schmidt nos ha contado queincluso puede llegar a temperaturas bajo cerosi se deja el tiempo suficiente. "Los refrescos, por ejemplo, se congelan". Algo que suele arruinar la bebida si está carbonatada y no es de recibo para los compradores. En cambio, existen otros productos como la cerveza que al llevar alcohol sí se pueden bajar unos ciertos grados por debajo del cero.

"No hemos probado a bajar más la temperatura porque no le vimos el uso para las bebidas", afirma. En la práctica, Chill It es capaz dedisminuir la temperatura desde los 25 a 3 grados en 30 segundos exactos. "Las pruebas que hacemos se realizan siguiendo la normativa vigente para los laboratorios, que es lo que te piden las empresas".

Algo que les preocupa mucho a estas últimas es si se pierde algún tipo de propiedad o si se añaden o desvanecen sabores en el tiempo de enfriamiento. "Algunas de las empresas con las que hemos estado hablando han enviado catadores profesionales para comprobar que, efectivamente,el sabor es indistinguible de una bebida enfriada con el método tradicional o con Chill It".

La pandemia retrasó su proyecto muchos meses debido a las diferentes olas y a las complicaciones sanitarias que llevaron al cierre de fronteras. "El 2020 lo dedicamos casi en exclusiva al desarrollo de las máquinas yen un par de meses estaremos listos para ponerlas delante de los organismos reguladores de España". Para que comprueben la seguridad de Chill It desde el punto de vista sanitario, medioambiental y eléctrico.

Máquina para enfriar latas

Actualmente, el equipo se encuentra residiendo en nuestro país,"aquí tenemos algunas empresas interesadas en Chill It y estamos también viajando mucho por Europa y Estados Unidos". La idea es que cualquier persona pueda usar la máquina y para ello están inmersos en ese proceso de certificación con los estándares más altos. Que, en definitiva, sea el propio usuario el que ponga la bebida dentro de Chill It para que se enfríe.

O incluso ir más allá con máquinas capaces de enfriar más de una lata. "Tenemos un prototipocapaz de trabajar con 6 al mismo tiempo". Esto es especialmente interesante para bares, restaurantes o cualquier otro comercio que necesite de un flujo de enfriamiento mucho mayor. "El 2022 será un gran año para Chill It y muy pronto veremos la máquina en la calle".