Baloncesto

Mundo Deportivo acusa a la Euroliga de tongo por el horario del Madrid en la última jornada

El diario catalán vuelve al ataque. Mundo Deportivo acusa de adulterar la máxima competición continental de baloncesto a la Euroliga. Los horarios de la última jornada de la fase regular ha provocado que desde Barcelona se vea un trato de favor hacia el Real Madrid. Continúan los lloros en la Ciudad Condal.

31 marzo, 2018 12:35

Noticias relacionadas

La próxima semana tendrá lugar la disputa de la última jornada de la fase regular de la Euroliga. Dicha jornada tendrá lugar durante los días 3 y 4 de abril, es decir, en días diferentes. Los ocho primeros equipos ya están en la próxima ronda. Lo que no está aclarado aún es en la posición que estos accederían, por tanto, no son seguros los cruces de cuartos de final que tuvieran lugar al inicio de los playoffs de la competición.

De esta forma ha señalado un posible tongo el diario Mundo Deportivo por parte de la Euroliga, al no unificar los horarios en la última jornada. En total, estos son los polémicos encuentros en los cuáles los equipos podrían llevar a cabo prácticas poco lícitas para acomodarse le camino hacia la final en Moscú según el diario catalán:

- Jueves, 20:45 horas: Armani Milán - Panathinaikos

- Jueves, 21:00 horas: Baskonia - Anadolu Efes

- Jueves, 21:00 horas: Barcelona - Khimki

- Viernes, 18:00 horas: Olympiacos - Zalgiris Kaunas

- Viernes, 21:00 horas: Real Madrid - Brose Bamberg

REAL MADRID

El conjunto merengue, que tras la victoria in extremis en la pasada jornada en Belgrado dio un golpe importante sobre la mesa de cara a asegurar el factor cancha, se enfrentará al Brose, equipo sin opciones en la clasificación. A priori un encuentro sencillo, además en el WiZink Center. El problema estará que los chicos de Laso mirarán de reojo horas antes a los encuentros que disputarán el Panathinaikos en Italia y Olympiacos ante el Zalgiris.

Ambos clubes griegos, enemigos acérrimos históricos, podrían resultar una extraña alianza si de perder ambos se consumara un triple empate entre Madrid, Panathinaikos y Zalgiris. El perjudicado de esta carambola sería el club blanco, que accedería a la fase final en la quinta posición, por tanto sin el factor cancha a favor, comenzando la eliminatoria en el pabellón rival.