Con una línea de ataque casi definida, tras los fichajes de Hazard y Jovic, y una zona defensiva casi apuntalada con Militao y Mendy, ahora el Real Madrid se centrará en el centro del campo. Para Zidane el núcleo de su nuevo proyecto estará en la medular. Una sala de maquinas con la que gobernarlos a todos.

Noticias relacionadas

En esta línea, son muchos los centrocampistas que han sonado para apuntalar el centro del campo del Real Madrid, pero Paul Pogba es el predilecto de Zidane. La llegada del futbolista galo al conjunto blanco va por buen camino, y es que, tal y cómo informó recientemente EL BERNABÉU, la cúpula del club ya está negociando por Pogba, e incluso el propio futbolista está dispuesto a bajarse el sueldo para aterrizar en Concha Espina.

De certificarse su fichaje por el Real Madrid, Pogba revolucionaría completamente el centro del campo merengue. La calidad técnica del galo se sumaria a la de Kroos y Modric, mientras que su potencia física complementaría la de Casemiro. El centrocampista del Manchester United permitíria a Zidane disponer de nuevas variables en la medular. Un perfil de jugador de nivel que nunca ha tenido en Chamartín

¿Qué aportaría Pogba al Real Madrid? 

La llegada de Pogba al Bernábeu podría cambiar la forma de afrontar los partidos de Zidane. Con el centrocampista galo el Real Madrid podría perder control de posesión, pero ganaría en potencia, despliegue físico, llegada desde segunda línea y carácter de liderazgo. Pogba es un futbolista de gran zancada, con mucho recorrido sobre el terreno de juego. 

El Real Madrid reactiva el fichaje de Pogba

En un ambiente concreto, como el que pretende ofrecerle Zidane, el galo puede desplegar su mejor fútbol. Algo que ya se pudo comprobar durante el pasado Mundial de Francia 2018, donde Pogba estaba cómodo, sintiéndose importante y con planteamientos que fomentaban su verticalidad. 

Centrocampista con alma de atacante 

Durante su última temporada en el United ha cosechado unos registros de 16 goles y 11 asistencias en 47 partidos. Unas cifras que ganan valor al analizar la inestable temporada que ha vivido el conjunto inglés, con cambios en el banquillo y constantes problemas extradeportivos. Un ejemplo de ello es los constantes enfrentamientos que Pogba y Mourinho protagonizaron, lastrando así el rendimiento del centrocampista galo y del equipo. 

A lo largo de su carrera profesional en Manchester y Turín, Pogba acumula 68 goles y 79 asistencias en 341 partidos. Estadísticas notorias en la faceta goleadora para un centrocampista. Es aquí donde se refleja la clara vocación ofensiva que el galo ha dejado entrever en los equipos en los que ha estado. Unas condiciones que en Real Madrid, donde prima la verticalidad, el galo podría terminar de explotar. 

[Más información: El Real Madrid reactiva el fichaje de Pogba: las negociaciones avanzan y la operación se calienta]