Neymar ha vivido uno de los peores momentos de su carrera deportiva el pasado sábado 27 de abril. Aparte de perder la Copa contra el Rennes, agredió a un aficionado, algo por lo que le han sancionado con ocho partidos. A partir de entonces, su futuro en Francia se ha vuelto a quedar en el aire y ahora un mensaje en Instagram de su padre ha vuelto a alimentar las especulaciones.

Noticias relacionadas

El Real Madrid siempre ha estado atento a la situación del exjugador del FC Barcelona. Ya estuvo cerca de ficharle antes de que llegara a Europa y este mismo verano necesita fichajes para revitalizar la plantilla. Un jugador del calibre de Neymar no solo llamaría a la afición a volver a llenar el Santiago Bernabéu sino que le devolvería ese brillo perdido al vestuario.

El mensaje de Neymar padre

"En términos científicos el ojo de un huracán es la parte central del fenómeno que trae vientos de cientos de kilómetros por hora y enormes volúmenes de lluvia. Es la única área donde hay calma, y en algunos casos es posible hasta ver el cielo azul o estrellado.

En estos momentos de tempestad, amigos conversan conmigo y siempre repiten el mensaje: "Ustedes están en el ojo del huracán". Claro que es difícil enfrentarse a un huracán, con sus fuertes tormentas y poder de destrucción. Pero mi familia, gracias a Dios, independientemente de dónde y cómo está, permanece en el centro, unida y segura esperando la tempestad perder su fuerza para proseguir.

Desde el "ojo" vemos nítidamente la pared del huracán. Ella está formada por voces feroces de personas descargando sus dolores, decepciones, maldades, mentiras y toda suerte de malos sentimientos, nada constructivo, sólo con la intención de encontrar al villano y castigar.

"Yo busco la sabiduría "de"Dios y "en" Dios para conducir a mi familia, escuchar todo, diferenciar a los que nos quieren bien de los que nos quieren mal, esperar la tempestad perder su fuerza y seguir nuestro camino en paz.

Pero sabemos que toda tempestad después de perder su fuerza pasará. Pero también sabemos que volverá. Y cada vez que enfrentamos una tempestad, aprendemos una lección. Y como siempre, nunca repetiremos los mismos errores. Porque siempre cometemos errores en nuestras vidas, al final somos humanos y fallos.

Esperemos el juicio de todos nosotros. Pero no el juicio de los hombres, sino el de Dios".

[Más información: Alves regaña a Neymar: "A pesar de nuestra amistad, no apruebo su gesto"]