Primero fue Lucas Vázquez, después Vinicius Júnior y, finalmente, Gareth Bale acabó por completar una noche negra en la Champions League. El galés se lesionó durante los últimos compases del encuentro frente al Ajax de Ámsterdam, aunque continuó hasta el final sobre el verde del Santiago Bernabéu.

Noticias relacionadas

Duro golpe de Bale en el tobillo

Cuando todo apuntaba a que la noche no podía ser más dura tanto a nivel de marcador como de bajas en forma de lesión, el '11' del Real Madrid se quedaba clavado en el césped del Santiago Bernabéu echándose la mano a su pierna derecha con visibles molestias. El galés recuperó la verticalidad pero caminaba con una cojera muy considerable, lo cual no ha hecho más que disparar con más fuerza las alarmas a nivel ofensivo en la plantilla madridista.

Sin ninguna duda, el partido ha estado marcado por toda una serie de contratiempos y de imprecisiones que han terminado condenando al equipo de Santiago Solari. La jugada más polémica ha estado en el 0-3 del Ajax, cuando en el desarrollo de la jugada, el balón traspasaba completamente la línea de banda sin que el futbolista del conjunto holandés pudiese evitarlo, pero tanto el árbitro como el VAR decretaron su validez tras un largo tiempo de espera.

El fin de una era

Así las cosas, tras el pitido final del colegiado con el doloroso 1-4, los jugadores del Real Madrid se derrumbaron sin llegarse a creer como caían eliminados de la competición en la que habían reinado en cuatro de los últimos cinco años y los tres últimos de forma consecutiva. Al Real Madrid tan solo le queda seguir compitiendo en La Liga -pese a que luchar por el título está prácticamente imposible- en una temporada que no ha sido nada fácil y que dará mucho de que reflexionar cuando llegue a su fin.

[Más información: Carvajal: "Llevamos una temporada de mierda"]