Marcos Llorente fue la gran sorpresa del once titular de Solari para afrontar su primer Clásico como entrenador del Real Madrid. El mediocentro ocupó el lugar de pivote en el centro del campo, acompañado en los flancos por Luka Modric, en la derecha, y por Toni Kroos, en la izquierda. 

Noticias relacionadas

El canterano estuvo de diez durante toda la primera mitad, pero pasado el cuarto de hora después de la reanudación tras el descanso, Llorente se fue al suelo. A su encuentro fueron Mateu Lahoz y Sergio Ramos. De inmediato, Santiago Solari movió el banquillo y en lugar del lesionado Marcos ingresó en el terreno de juego Casemiro.

El Real Madrid se fue al descanso con una ventaja en el marcador de 1-0 en una primera mitad donde el equipo blanco fue superior a los de Valverde. La segunda parte arrancó con el Barça presionando muy arriba y jugando al ataque desde el primer momento.

Sergio Ramos, en el gol de Malcom

En el minuto 58 el equipo blaugrana empataba el encuentro con un gol de Malcom. Fue con el marcador en tablas cuando el mediocentro cayó al suelo doliéndose del muslo de su pierna izquierda. 

La lesión

Tras el partido se ha confirmado la lesión del madrileño: se trata de una lesión muscular en el abductor de su pierna izquierda, algo que ya le tuvo alejado de los terrenos de juego a principios de año.

Con el futbolista dolorido, el equipo merengue realizó el primer cambio del partido. Llorente abandonó el césped del Camp Nou con molestias. En las próximas horas se conocerá el estado del jugador y la gravedad del golpe.

[Más información: Los mejores memes de El Clásico de ida de la Copa del Rey]