Qué sería de este Real Madrid sin Thibaut Courtois. El belga se está ganando por méritos propios ser uno de los protagonistas de la salvación del hundimiento del club blanco. Si este barco no se ha ido ya a pique es en parte culpa de su portero, pese a que no se le estén dando los méritos.

Noticias relacionadas

Contra la Roma fue un pie salvador al delantero Schick, el sustituto de Dzeko en el Olímpico. Esa parada le permitió dejar la portería a cero, la segunda vez en Champions tras debutar en esta competición contra el Viktoria Pilsen. Courtois volvió a salvar al Real Madrid de un problema.

De Suiza al Eibar: ocho goles en una semana

La portería a cero contra la Roma bien puede ser la recompensa que merecía el de Bree tras una semana muy complicada en lo personal. Entre Bélgica y el Madrid, había encajado ocho goles en los dos últimos partidos (Suiza y el Eibar, los culpables). Y además no se le puede reprochar nada a Courtois en dichos partidos, pese a que el portero sea siempre el primer señalado en goleadas así.

Courtois realiza una intervención contra la Roma Reuters

En Ipurua, de hecho, salvó al Real Madrid de una goleada mayor. El mal comienzo de temporada del club blanco está ocultando lo que es Courtois. Un portero con madera para el club blanco de la cabeza a los pies. Un guardameta que impone respeto bajo palos, de los que dan la sensación de cubrir toda la portería. Ya son varias las paradas salvadoras que ha hecho desde que llegara al Madrid y no se le está dando rédito por ello.

Solari, eso sí, sabe lo que tiene en su portería. Nada más llegar al banquillo tuvo claro que Courtois debía ser su portero. Acabó con el debate en la portería y le 'entregó' la Champions en detrimento de su compañero Keylor Navas. El tico lleva desde el parón de baja por una intervención en su rodilla, pero nada hace indicar que le vaya a quitar el puesto al ex del Chelsea a su vuelta.

[Más información: Bale lidera al Real Madrid en la conquista de Roma]