Ramos y Piqué en el Camp Nou

Ramos y Piqué en el Camp Nou

Fútbol EL CLÁSICO

Piqué pidió al Camp Nou que dejaran de insultar a Sergio Ramos

Noticias relacionadas

El Clásico disputado este domingo en el Camp Nou entre el Barcelona y el Real Madrid ha sido objeto de debate en todo el mundo. Sobre el terreno de juego, el equipo dirigido por Ernesto Valverde puso sus cartas sobre la mesa desde los instantes iniciales, y la intensidad mostrada sobre el terreno de juego dio sus frutos para los culés. Ya al término de los primeros 45 minutos, la ventaja era de 2-0 para el Barça, pero también hubo imágenes para la polémica que no han pasado desapercibidas.

Insultos a Sergio Ramos en el Camp Nou

Insultos a Sergio Ramos en el Camp Nou

En este caso, no se trata de ningún lance acontecido sobre el césped del Camp Nou, si no por comentarios llegados desde la grada a los futbolistas. Sergio Ramos ha sido el principal foco de ello, recibiendo el insulto más despectivo por parte la afición azulgrana: "Sergio Ramos, hijo de p...". Al escuchar esto, Gerard Piqué hacía un gesto con la mano reprobando dicho comentario, dando a entender que estaba fuera de lugar y que descentraba la atención del desarrollo del encuentro.

Por tanto, pese a no formar parte del mismo club, el '3' del Barcelona ha querido dar así un ejemplo de solidaridad y deportividad, conocedor de la importancia del choque para ambos bandos. En cuanto a lo estrictamente deportivo, han sido los hombres de Valverde quienes se han llevado los tres puntos de un Clásico en el que han dominado por completo la primera parte, con un Madrid que iba a reaccionar en la segunda parte.

Piqué se dirige a la grada

Piqué se dirige a la grada

Marcelo ponía el 1-2 en el marcador en la recta inicial del segundo periodo. A partir de ahí, los de Julen Lopetegui creyeron en sus opciones y se lanzaron a por el empate, con la mala suerte de toparse con el palo o de no estar acertados de cara a puerta a la hora de rematar. Esto iba a ser aprovechado nuevamente por los locales, que iban a acabar cosechando una manita que no ha hecho más que confirmar el mal momento liguero de los blancos, con el futuro de Lopetegui prendiendo de un hilo.