Mariano Díaz celebra su gol ante la Roma

Mariano Díaz celebra su gol ante la Roma REUTERS

Fútbol REAL MADRID 3-0 ROMA

El Real Madrid saca brillo a la corona ante la Roma

El Real Madrid regresó a la Champions para defender de nuevo su corona después de acumular 844 días como rey de Europa. El equipo de Lopetegui llegaba tras empatar en San Mamés y con un apretado calendario en lo que resta de septiembre, por lo que el técnico decidió incluir dos variantes respecto al once que jugó contra el Athletic. Keylor Navas regresaba a la portería en detrimento de Courtois e Isco entraba por Asensio. El debate sobre quién será el guardameta titular se alarga de esta forma y parece ser que el entrenador merengue no descarta alternar al tico y al belga durante la temporada. 

Por parte de la Roma, Di Francesco sorprendió con la titularidad de Nicolò Zaniolo. El nuevo 'niño maravilla' del fútbol italiano debutaba en el Santiago Bernabéu sin haberlo hecho antes en la Serie A. Convocado también con la selección absoluta, el mediocentro de solo 19 años es uno de los que deben abanderar el cambio generacional en la Azzurra después de haberse proclamado sucampeón de Europa sub19. 

Sergio Ramos y Dzeko pelean por el balón

Sergio Ramos y Dzeko pelean por el balón EFE

El conjunto giallorosso planteó un partido ordenado y compacto en defensa, con un 4-1-4-1, que dejaba el control total de la pelota al Real Madrid. La superioridad de los blancos en el centro del campo era evidente y la primera oportunidad la tuvo Bale nada más comenzar. Sin embargo, el tiro del galés se marchó rozando el palo. Los de Lopetegui seguían acercándose con asiduidad al área de Olsen y el portero sueco se vio obligado a sacar sus mejores reflejos para evitar el tanto de Isco tras un pase descomunal de Modric.   

El Madrid disfrutaba y se gustaba con los once jugadores de Di Francesco encerrados en su propio campo y con muchos metros por delante cuando conseguían robar el balón. Los remates de los merengues se encadenaban, aunque muchos de ellos sin peligro. Solo la falta de puntería impedía al equipo blanco ir por delante en el marcador. Mientras, Keylor Navas era un mero espectador más del Santiago Bernabéu.

Isco desatasca y Bale sentencia

Sin embargo, los minutos pasaban y el empate continuaba. La Roma empezaba a creer y a crecer en el encuentro. A pesar de ello, las ocasiones seguían siendo del actual campeón de Europa. Sergio Ramos rondó el gol con un cabezazo tras un saque de esquina y Olsen también repelía todos los lanzamientos lejanos. El descanso estaba a punto de llegar y el dominio de los de Lopetegui no se había visto recompensado en el luminoso. 

Pero cuando el intermedio asomaba, llegó una falta en la frontal de De Rossi sobre Isco. El malagueño agarró el balón y ya no lo cedió. Con su bota derecha, un guante, la puso en la escuadra. Toque sutil e imposible para Olsen. El gol hacía justicia a lo mostrado sobre el campo. La magia del '22' valía para que el Real Madrid se fuera a vestuarios con ventaja

Isco celebra un gol ante la Roma

Isco celebra un gol ante la Roma EFE

En la reanudación, Ünder pegó un susto al Santiago Bernabéu. Solo la aparición del mejor Keylor Navas evitó el tanto del turco. Vuela el tico para llegar a una pelota que se colaba en la portería. Sin embargo, pronto se volvería al guion original con el dominio del Real Madrid. Bale las tuvo de todos los colores, pero una vez Olsen y otra el larguero impedían al galés sentenciar. 

Hasta que llegó el minuto 58 y Modric encontró un hueco a espaldas de la defensa giallorossa. El croata la pone larga para la carrera de Bale y el '11' la cruza rasa y con violencia. Ahora sí, 2-0 y el Real Madrid que tenía el partido y los tres puntos en la buchaca. El de Cardiff, tras mucho intentarlo, por fin tenía su gol. Es el líder de este equipo y Gareth lo sabe

Bale celebra el segundo gol

Bale celebra el segundo gol Reuters

El debut soñado de Mariano

La Roma ni siquiera inquietaba al Real Madrid desde el segundo tanto de los merengues. Los blancos rondaban el tercero, aunque el partido era más de ida y vuelta debido a que también el actual campeón de Europa había bajado el pistón. Lopetegui decidió entonces dar 20 minutos a Mariano. El delantero debutaba, otra vez, tras haber ejercido la entidad de Florentino Pérez el derecho de tanteo después del acuerdo al que habían llegado el Sevilla y el Lyon. 

El hispano-dominicano demostró las características que enamoraron siempre al Santiago Bernabéu: pelea, ambición y la portería contraria como obsesión constante. Fue un continuo dolor de cabeza para la defensa del equipo romano e incluso se animó con carreras imposibles contra toda la zaga. Pero la jugada del encuentro iba a ser de un compañero suyo que también había entrado en la segunda mitad: Marco Asensio. El balear realizó una ruleta dentro del área para quedarse solo ante Olsen, pero el sueco sacó una pierna imposible cuando la parroquia madridista ya estaba de pie para celebrar tal obra de arte.  

Cuando el partido agonizaba, Mariano se sacó de la chistera un latigazo para casi romper la red de Olsen. El madridismo tiene un nuevo ídolo: un canterano que regresa por la puerta grande. El delantero recortó a Manolas y se hizo hueco, donde no lo había, para poner el balón en la escuadra. El '7 del Real Madrid ya tiene nuevo dueño. El estreno soñado para el ariete y toda la afición merengue. 

El encuentro llegó a su fin con el 3-0 y con el campeón de las tres últimas ediciones demostrando que es insaciable. El Real Madrid derrotó a uno de los semifinalistas de la última edición cómodamente, sin sufrir y con un fútbol de muchos quilates. El plan de Lopetegui funciona y su estilo también convence al Santiago Bernabéu. Europa sigue siendo territorio Real. 

Real Madrid 3-0 Roma

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Sergio Ramos, Varane, Marcelo; Modric (Ceballos, 84'); Isco; Bale (Mariano, 72') y Benzema (Asensio, 61').

Roma: Olsen; Florenzi, Manolas, Fazio, Kolarov; N'Zonzi (Schick, 69'), De Rossi, Zaniolo (Pellegrini, 53'); Ünder, Dzeko y El Shaarawy (Perotti 62').

Goles: 1-0, 44' Isco; 2-0, 57' Bale; 3-0, 91' Mariano.

Árbitro: Bjorm Kuipers (Holanda). Amonestó a Sergio Ramos (22'), De Rossi (42') y Dzeko (75').

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 1 de la Champions League disputado en el estadio Santiago Bernabéu (Madrid, España) ante 79.000 espectadores.