Luka Doncic, escolta esloveno de los Dallas Mavericks de la NBA, reconoció en su regreso a España para presenciar el partido de Euroliga del Real Madrid, su anterior equipo, que el WiZink Center era "su casa" y que le entraban ganas de saltar a la pista para ayudar al club blanco con su juego.

Noticias relacionadas

"Es increíble, esta es mi casa y estoy disfrutando del partido y espero que ganen. Estoy aquí y quiero jugar, pero necesito un poco de descanso antes de volver a entrenar", dijo al ser entrevistado por Movistar TV.

El internacional esloveno, que vestía la camiseta del Real Madrid y se sentó muy cerca del banquillo blanco, explicó al ser preguntado por su experiencia en la NBA que ha sido "algo nuevo y diferente" en su vida y que ha disfrutado "mucho" en su primera temporada en Estados Unidos.

Doncic posa con la réplica de la Euroliga junto a Felipe Reyes y Sergio Llull

Destacó el buen inicio de partido de su excompañero Jeffery Taylor, al que definió como un jugador "increíble, que defiende mucho y no falla un tiro desde la esquina". Antes de comenzar el primer partido de la eliminatoria de cuartos de final entre el Real Madrid y el Panathinaikos, el público asistente se puso en pie para ovacionar al que fuera su estrella, que entró acompañado de un miembro del departamento de prensa del Real Madrid.

En el recuerdo de todos

Doncic salió al centro del campo enfundado en su camiseta del Real Madrid, con el número 7, para recibir además de la ovación del público una réplica del trofeo de la Euroliga que consiguió el año pasado en Belgrado y que le entregaron los capitanes del equipo, Felipe Reyes y Sergio Llull.

[Más información: Las mejores imágenes del Real Madrid - Panathinaikos]