El Real Madrid recibía al Baskonia en la 20ª jornada de la Liga ACB con el segundo puesto en juego. Con las bajas ya comentadas de Shengelia, Llull o Thompkins, el protagonismo iba a recaer sobre los actores más secundarios. En un encuentro muy intenso, dos de los principales protagonistas iban a ser Campazzo y Tavares, que provocaría el estruendo de la afición al ver una de las canastas de la jornada, con una asistencia sublime. Acciones de un nivel muy elevado entre dos de los mejores equipos de la competición.

El gran objetivo de los blancos era ganar, convencer y seguir la estela del líder, ya sumó su victoria este sábado frente al Montakit Fuenlabrada. Tras la derrota en Málaga y en Moscú, el equipo quería mostrar su mejor cara, y el rival invitaba a ello. Un partido que sin duda será clave para ver cómo queda la clasificación final.

Pablo Laso, además, confirmó que el partido era muy peligroso para ambos equipos, con la Copa del Rey en el horizonte. "El partido tiene la suficiente importancia para que nos centremos en él y no pensemos en la Copa del Rey de la semana que viene. Hay que saber separar claramente las competiciones. Es un duelo directo en la clasificación de la Liga ACB, contra un gran equipo, y la Copa del Rey vendrá a continuación", dijo Laso.

[Más información: Felipe Reyes, homenajeado por su récord de partidos antes del Madrid - Baskonia]