El Androide Libre

Desinstala las apps de limpieza de tu Android, te explicamos el por qué

¿Tienes apps de limpieza de basura instaladas en tu Android? Debes desinstalarlas ya por el bien de tu smartphone. Te explicamos el por qué.

3 abril, 2018 21:00

Si eres de esas personas que usan apps de limpieza para mantener limpio y rápido su Android, ya te lo decimos sin tapujos: debes desinstalar esas aplicaciones ya.

Puede que te haya chocado un poco tamaña afirmación. En El Androide Libre nos preocupamos al máximo por daros los mejores consejos y ayudas para que podáis usar bien vuestro smartphone, y aquí somos tajantes: no sólo no necesitas esas apps de limpieza, pueden ser perjudiciales para tu sistema.

¿No me creéis? Vamos a hacer un tour por la historia de Android y hablar del por qué esas apps han pasado a mejor vida precisamente por eso, por el avance de Android en la telefonía. Y al final entenderéis que debéis huir de esas aplicaciones tan rápido como podáis.

Los albores de Android y sus duros inicios

Hoy en día disfrutamos de unas especificaciones increíbles en nuestros smartphones. A excepción de algunos dispositivos de gamas más bajas, cualquier Android de nuestros tiempos puede ofrecernos una experiencia más que satisfactoria, casi independientemente de la gama a la que pertenezca.

Pero esto no era así al principio. Si ponemos sobre la mesa algunas de las cifras del hardware de los inicios de Android, os quedaríais de piedra. Por ejemplo, antes del giga de RAM, la cifra más «alta» era nada más ni nada menos que de 512 MB.

Para que veáis de qué estamos hablando, os diré más ejemplos; las memorias internas al principio oscilaban entre los 128 y los 256 megas. Y ya ni hablamos de los procesadores, ya que la lista suma y sigue de manera espantosa.

El hardware, comparándolo con el actual, era ridículamente bajo. Eran los inicios de la telefonía en forma de smartphone, y por lo tanto, todo era muy rudimentario. Esto se traducía en unas experiencias muy pobres a nivel de usuario.

La idea de llevar pequeños ordenadores se hizo realidad, y ya que el hardware no estaba diseñado para poder desarrollar un potencial auténtico, los usuarios buscaban el mejor rendimiento posible. Cualquier método valía, y por ello las apps de limpieza fueron el alma de Android mucho tiempo.

Las apps de limpieza y optimizadoras fueron las estrellas de Android durante todo su inicio

Si encima contamos con que al principio capas como TouchWiz o MIUI eran muy rudimentarias, estas aplicaciones nos permitían tener una potencia extra que siempre venía bien. Algo que agradecíamos, y más sabiendo lo caros que eran al principio los smartphones, ya que querías que te duraran todo lo posible.

Y Android se hizo mayor

Esto es totalmente diferente ahora, y Android no sólo se ha hecho mayor, sino que se ha vuelto lo suficientemente sólido para postularse como el sistema operativo más usado en todo el mundo. Todos esos errores quedaron en el pasado, y ahora gozamos de una estabilidad en nuestro sistema que ha tardado pero se ha estandarizado.

El hardware actual es más que suficiente para cumplir incluso algunas de las tareas más exigentes, y sobre todo, las de cualquier usuario promedio. Muy mal tiene que estar tu teléfono para que el rendimiento se note, incluso en las gamas bajas de Android. Y junto a esta madurez, el sistema ha obtenido la optimización y las herramientas que antes sólo podíamos ver en apps para el cuidado de nuestro teléfono.

Ya tenemos todas las herramientas de limpieza necesarias de forma nativa en Android, bien en forma de ajustes especiales o bien en la capas personalizadas (como MIUI, por ejemplo). Herramientas que sólo son especialmente necesarias pasado un largo lapso de tiempo de uso del smartphone.

Y aún teniendo las herramientas, suelen ser innecesarias. El funcionamiento de nuestros móviles ha llegado a unas cuotas que es casi imposible distinguir en muchas ocasiones a la gama alta de las gamas medias, por lo tanto, es difícil encontrarnos con un móvil que nos de problemas.

Un efecto placebo que se extiende en el tiempo

Aún se tiene el tonto estigma de que Android es más lento que algunos sistemas como iOS. Y no lo neguemos; mucha gente algo más ingenua de lo normal sigue creyendo que estas apps son necesarias para el buen funcionamiento de un dispositivo. Pero la clave no está en hacerle una limpieza a tu smartphone: la cosa está en que instales su aplicación.

Lo que se busca con estas apps es seguir fomentando el mito para que su ratio de descargas siga ascendiendo entre la gran población de Android que no se para a pensar en estos temas tan técnicos; quieren que el teléfono les vaya bien y punto. Y son susceptibles de caer en la trampa.

Al ser muchas de estas aplicaciones gratuitas, necesitan ingresos en forma de descargas. La estrategia para publicitarse es fácil; tu móvil va lento y mi aplicación te lo arregla. Tenemos la idea preconcebida de que todo se resolverá con una aplicación, y esto hace que confiemos más en esa app en vez de pensar si realmente la necesitamos o no.

No queremos pensar: queremos que nuestro móvil vaya lo mejor posible y punto

Y esto no parará hasta que este pensamiento deje de extenderse. Es absurdo pensar que un dispositivo de gama media o incluso uno de gama alta necesite una app externa para optimizarse. Es simplemente un concepto que no es realista, y la publicidad de esta apps es lo que busca explotar. Y esto se hila con su consecuencia final: estas apps suelen ser nocivas.

Apps inútiles disfrazadas de cordero

Estas aplicaciones tienen un público inmenso, y son la puerta perfecta para colar todo tipo de malware. Desde software malicioso destinado a llenarte el móvil de publicidad hasta incluso atentar contra tu privacidad y poner en peligro tus datos accediendo al sistema.

Y sobre todo, la gran mayoría de estas apps consiguen justo el efecto contrario de lo que prometen. Porque debido a su malísima gestión de los recursos y a la obsesión que tienen de matar procesos en segundo plano para liberar memoria RAM y limpiar caché, fuerza al sistema a trabajar de más y por lo tanto se reduce el rendimiento y la batería.

Android ya sabe cómo gestionar los recursos de forma correcta. Quitando casos de mala optimización, el sistema va sobrado para poder dar lo mejor de sí mismo sin apps que intenten fastidiar todos los procesos posibles para intentar dar una sensación falsa de fluidez.

Con esto sólo consigues cargar tu dispositivo de basura inútil que no hace más que perjudicarte, sobre todo si tu dispositivo no es de alto rango. Por lo tanto, la cuestión es clara: debes huir de esas apps de limpieza. No tienen beneficio en absoluto, y por lo tanto, son un engaño directo para aquellos usuarios preocupados por sus smartphones.

Debemos confiar un poco más en Android. Con ello, no necesitaremos más.