El Androide Libre

7 consejos imprescindibles para tener el móvil más seguro

Proteger el móvil en todo momento es imprescindible, sobre todo si te has dejado en él medio sueldo. ¿Cómo hacerlo? A veces lo más obvio no es tan sencillo.

9 noviembre, 2016 20:35

Ponte en situación. Te has gastado medio sueldo en el smartphone, lo sacas del bolsillo para lucirlo en todo su esplendor, tratas de iniciarlo con una sola mano… y se te resbala cayendo en cámara lenta hasta el suelo. Poco importa que des más zarpazos que un tigre cazando palomas, el pobre móvil no sobrevivirá a la caída. Entonces llegarán las lamentaciones.

Proteger el móvil es imprescindible. Lo dice alguien que prueba móviles cada semana y debe llevarlos sin funda ni carcasa porque resulta imposible comprar accesorios para cada review.  Un calcetín podría servir contra los accidentes más leves, pero no es lo que más conviene. Tampoco es necesario gastarse más dinero en fundas que en el propio móvil.

7 pasos imprescindibles para proteger el móvil

El sentido común y la atención son primordiales, como explicaré en el apartado siguiente. Ahora bien: ¿qué se puede hacer para ampliar la protección? Los accesorios son muy útiles, igual que conocer cómo funciona el sistema y sus funciones más básicas.

¿Eres nuevo en Android y no sabes muy bien cómo proteger tu móvil? ¿Buscas las nociones más básicas para garantizar el mejor estado de tu nuevo y flamante smartphone? Atento a estos 7 consejos, pueden salvarle la vida a tu móvil. Y a ti.

Fundas y carcasas

Existe una variedad tal de carcasas que resulta materialmente imposible detallar las más recomendables. Por mi experiencia, yo prefiero las fundas rígidas que protegen los cantos y la parte posterior. No me gustan nada las fundas tipo libro o flip, pero sí concuerdo con su capacidad para proteger el teléfono al completo.

Yo recomiendo las carcasas y fundas de Spigen. Las oficiales de la marca también dan muy buenos resultados, pero son demasiado caras y tampoco suelen aportar un extra que lo justifique.

Protectores de pantalla

No soy defensor de ellos porque lo habitual es que ya traigan una buena protección de serie (Corning Gorilla Glass, por ejemplo), pero tampoco los dejo de recomendar. Si buscas un tipo de protector yo lo tengo claro: los de vidrio templado. Mismo tacto y sensación que la pantalla original, imprescindible.

Usa buenos cargadores

La carga de la batería es una acción que entraña muchos riesgos, que se lo pregunten al Note 7; de ahí que debas asegurarte de que los cargadores que utilizas son buenos. Si no es el original, que es lo más recomendable, yo apuntaría a los de Aukey. Incluso tienen cargadores rápidos compatibles.

Protege tu móvil con la huella dactilar

El pin y el patrón son bastante habituales en Android, pero la huella de seguridad ofrece mayor protección. Además es mucho más cómoda ya que desbloqueas y enciendes la pantalla de una vez. Cada vez hay más smartphones con sensor de huellas, incluso en la gama media/baja: intenta que tu próximo móvil lo traiga incluido.

Cifra tu dispositivo

El cifrado del almacenamiento interno y de la SD Card es importante: te recomiendo que lo lleves a cabo si tu móvil no venía de serie con él. Para ello basta con que entres en Ajustes/Seguridad y actives el cifrado del móvil. El proceso tarda unos minutos y hará que el dispositivo se reinicie.

Bloquea la Google Play Store con contraseña

Aparte de proteger el móvil al completo con un pin, cifrado y huella dactilar, es muy recomendable que bloquees las compras de la tienda de Android. Sobre todo si tienes niños y les dejas el móvil para que jueguen: es fácil que compren aplicaciones sin saber lo que hacen.

Bloquear la Google Play Store es muy sencillo: basta con entrar en la tienda, ir hasta los ajustes y activar la opción de «Pedir autenticación para las compras». Confirma con tu contraseña de Google y listo: adiós a las facturas imprevistas.

Copias de seguridad

Perder lo más importante es un riesgo más habitual de lo que crees. El sistema ya hace copias de seguridad de elementos tan vitales como contactos y datos de aplicaciones (debes configurar correctamente la cuenta de Google), pero hace falta una ayudita extra para elementos como las fotos. Te recomiendo que aceptes el respaldo de fotografías en Google Fotos. Guardar una copia de seguridad de los WhatsApps en Drive también es recomendable.

Riesgos más habituales

¿Qué le puede pasar a un móvil? Hay sucesos obvios y otros no tanto, pero todos pasan por la propia naturaleza del dispositivo: lo usamos con las manos en todo momento. Algunos somos patosos, otros no tanto; hay móviles con diseño más accidentado y otros que se agarran bien a los dedos; y siempre está el riesgo ante un despiste fatal.

Estos son los accidentes más habituales con un smartphone.

  • Caídas. Ya lo decía antes: todo lo que llevemos en las manos se nos puede caer (excepto los dedos, al menos como norma general). Y como la altura media de caída es de más de un metro, las posibilidades de que se fragmente la pantalla como mínimo son altas. Mucho. Más que LeBron James subido a una estatua.
  • Arañazos. Los segundos en discordia después de las caídas. Tarde o temprano un móvil sufre arañazos: al estar apoyado sobre todo tipo de superficies las abrasiones se mantienen a la orden del día. Los cristales se han endurecido lo suficiente, igual que el cuerpo del teléfono, pero basta con llevar el smartphone junto a las llaves para que termine lleno de arañazos. Por poner un ejemplo.
  • Pérdida y robo. Esto es una auténtica pesadilla, por partida doble. Por un lado el fastidio de perder algo valioso; por el otro la pérdida en sí de los datos importantes almacenados en el dispositivo. Si eres despistado asegúrate de mantener a buen recaudo tu gadget más preciado. Te lo dice alguien que ha sufrido ambas cosas, pérdida y robo.
  • Borrado. Perder algo importante del móvil es demasiado habitual. Fotos, documentos, el propio sistema… A veces deberemos borrar por completo el móvil, con el riesgo que ello conlleva.

Proteger el móvil contra todos estos riesgos no resulta sencillo. Siempre hay accesorios, como ya hemos visto, pero lo fundamental es que utilices el sentido común. Asegúrate de guardar el teléfono siempre en el mismo sitio, que ese lugar tenga cremallera, no te desprendas nunca de él, evita llevar objetos punzantes junto al teléfono y, lo más importante, presta toda la atención cuando vayas a usarlo. Sobre todo al retirar e introducir el móvil en tu lugar seguro.

Evita en la medida de lo posible el uso inconsciente del móvil, sobre todo al sacarlo y al guardarlo

Parece obvio, pero todos lo hacemos: no guardes el móvil en el bolsillo del pantalón, especialmente en el bolsillo trasero. Vigila cuando te sientes en una silla y comprueba visualmente el sitio antes de abandonarlo. Son consejos obvios, ya digo, pero conviene tenerlos en mente. Yo mismo he extraviado móviles por no seguirlos.

Recuerda: pon la máxima atención cuando uses el móvil

La mayor parte de riesgos se evitan sólo con prestar atención. Igual que cuando conducimos el coche tendemos a hacerlo en automático, o cuando navegamos por internet no caemos en los sitios donde pulsamos, al utilizar el smartphone también actuamos sin pensar al 100 % en lo que hacemos. El movimiento inconsciente consigue que no tomemos en consideración los riesgos. Y si entra en juego un dispositivo que vale más de 600 euros…

Fundas, protectores, carcasas… No hay nada que evite mejor un accidente que el sentido común. Pero como este sentido es el menos común de todos, será mejor que prevengas cualquier riesgo. Hazme caso: yo he sufrido mis propios despistes.