Una imagen de la ciudad de Barcelona.

Una imagen de la ciudad de Barcelona.

Macroeconomía

Cataluña abre la guerra contra el coche e impondrá en 2020 un impuesto a las emisiones de CO2

Un total de 3,6 millones de coches se verán afectados por la medida que ya estaba contemplada en una Ley anterior. 

Noticias relacionadas

El Gobierno catalán empezará a cobrar en noviembre de 2020 el impuesto a las emisiones de C02 de los vehículos, que gravará a 3,6 millones de turismos y furgonetas.

Se trata de un impuesto que el Govern creó a través de la ley de acompañamiento de los presupuestos de la Generalitat para 2017, pero que todavía no había podido empezar a cobrar.

El diario La Vanguardia publica este viernes que el Govern ultima la aprobación de un anteproyecto de ley que el ejecutivo ha elaborado para dar más consistencia a esta tributación y para resolver algunas carencias e imprecisiones legales que complicaban su aplicación.

Fuentes del departamento de Economía han asegurado a Efe que este anteproyecto de ley de modificación de la ley catalana de cambio climático debería ser aprobado por el Govern en las próximas semanas, con la intención de que el Parlament lo apruebe antes de final de año.

El calendario

El anteproyecto de ley que ha elaborado el Govern ha cambiado la fecha de meritación del impuesto y ha fijado el período de autoliquidación entre el 1 y el 20 de noviembre, entre otros aspectos.

Esto supone que los titulares de un turismo o de un furgoneta que emita CO2 a 31 de diciembre de 2019 deberán pagar este impuesto entre el 1 y el 20 de noviembre de 2020.

No obstante, en mayo la administración les avisará de que están sujetos al pago de este nuevo tributo.

En 2019, los vehículos estarían exentos de pagar en la franja hasta 120 gramos por kilómetro recorrido –tributarán a partir de esa cantidad–, mientras que en el año 2020, empezarían a pagar al superar la barrera de 95 g/km.

Un vehículo con unas emisiones de 150 g/CO2/km, por ejemplo, pagaría 17,5 euros en el 2019 y 44,5 euros en 2020.

En el caso de las motos, el impuesto será de aplicación en 2020, lo que implica que sus titulares lo pagarían en noviembre de 2021.