Nadal, anunciando su renuncia a jugar en París.

Nadal, anunciando su renuncia a jugar en París. Ian Langsdon Efe

Tenis MASTERS 1000 DE PARÍS-BERCY

Nadal se retira de París y pierde el número uno

Un rato ante de saltar a la pista, Rafael Nadal anunció su renuncia a participar en el Masters 1000 de París-Bercy, donde tenía previsto reaparecer tras 54 días ausente del circuito por una lesión en el tendón rotuliano de la rodilla derecha que le obligó a retirarse en la semifinales del Abierto de los Estados Unidos, y que desde entonces le ha tenido apartado de las pistas. El miércoles, en París, Nadal renunció a última hora a jugar ante Fernando Verdasco e inmediatamente perdió el número uno, que desde el próximo lunes pasará a ser de Novak Djokovic. Esta vez, una fuerte sobrecarga en el abdominal frenó al mallorquín, que tras consultarlo con los doctores optó por la precaución para no convertir ese dolor en una lesión que le vuelva a mandar a la lona varias semanas.

“Los últimos días he sentido un poco de dolor en el abdomen, especialmente al sacar”, explicó Nadal en una conferencia de prensa convocada de urgencia. “No creo que se pueda hablar de lesión, se puede hablar de una sobrecarga muy fuerte que me molesta en cada servicio. No sería justo decir que es una lesión real a día de hoy, pero seguramente si sigo forzando será una lesión real”, añadió el mallorquín. “La recomendación de los médicos del torneo ha sido no jugar. Ellos creen que si juego me puedo romper el abdominal, y es lo último que quiero a día de hoy. Prefiero ir con calma”, aseguró el campeón de 17 grandes. “Es mejor tomar una decisión antes de que las cosas vayan a peor. Mi máxima prioridad es ser feliz y estar lo más sano posible”.

Nadal empezó a notar “algo” en el abdominal hace un par de días, durante uno de sus entrenamientos previos al estreno. El balear, que canceló el lunes la sesión de la tarde, lidió con la sobrecarga bajo la supervisión de los doctores, hasta que el miércoles por la mañana, horas antes de debutar ante Verdasco, sintió que el abdomen había ido a peor, volvió a revisarlo con los médicos y llegó a la conclusión de que forzar no tenía ningún sentido.

“Lo he intentado hasta el último momento”, se lamentó Nadal. “He estado consultándolo con el médico hasta hace una hora. Entrené ayer. Entrené hoy por la mañana. He hecho todas las cosas que estaban en mis manos para jugar”, siguió. “Odio estar aquí sentado anunciando que me retiro del torneo. Tal vez podría haber jugado hoy, pero el doctor me ha dicho que si quiero acabar el torneo, si quiero intentar ganarlo, el abdominal necesita descanso. No es justo ni para mí ni para nadie que vaya a la pista sabiendo que posiblemente no pueda jugar el torneo completo”.

A Nadal solo le queda ya la Copa de Maestros, que reunirá desde el próximo 11 de noviembre a los ocho mejores jugadores del año en Londres. Desposeído del número uno, que por primera vez desde noviembre de 2016 volverá a ocupar Djokovic, el español iniciará una carrera contrarreloj para intentar llegar a la cita y maquillar un 2018 desagradable: Nadal ha jugado nueve torneos, se ha retirado en dos grandes (Abierto de Australia y Abierto de los Estados Unidos) y se ha perdido ocho citas más (Brisbane, Acapulco, Indian Wells, Miami, Cincinnati, Pekín, Shanghái y París-Bercy) en las que tenía asegurada su participación.

[Más información: Nadal aún no piensa en 2019]