Serena Williams en Roland Garros

Serena Williams en Roland Garros Reuters

Tenis ROLAND GARROS

Roland Garros prohibirá el traje postparto que llevó Serena Williams

Roland Garros tuvo en Serena Williams una de sus novedades. La ganadora del torneo en tres ocasiones reapareció en la competición francesa después de ser madre. Su presencia resultó en noticia por dos cosas: su puesto en la clasificación después de su tiempo de baja y el traje postparto que lució en su regreso.

Durante la competición Williams afrontó sus partidos como la número 451, a pesar de que la normativa debería haberle tratado como número uno, su puesto antes de su período de baja. Otras tenistas como Simona Halep, número uno actual, reclamó mejor trato para las tenistas que hayan sido madres, y el US Open ya confirmó que tendrá en cuenta el anterior número uno de Williams.

Sin embargo, para el presidente de la Federación Francesa de Tenis y organizador de Roland Garros, Bernard Giudicelli, estuvo más pendiente del traje con que la tenista compitió. El conjunto consistía en una malla larga negra, una camiseta ajustada también negra y una franja roja en el estómago. A juicio de Giaducelli, esa vestimenta es inaceptable.

Afirma que se ha llegado "demasiado lejos" y que "el conjunto de Serena de este año no será aceptado más". Se justificó asegurando que "hace falta respetar al juego y al lugar". Por eso se propone crear alguna pauta de vestimenta para los futuros torneos.

Giaducelli no pretende en ningún momento a un código como el de Wimbledon, en el que manda el banco en toda la ropa, incluida la interior. Pero sí dijo estar a favor de introducir "ciertos límites". El presidente de la FFT aclara que llega "un poco tarde para 2019 porque las colecciones ya se han diseñado", pero que para el torneo de 2020 ya se habrán planteado el cambio en la normativa de vestimenta.

Serena Williams salió al paso de las declaraciones del organizador asegurando que no vistió esa ropa solo por gusto, sino porque "tiene función curativa". Roland Garros ha sido el primer torneo que juega la tenista estadounidense desde que dio a luz a su hija.