Munar, durante el encuentro ante Ferrer.

Munar, durante el encuentro ante Ferrer. Christian Hartmann Reuters

Tenis Roland Garros

“Utilizaremos todas las armas que tengamos contra Djokovic, y Nadal es una de ellas”

  • Antes de medirse al serbio en la segunda ronda de Roland Garros, Jaume Munar y Tomeu Salvà explican en EL ESPAÑOL cómo afrontan el cruce. 
  •  
París (enviado especial)

Jaume Munar no olvidará jamás su primera victoria en un Grand Slam. El lunes a mediodía, el mallorquín se deshizo de David Ferrer en la primera ronda de Roland Garros de manera heroica, porque remontó dos sets de desventaja y superó un 3-5 en el parcial decisivo para terminar imponiéndose 3-6, 3-6, 7-6, 7-6 y 7-5 al alicantino, exnúmero tres del mundo y finalista de torneo en 2013.

Sin tiempo para digerir nada, a Munar se le viene encima un gigante en la segunda ronda. El miércoles, el joven de 21 años se medirá en la pista Suzanne Lenglen con Novak Djokovic en otro de esos partidos que permanecen para siempre en la memoria, independientemente del marcador porque la experiencia de enfrentarse por primera vez a uno de los mejores de todos los tiempos es incomparable a casi cualquier otra.

Antes de la batalla, Munar y Tomeu Salvà, uno de sus entrenadores en la Rafa Nadal Academy by Movistar, hablaron con este periódico sobre el triunfo ante Ferrer, la gestión del éxito en mitad de la competición y el plan de asalto para intentar poner en aprietos a Djokovic, en el que por supuesto está involucrado el número uno del mundo. 

EL ESPAÑOL. ¿La victoria ante Ferrer fue el día más importante en la carrera de Munar?

Jaume Munar. No sé si ayer fue el día más importante de mi carrera, pero seguro que sí fue el partido más importante de mi vida.

Tomeu Salvà. Es la victoria más importante de su carrera. Era su segundo partido en el cuadro final de un Grand Slam después de lo que pasó en Australia. Allí también empezó muy tenso, no se encontraba en la pista, no se veía. Un poco como con Ferrer. 

J.M. Es un trabajo que viene desde hace tiempo. De Melbourne me fui con la espina clavada porque había gestionado fatal el partido con Monfils, de hecho terminé muy mal físicamente por un tema mental. Acabé bastante decepcionado conmigo mismo.

EL ESPAÑOL. Ganar a Ferrer en Roland Garros tras perder los dos primeros sets y remontando un 3-5 en el quinto…. Suena a hazaña de las grandes.

J.M. Llevaba mucho tiempo dándole a la cabeza por si me llegaba esta situación, así que estaba muy mentalizado, pero no lo veía como una hazaña, lo veo más ahora tras ganar ese partido haciendo algo complicado. Todo el mundo sabe cómo es David. Correoso, complicado, te presiona todo el rato… Es muy complicado jugar contra él, más aún siendo uno de mis referentes, y una superficie que quizás no es la mejor para mi juego.

T.S. David no es a día de hoy el jugador de hace un par de años, aunque esperemos que lo vuelva a ser. Le dije a Jaume que enhorabuena, que había muchas cosas por mejorar, pero la parte positiva es que salvó un 0-2 contra un jugador como Ferrer, que aunque no llegue en muy buen momento sigue siendo David.

J.M. Sinceramente, lo veía muy difícil, casi imposible, al estar 0-2. ¿Qué pasa? Que desde muy pequeño me han enseñado a dar todo lo que tengo, ya sea estudiando, trabajando o jugando al tenis. Había perdido los dos primeros sets, pero quedaban otros tres y existía la oportunidad de remontar. Si no ganaba, quería darme cuenta de que estaba capacitado para ir a esos límites.

T.S. Yo también lo veía muy difícil. Al margen de la situación, estando dos sets abajo con Ferrer en Roland Garros, Jaume estaba bastante nervioso en el inicio, sin estar cómodo y sin sentir la pelota. El control estaba en manos del rival.

EL ESPAÑOL. ¿Listos para la segunda comparación con Nadal? Porque es inevitable.

T.S. Jaume ya ha pasado por todo esto. Es más mayor y más maduro. Lo va a gestionar mejor porque ha vivido momentos complicados hace años. Hay que mejorar muchas cosas, queda mucho. Munar está 150 del mundo, se pone un poquito mejor con todo esto, pero queda camino.

J.M. Estoy listo para que me comparen con Rafa. Lo llevo con normalidad. Es una barbaridad que me comparen con Nadal, pero es una locura que me comparen a mí, o que comparen a Zverev, que está número tres del mundo.

T.S. Cuando Jaume vino a la academia estaba en un momento de bastante bajón anímicamente. Los resultados no acompañaban y las exceptivas eran altas. Todo eso no se supo gestionar muy bien. Él era joven, inmaduro… Ahora se cumple justo un año desde su llegada. Ver que ahora las cosas le van mejor, que está cómodo, es una satisfacción. Aunque haya mucho por mejorar. 

EL ESPAÑOL. ¿Y ahora cómo se hace para no despegar con tantos mensajes de felicitación, gente que se acercará y todas esas distracciones? Hay otros jugadores que se meten en un búnker, incluso apagando el teléfono móvil…

T.S. Tengo pensado hacerlo. Sé cómo son los jóvenes de hoy en día, y me imagino lo que le vendrá a Jaume. A ver si puedo minimizar todo esto. Además, estamos en competición, tiene un partido muy importante con Djokovic y ojalá podamos mejorar lo que hemos hecho mal contra Ferrer.

J.M. Mi objetivo principal, y todo mi entorno lo tiene clarísimo, es el largo plazo. Da igual lo que haga aquí, como si acabo siendo campeón. La meta es la misma: lo que me han enseñado es a querer ser mejor siempre. No tengo miedo de que me suba a la cabeza. Sé de dónde vengo y sé cómo soy. Tengo que seguir trabajando como lo he hecho hasta ahora. Al final, he ganado un partido de tenis, pero tengo que jugar el miércoles contra Djokovic. No puedo quedarme parado en la victoria ante Ferrer, tengo que seguir y centrarme en lo que viene.

EL ESPAÑOL. ¿Cómo se le gana a Djokovic?

J.M. Haré lo mismo que hoy. El partido es similar, contra un rival que tiene mejor nivel de tenis. Es un encuentro para competir, para salir creciendo sea cual sea el resultado. Eso es lo más importante. Como digo, mi mayor objetivo es el largo plazo.

T.S. Es un partido muy difícil. Evidentemente, es infinitamente mejor que nosotros, pero hay que jugar. Jaume no tiene nada que perder. Es joven y valiente, a ver si puede aprovechar el partido y sacar algunas conclusiones. Eso es lo más importante. Ganar es complicado, pero una vez estás ahí haciendo las cosas bien.... Quiero que Jaume entre convencido. Ese es mi trabajo.

J.M. A todo el mundo se le puede ganar, y lo primero que hay que hacer es crecer en uno mismo. Voy a salir a dar todo lo que tengo sin ningún miedo. Un error que comete mucha gente es que le tiembla el pulso antes de empezar un partido y eso en mi caso no va a ocurrir. Es Djokovic, pero sigue siendo un jugador de tenis, uno más en el circuito. 

EL ESPAÑOL. Nadal ha jugado 51 partidos con Nole. ¿Se plantean sentarse a hablar con él antes de salir a la pista?

T.S. Sin ninguna duda que lo haré. Es bueno que Jaume escuche a Rafa porque le dará tranquilidad. Y porque los consejos que pueda darle serán muy positivos. Yo he visto mucho a Djokovic, por ejemplo la semana pasada en Roma, pero no he jugado contra él. Soy nuevo dentro de este mundo, y teniendo al lado a Nadal… Evidentemente, vamos a utilizar todas las armas que tengamos contra Djokovic, todo lo que pueda ayudarnos, y Rafa es una de ellas.

J.M. Poder estar con Rafa me ayuda, me da tranquilidad. Estuve cenando con él cuando pasé la previa. Él siempre intenta transmitirme la máxima simplicidad en las cosas. Hablamos de tenis, pero de una manera distendida, sin ir más allá. Eso me ayuda a quitarme la tensión que llevo todo el día encima.