Usain Bolt hace el arquero en un acto previo al Mundial de Londres.

Usain Bolt hace el arquero en un acto previo al Mundial de Londres. Efe

Otros Deportes ATLETISMO

El último Mundial de Usain Bolt, el mejor velocista de la historia

El adiós del jamaicano y el posible doblete en 200 y 400 de Wayde Van Niekerk centran toda la atención en el campeonato que este viernes comienza en el Estadio Olímpico de Londres.

Londres (Enviado especial)

Noticias relacionadas

En los pasillos y en las distintas salas del Estadio Olímpico de Londres se repite continuamente la misma cuestión: “¿Y después de Bolt, qué?”. El luto, por el momento, no ha hecho mella en el mundillo atlético, pero sí sobrevuela una pequeña incertidumbre sobre quién tomará el relevo del jamaicano, tan rápido sobre el tartán como fastuoso cuando le enfocan las cámaras. El rey defenderá su corona por última vez.

El de Londres, que arranca este viernes y se prolongará hasta el domingo 13, es el Mundial del relevo, el campeonato en el que Usain Bolt dirá hasta siempre y del que emergerá la figura de un joven sudafricano que, aunque carente del carisma del ocho veces campeón olímpico, está llamado a dominar la distancia que se proponga.

Son, Bolt y Wayde Van Niekerk, los dos atletas sobre los que giran las conversaciones de todos los corrillos estos días en la capital británica. Pero hay muchos más nombres dispuestos a reventar el crono y los aparatos de medición. A continuación, una pequeña guía sobre lo que no hay que perderse en los Mundiales de atletismo de Londres.

¿Cuándo compite Usain Bolt?

El Queen Elizabeth Olympic Park será el escenario del último gran show del velocista jamaicano, la enésima carrera para demostrar al mundo que es invencible, el más rápido, que su legado y sus récords pervivirán durante muchos años. Las marcas de Bolt, de 30 años, no son las que conmocionaron al mundo —9,58s en los 100 metros y 19,19s en los 200—, pero ha avisado de que no tiene intención de ser derrotado: “No me puedo creer que me estés preguntando eso”, le contestó a un periodista este martes sobre una eventual derrota. “No tendremos ese problema, no te preocupes”.

El atleta natural de Trelawny ha declinado correr el 200, su prueba favorita, para centrarse en el 100 y el relevo 4x100. Sin su principal rival, el canadiense Andre De Grasse, que este jueves confirmó que causará baja en los Mundiales por culpa de un desgarro en los isquiotibiales de la pierna derecha, el oro en la final del hectómetro (sábado 22:45 hora española) está predestinado a colgar del cuello de Bolt. Su última carrera (el sábado 12 a las 22:50) será la final del 4x100. Después, el arquero lanzará la única flecha que le quede en el carcaj.

Van Niekerk, a superar a Michael Johnson

El único atleta en disposición de hacer sombra a Usain Bolt en el campeonato de su despedida es, precisamente, el hombre que está llamado a ser el sucesor del jamaicano: Wayde Van Niekerk. Este miércoles, en un pequeño briefing con la prensa, el sudafricano dijo no estar “intimidado por esta responsabilidad”. “La acepto; esto es atletismo, un sueño por el que tengo que luchar lo más duro que pueda”.

El objetivo de Van Niekerk se proyecta como un reto de enorme dificultad: nadie desde Michael Johnson en Gotemburgo 1995 es capaz de hacer un doblete en 200 y 400. Pero el sudafricano, de 25 años y entrenado por la abuela Ans Botha, se ha empeñado en borrar de la historia todos los récords de la leyenda estadounidense. Si Van Niekerk es capaz de rebajar su propia plusmarca mundial en la vuelta a la pista (43.03 segundos) el martes a las 22:50 horas, y luego imponerse también en el doble hectómetro (jueves a las 22:50), el adiós de Bolt puede quedar ensombrecido por el brillo de su heredero.

Allyson Felix, en la rueda de prensa del equipo estadounidense.

Allyson Felix, en la rueda de prensa del equipo estadounidense. Reuters

Allyson Felix y el récord de medallas

Le llaman ‘patas de pollo’ por su espigada figura, pero lo cierto es que Allyson Felix puede salir de Londres como la atleta con más medallas en un Mundial. Con 13 preseas —nueve oros, tres platas y un bronce—, las mismas que Bolt, la velocista estadounidense, que defenderá su título en 400 metros además de correr los relevos 4x100 y 4x400, necesita solo un metal más para igualar el bagaje de la mítica Marlene Ottey, exatleta eslovena de origen jamaicano. 

En la conferencia ante los medios del equipo de Estados Unidos, Felix afirmó que este ránking es algo que no le preocupa: “No pienso en el número total de medallas, solo en hacer borrón y cuenta nueva con respecto al año pasado”, dijo en relación a una temporada que no le permitió competir en óptimas condiciones en los Juegos de Río por culpa de una lesión en los ligamentos de la rodilla. Subiendo al podio en las tres carreras que disputará, ni Bolt podría alcanzar su registro de 16 chapas

Más estrellas a seguir: de Farah a Semenya

La del hombre más rápido de la historia no será la única despedida del campeonato. Mo Farah, que cambiará el tartán por el asfalto al término de esta temporada, también afronta, en casa y alentado por el público británico, las que serán sus últimas vueltas a la pista de atletismo. Relajado y haciéndose selfies tras completar las últimas series de entrenamiento, se dejó ver este jueves en el estadio al que hizo vibrar en los Juegos del 2012. En aquel entonces, logró dos oros en 5.000 y 10.000 metros, como ha venido repitiendo en las cuatro últimas grandes citas. Y en el ambiente de Londres se respira un olor a un nuevo doblete de Farah.

Farah haciéndose unos selfies el jueves por la mañana en el Estadio Olímpico.

Farah haciéndose unos selfies el jueves por la mañana en el Estadio Olímpico. Reuters

Siguiendo la que parece ser la moda del campeonato de intentar ganar dos pruebas, Caster Semenya y Genezebe Dibaba también pelearán colgarse una pareja de oros. La sudafricana, gran dominadora de los dos giros a la pista, ha aceptado el reto a última hora inscribiéndose en el 1.500. Ahí se enfrentará a la fondista etíope, que además tomará la salida en la prueba de 5.000.

Otras estrellas a no perder de vista durante los próximos nueve días serán la velocista jamaicana Elaine Thompson, el atleta de Bostwana Isaac Makwala —el gran peligro para Van Niekerk—, la vallista estadounidense Keni Harrison, la saltadora de altura rusa Marya Lasitskene o la heptatleta belga Nafissatou Thiam. Entre las grandes bajas, además de la de última hora de De Grasse, se suman las de David Rudisha, plusmarquista mundial de 800 metros —marca lograda precisamente hace cinco años en Londres en una carrera memorable— o la del cuatrocentista Kirani James.

¿Habrá algún récord del mundo?

Además del mencionado Van Niekerk, hay dos atletas con el récord del mundo en el punto de mira. El primero de ellos es el triplista Cristian Taylor, que como reconoció en la rueda de prensa del equipo estadounidense, tiene razones “dulces” para superar la plusmarca del británico Jonathan Edwards (18,29 metros). “Sé que me estará viendo y quiero darle el mejor regalo de cumpleaños a su hijo”, dijo Taylor en referencia a que la final del triple sea el mismo día que el aniversario del niño de Edwards.

Chrisitan Taylor, en la pista de calentamiento.

Chrisitan Taylor, en la pista de calentamiento. Efe

La segunda atleta en condiciones de batir un récord del mundo es Anita Wlodarczyk. La lanzadora de martillo polaca, en propiedad de la plusmarca planetaria desde el verano pasado, lanzó días antes de viajar a Londres 82,87 metros, apenas 11 centímetros menos que su mejor marca. Y a Wlodarczyk no se le encoge el brazo en las grandes citas; su artefacto puede volar muy lejos.

[Más información: las opciones de medalla del atletismo español].