José Antonio Albi en una imagen colgada en su página de Facebook.

José Antonio Albi en una imagen colgada en su página de Facebook.

Otros Deportes

José Antonio, el tercer ciclista al que una conductora ebria y drogada mató en Jávea

El joven, de 28 años, falleció el jueves en el Hospital la Fe de Valencia. Fue arrollado junto a otros cinco compañeros por el coche de una joven que dio positivo por alcohol y drogas. 

“Conseguir lo que quieres sólo depende de ti”, “si vas a dudar de algo, duda de tus límites”, “es mejor equivocarse siguiendo tu propio camino que tener razón siguiendo el camino del otro”… José Antonio Albi compartía este tipo de frases en sus redes sociales. Eran su día a día; su motivación rutinaria. Hasta el domingo a las 8:30 horas, cuando sufrió un accidente junto a otros cinco compañeros (Eduardo, Luis Alberto, Andrés, Scott y Jaime) y tuvo que ser trasladado de urgencia al Hospital de la Fe de Valencia. Este jueves, lamentablemente, se ha conocido su fallecimiento. Es el tercer fallecido de los seis ciclistas que, aquella mañana, salieron para dar una vuelta en bicicleta y pasar un buen rato.


José Antonio, el domingo, se había levantado temprano, había buscado la bicicleta y echado a rodar junto a sus compañeros. Partieron de Jávea, la localidad donde vivían todos los integrantes del Club de Triatlón Trillbeig. Pero la jornada de domingo no se completó por culpa de Mavi Sánchez, que cogió el coche tras beber, llegó al kilómetro 206 de la N-332, en Oliva (Valencia), y se los llevó por delante. Entró en la carretera y los atropelló a todos. Posteriormente, dio positivo por alcohol (la tasa fue superior a 0’80 miligramos) y drogas (cocaína).

Albi, en primer término, durante una prueba de carreras de montaña.

Albi, en primer término, durante una prueba de carreras de montaña.


Eduardo Monfort y Luis Alberto Contreras fueron los primeros en fallecer. Este jueves, lo ha hecho José Antonio Albi, de 28 años, un joven muy querido en la localidad. Deportista -estaba apuntado al club de atletismo y hacía ejercicio regularmente- y seguidor del Real Madrid. Lo hizo en el Hospital de la Fe de Valencia, a donde fue trasladado el domingo con diagnóstico grave. Desde entonces, ha estado luchando y, seguramente, repitiéndose todas esas frases de motivación y aliento en su cabeza. Pero, finalmente, ha fallecido.


Con su muerte, el fatal accidente ocurrido el domingo deja un balance a día de hoy de tres fallecidos y dos heridos. Ambos se encuentran todavía graves: Scott Gordon, ingresado en la UCI del Hospital de Dénia, que padece múltiples fracturas en las extremidades; y Andrés Contreras, hijo de Luis Alberto, uno de los primeros fallecidos, que lucha por su vida en el Hospital de Alzira con lesiones en el cráneo, en los pulmones y en las costillas -entre otras fracturas-.


MUY QUERIDO EN JÁVEA

José Antonio Albi era un vecino muy querido en la localidad de Jávea. Su afición por el deporte y su búsqueda de la superación personal le hicieron relacionarse con una gran cantidad de gente ‘sana’ de la localidad. Junto a él, en muchas ocasiones, se podían encontrar a Eduardo Monforte, hijo del exalcalde, que también iba en la misma ‘expedición’ el domingo y era otro gran activo: ayudaba en la Cruz Roja, formaba parte en la comisión de festejos, pertenecía al club de atletismo…

Agentes de la guardia Civil recaban pruebas en el lugar del atropello en Jávea.

Agentes de la guardia Civil recaban pruebas en el lugar del atropello en Jávea. Efe

Junto a ellos dos, también, el domingo, partió Luis Alberto Contreras, que trabajaba en un cibercafé y era una persona muy conocida. Él partió en la bicicleta por la mañana junto a su hijo Andrés Contreras, que se encuentra en estado grave en el Hospital de Alzira. Tres fallecidos más en un tipo de accidente que se cobra muchas víctimas mortales a lo largo del año: según datos de la DGT, hasta 33 ciclistas perdieron la vida en la carretera en 2016.


El único que no tuvo que ser llevado al hospital tras el accidente fue Jaime Scortell, presidente del Club de Triatlón Trillbeig, que contó lo ocurrido de la siguiente manera: “Todo ha sido muy rápido. Habíamos salido como hacemos muchos domingos e íbamos tranquilos por una gran recta. De repente, un coche que iba a considerable velocidad nos ha arrollado. Casi no hemos tenido tiempo de reaccionar. Yo me he salvado porque he podido tirarme al arcén. A mí el coche me ha pasado muy cerca...”, confesaba, tras el accidente.


A MAVI SÁNCHEZ SE LE IMPUTAN DOS DELITOS


El mundo del ciclismo ha condenado el accidente y ha culpado, obviamente, a Mavi Sánchez, la conductora que los atropelló tras haber bebido y consumido drogas. Algo que no es nuevo para ella. Ya en 2013, dio positivo por alcoholemia en un control policial. Entonces, con una tasa en aire espirado de 0’60 miligramos, por lo que le retiraron el carné.

Detenida la conductora ebria que ha arrollado a seis ciclistas en Valencia


Esta vez, Mavi, trabajadora de una cafetería en Ondara (Alicante), salió el sábado por la noche de fiesta con el coche de su abuelo: un Ford Mondeo. Hasta que, fruto de las drogas el alcohol y el sueño, se despistó y se llevó por delante a los cinco ciclistas. El lunes, tras el accidente, el juzgado número 2 de Gandía ha ordenado prisión provisional comunicada y sin fianza. Se le imputan dos delitos de homicidio imprudente, tres delitos de lesiones por imprudencia y un delito contra la seguridad vial.