Joan Mir celebra el título conseguido

Joan Mir celebra el título conseguido Efe

MotoGP

Joan Mir gana el título de Moto3 a lo grande

Vence en Phillip Island, donde debutó hace dos años, en una carrera que se dio por concluida cuando la lluvia hizo acto de presencia a ocho vueltas para el final.

Elena Isardo

Ha completado la cuadratura del círculo donde todo comenzó para él hace dos años, cuando hizo su debut mundialista en Phillip Island para sustituir al lesionado Hiroki Ono. En aquella oportunidad que le brindó el equipo Leopard, el mismo con el que corre en la actualidad, no terminó la carrera porque fue arrollado por otro piloto. En esta ocasión Joan Mir se ha proclamado campeón del mundo de Moto3 a lo grande después de vencer en el rapidísimo trazado australiano en una carrera que se dio por concluida cuando la lluvia hizo acto de presencia a ocho vueltas para el final.

Joan Mir gira en una curva perseguido por un rival

Joan Mir gira en una curva perseguido por un rival Efe

“Es una sensación por la que he luchado muchísimo. Ha sido una carrera de nervios y locura, pero me ha salido todo bien. Cuando he visto la bandera roja he empezado a calcular los dos tercios de carrera, pero no me lo he creído hasta que he visto venir a mi padre a felicitarme”, confesaba el piloto español después de sumar su noveno triunfo del año, un récord absoluto en Moto3, en una temporada brillante que ha dominado como nadie gracias a su habilidad para saber leer la última vuelta de las carreras.

Después de que los nervios y la presión le pesaran en Japón, donde disponía de su primera oportunidad para atrapar el título de campeón y donde no puntuó por primera vez en la temporada, en Australia no falló. Tomó la salida desde la tercera posición mientras que Fenati, el único que podía dar al traste con sus aspiraciones, lo hizo desde la quinta. Integrado en el grupo de cabeza y marcando de cerca de su rival, pasó a liderar la carrera en el sexto giro e intentó la escapada en una pista tan rápida como complicada.

Dos vueltas después hizo acto de presencia por primera vez la bandera de lluvia y, en un alarde de prudencia, Mir cayó hasta la quinta posición para no correr riesgos innecesarios.

Superado el ecuador de la carrera, volvió a tomar la delantera mientras Fenati transitaba en la quinta plaza. Una buena estrategia por si volvía a descargar la lluvia, que lo hizo de forma intensa tres giros después y cuando ya se habían cumplido los tres tercios de carrera.

Con una visibilidad nula y con neumáticos de seco, el riesgo era tan enorme que todos los pilotos comenzaron a levantar la mano y Dirección de Carrera decidió mostrar la bandera roja cuando restaban ocho vueltas para el final. El último paso por meta, que Mir lo hizo en la primera posición, determinó el ganador de la carrera y del título de campeón del mundo de Moto3.